EL INFIERNO DE COLOMBES

Nurmi entrando al estadio de Colombes

El 12 de Julio a las 14:30 se dio la salida a la prueba de cross. Aquella fue una carrera dantesca de 10 kilómetros disputada a 45 grados donde sólo se presentaron 38 de los 55 inscritos. Treinta y ocho de los más duros corredores del mundo salieron del estadio, pero tan sólo quince entraron de nuevo. Gran número de ellos, sufriendo por el calor o la insolación fueron llevados al hospital, algunos gravemente enfermos. Era el “cross-country” que terminaría con todos los “cross-country” como prueba olímpica.

Hubo incidentes que comparados con el espectáculo del famoso Pietro Dorando, en 1908, lo hacían parecer casi normal. El español Andía llegó al estadio en quinta posición e inició la vuelta a la pista en sentido contrario. Se le hizo girar pero él volvió a la misma dirección, fue de nuevo colocado en la correcta, pero en vano. Viendo que Andía estaba tocado de insolación algunos oficiales intentaron conducirle fuera, pero él les empujó, corrió unos pocos pasos y cayó. Con sus manos en el suelo sus pies continuaban “corriendo” describiendo estrechos círculos. Fue una escena de locura y no fue la última.

El francés Marchal cayó en la recta final y un americano sufrió un colapso desplomándose en el borde del césped cuando acababa de atravesar la puerta del estadio. Un “boy scout” que estaba en las pistas se desmayó mientras que un gran número de espectadores tuvieron que ser retirados inconscientes. El afroamericano Johnson, fogonero en Pittsburg, llegó tercero completamente agotado. El cuarto fue Lorper (Gran Bretaña), el cual pudo llegar hasta línea de meta, donde sufrió un colapso.

Pero mucho antes que todo esto ocurriera un corredor había retornado al estadio con su maillot azul mojado por la traspiración. Aparte de esto no mostraba el más ligero signo de un esfuerzo especial ni mucho menos fatiga respirando tranquilamente, volando con sus zancadas increíblemente largas y apretando dos veces el cronómetro en su mano. Nurmi rompió la cinta de llegada a los 32´54”8, fue fotografiado, se sentó y se quitó las zapatillas antes de que Ritola apareciera en el estadio fatigado, con la ropa manchada pero aún guardando las apariencias. Su tiempo fue de 34´19”4.

Nurmi entrando al estadio de Colombes

Aún no se había calmado la colonia finlandesa después de su nuevo y grandioso doble tiempo que quedaron de nuevo suspensos bajo otra victoria, la del equipo finlandés, considerada como un acontecimiento más grande que el primer puesto de Nurmi, la cual pendía en la balanza. No había indicio alguno de aquellos otros famosos corredores finlandeses, Rastas, Sippilae y Bergh. Todos ellos estaban en aquellos momentos en el hospital, pero esto no se supo hasta más tarde.

Al fin un corredor con la bandera finlandesa sobre su maillot apareció en la pista, era Heikki Liimatainen. A treinta y cinco metros de la meta se detuvo súbitamente, dio media vuelta y partió corriendo de nuevo hacia la entrada. La multitud le gritó, se detuvo de nuevo, vaciló desvalidamente, corrió, dio media vuelta, volvió a correr, se volvió… el sol ardiente le había vuelto estúpido. Al fin marchó hacia la meta para terminar octavo lo cual significaba que Finlandia había ganado el premio por equipos, pero solamente por 3 puntos de diferencia (11 puntos, contra 14 de EE.UU).

Nurmi declararía posteriormente:

“La razón por la cual tantos abandonaron fue, en mi opinión, el tren demasiado rápido a la salida. A causa de desarrollarse la primera parte de la carrera a través de campos llanos se acrecentaron las dificultades. Wide salió como si fuera a correr unos 5000 metros. Después de los primeros 500 metros le dije a Ritola que muchos caerían en el camino. Veía que el tren era demasiado fuerte para ser mantenido por la mayor parte de los competidores. Para mí no fue una carrera especialmente dura lo cual prueba que yo debía haber sido realmente justo en mi apreciación.”

Al día siguiente, mientras algunos de los corredores de “cross” estaban todavía retenidos en el hospital, Nurmi ganó la carrera de 3000 por equipos batiendo el record olímpico en 8´32”.

Leave a Reply

4 Comments on "EL INFIERNO DE COLOMBES"

Notify of

Guest

[…] después de su gran gesta) fue de una dureza extrema, descrita por varios medios de la época como “El infierno de Colombes” (pinchar enlace para ver detalles), lo que supuso el final de esta modalidad en el deporte […]

6 years 11 months ago

“Para mí no fue una carrera especialmente dura lo cual prueba que yo debía haber sido realmente justo en mi apreciación.”
Y que hoy día tengamos que escuchar tantas lebronadas…

6 years 11 months ago

grande @hobbes

Pollosaurio
6 years 11 months ago

Yo con lo que realmente he flipado es con el lumbreras que decidió programar una carrera así a las 14:30 en pleno julio.

wpDiscuz