COPA DEL REY ACB 2021: Final. Dominio azulgrana de principio a fin

Barça campeon de copa 2021

El Barça recupera el dominio de la Copa del Rey y consiguió en el Palacio de los Deportes su tercer triunfo en los últimos cuatro años en esta competición. No hubo mucha historia en esta nuevo episodio del Clásico entre los grandes futboleros, ya que la superioridad del equipo azulgrana fue clara y manifiesta de principio a fin. Jasikevicius consigue su primer título como entrenador del Barça en una final que prácticamente decidió en una primera parte perfecta, imponiéndose de medio a medio a un Real Madrid que adoleció de la intensidad que le sobraba a su eterno rival a ambos lados de la cancha. No se le puede negar a los madridistas el carácter y el orgullo, las cualidades a las que apeló en busca de un imposible, pero era tarde para inquietar a un contrincante que le mantuvo a raya y fue demasiado obstáculo para su cansancio, su estado físico, sus limitaciones. No tuvo una sola opción el equipo blanco ante un rival hambriento de triunfos. El éxito incontestable del Barça pone una firme base en el proyecto que echó a andar con la llegada al banquillo de Jasikevicius, ya asentado tras un título que puede suponer el primer paso hacia el cambio de hegemonía en el baloncesto español.

Real Madrid 73 – Barça 88: Los problemas de espalda apartaron a Rudy de la final y añadían otra piedra en el duro camino del Real Madrid; como si el cansancio, las lesiones y el abrumador talento del Barça ya no fuera suficiente problema. Curiosamente, el primer golpe de timón en la final lo dio Jasikevicius, molesto por dos balones que tocó Thompkins en su marcaje sobre Pustovyi. Ni cincuenta segundos duró en pista el pívot ucraniano, así las gasta el entrenador lituano, que nunca mira el tiempo trascurrido a la hora de tomar decisiones. Abalde, en el quinteto titular tras pasar de puntillas en los dos encuentros anteriores, comenzó inspirado y puso por delante al equipo blanco en los primeros minutos. Serían las únicas ventajas de las que gozaría el Madrid, ya que el Barça no tardó en poner su maquinaria a funcionar a toda potencia. El duelo entre Mirotic y Deck se decantó rápidamente del lado del primero, que anotó en las tres primeras acciones en las que miró el aro. El Madrid no conseguía cerrar la zona y sufría los errores de un Thompkins errático en el tiro, amén de que el rebote ofensivo supuso el mismo problema que en el último Clásico liguero. Se le veía demasiado estático, sin movimientos que abrieran fisuras en una defensa férrea y con numerosas ayudas. En cambio, en el Barça todo funcionaba sobre ruedas, incluso sin Mirotic en pista. Smits, su relevo, entró con fuerza al encuentro y sumó seis puntos nada más entrar con un 2+1 y un triple. A Laso no le quedaba otra que contar de inmediato con Tavares, ya que el 2-14 de parcial amenazaba con poner en un serio aprieto al equipo blanco (7-18, min 7). Le permitió al Madrid disponer de un referente claro, aunque fue la aparición de Alocén lo que añadió un poco más de velocidad y atrevimiento al ataque madridista. Sin embargo, apenas pudo pensar en voltear la situación porque el Barça anotaba con mucha facilidad desde media distancia.

Pase de Calathes delante de TavaresFuente: grada3.com

La situación se agravó para el Real Madrid con la segunda falta de Tavares tras buscar una entrada a canasta que no venía a cuento. Laso le sentó y regaló al Barça el dominio incontestable dentro de la pintura, puesto que los azulgranas anotaban con una facilidad pasmosa cerca del aro. La superioridad azulgrana era cada vez más manifiesta, con un acierto pleno que le llevó a sólo fallar un lanzamiento en siete minutos. Por contra, el Madrid padecía su falta de acierto y de ideas ante una defensa muy intensa y segura. Incluso Carroll, que sufrió una tarde nefasta, se convirtió más en un lastre que en una solución ante sus continuos errores en el tiro. Laso no quiso tomar ninguna decisión táctica arriesgada pese a que los problemas ya eran enormes (27-45, min 17) y se limitó a cambiar piezas. Como Felipe Reyes no tuvo el mismo efecto que en el duelo contra Valencia Basket, optó por Tyus en el puesto de ‘5’. Davies hizo lo que quiso con él, siempre sacó algo positivo para agrandar la brecha sobre un rival que anotaba a cuentagotas. Por si fuera poco, el tiro exterior también funciona y castigaba a una defensa madridista que no admitía comparación con la intensidad de los azulgranas. El Barça sólo falló dos tiros en el segundo cuarto y acabó la primera mitad con un 62% de acierto en los tiros de campo. Una avalancha demoledora que sentenciaba el partido antes del descanso (29-52, min 19). Un serio rapapolvo que suponía un duro golpe al orgullo del madridismo, que asistía atónito a una muestra de superioridad del Barça más propia de los tiempos de Messina. No le quedaba otra a Laso que tomar soluciones poco convencionales, aunque el 2+1 de Higgins al comienzo del tercer cuarto extendía la oscuridad en el equipo blanco. El técnico le encargó a Garuba una presión alta sobre Calathes, a la vez que el Real Madrid se mostraba más agresivo en defensa, ya con Tavares plantado bajo el aro y haciéndose notar. Las acciones de Llull redujeron la desventaja por debajo de los veinte puntos, pero Carroll seguía negado, incapaz de ayudar en la remontada a la heroica.

Mate de Smits a una manoFuente: latribunadealbacete.es

Tanto error le permitía al Barça estar tranquilo, le bastaba con Higgins (20 puntos, 3 rebotes) para consumir los minutos sin agobios. Además, la cuarta falta de Tavares invitaba a un nuevo hundimiento del Madrid, pero esta vez el equipo blanco apeló al carácter y orgullo que le faltó en el segundo cuarto. La entrega de Garuba, intenso hasta el agotamiento, contagió a un madridismo que se negaba a la rendición (50-63, min 28), pero tres malas defensas las aprovechó Calathes para asistir y conseguir canastas sencillas. De nuevo, Smits aprovechando los errores. Ni hacía falta Mirotic, ausente en el segundo tiempo por un golpe en la cadera. Poco rendimiento había conseguido el equipo blanco, aunque se negara a tirar la toalla. Laso apostó por los jóvenes, que le dieron otro aire y atrevimiento al ataque del Madrid. Abalde (15 puntos) y Alocén disputaron unos buenos minutos, un guiño al relevo que debe afrontar el equipo blanco de forma inminente. A su vez, Laso apostó por flotar a Calathes, el recurso de siempre en los duelos contra Panathinaikos. Jasikevicius puso a Hanga como base, pero la molesta defensa de Garuba y los tapones que iba repartiendo Tavares (17 puntos, 9 rebotes, 5 tapones, 28 de valoración) se unieron al impulso lanzado por los exteriores. El Madrid soñaba con meter el miedo en el cuerpo al Barça (62-73, min 34), como hiciera Baskonia un día antes, pero siempre que hacía falta aparecía Higgins para mantener la calma. No le faltó empaque en los últimos minutos a los azulgranas, que atacaron con cabeza en la recta final. La cabeza fría de Calathes (12 puntos, 9 asistencias, 5 rebotes, 18 de valoración), el encargado de poner la rúbrica a un triunfo rotundo, incontestable. Ni una duda sobre la superioridad del Barça en esta final, en la consecución de su 26º título de Copa.

Y DIGO YO…:

  • Corey Higgins, MVP de la Copa del Rey. La llegada de Jasikevicius y el fin de los problemas físicos que le lastraron la pasada temporada han supuesto el regreso de la mejor versión de uno de los anotadores más letales del baloncesto europeo en el último lustro. Un arma devastadora que impuso su ley en esta edición.
  • La gran diferencia con la temporada pasada radica en la disminución del impacto de Mirotic en el juego del equipo, que ya no acusa una dependencia acusada sobre la pieza clave del proyecto del Barça. Jasikevicius ha conseguido una participación más colectiva, como lo demuestra la actuación notable de Smits, que ha pasado de un rol muy secundario a convertirse en un buen sustituto para Mirotic. Un gran trabajo del técnico en la solidez del bloque.
  • Sólo dos jugadores del Real Madrid registran un balance no negativo en sus minutos en pista: Tavares (0) y Garuba (+15). El pívot se marchó al banquillo en el segundo cuarto con una desventaja de nueve puntos y el Madrid llegó al descanso 21 puntos abajo. De nuevo, el equipo blanco se cae cuando no está el gigante en pista. Posiblemente, nunca hubo una dependencia de este calibre en la etapa de Laso como entrenador madridista.
  • Tras la lesión sufrida por Randolph, el Real Madrid apostó por el fichaje de Tyus como alternativa en el puesto de pívot que ofreciera minutos de descanso a Tavares. La realidad es que su aportación ha sido negativa en casi todos los partidos y ni aparece en las segundas partes, lo que obliga a una sobrecarga de tiempo en pista de su pívot estrella. Para lo que está haciendo, hubiera sido más útil darle una oportunidad de rodarse al canterano Tristan Vukcevic. No creo que lo hiciera peor.
  • Desde 2002, cuando lo consiguió Baskonia, ningún anfitrión ha sido capaz de proclamarse campeón de Copa en su propia pista. De hecho, en los últimos tres años el equipo organizador ha mordido el polvo en la final. Una maldición que va para largo y cumplirá veinte años en la próxima edición. Si un equipo quiere ganar la Copa, mejor que no se organice en su ciudad.

Leave a Reply

2 Comments on "COPA DEL REY ACB 2021: Final. Dominio azulgrana de principio a fin"

Notify of

7 months 6 days ago

Excelente todos los artículos sobre la Copa de este año. Me gustaría apuntar que en este año hemos visto buenas actuaciones de jugadores jóvenes o en madurez. Habría que destacar a Brizuela y su partidazo contra el Barça, partido en el que también destacaron Guerrero y Nzosa (habría que nacionalizarlo ya) pero también Fran Guerra contra el Madrid. ¿Es posible que Guerra sea una especie de Polonara a la española?. El italiano llegó a Baskonia con casi 29 años después de dar tumbos por equipos medios italianos y explotó en la burbuja pasada. Ojalá pasará lo mismo con el pivot… Read more »

wpDiscuz