LOS MEJORES DE 2019: Tenis. La lucha interminable por el número uno

Rafa Nadal y Feliciano López celebran el pase a la final de la Copa Davis

En 2019 se escribió otro capítulo más de la eterna pelea por el trono del tenis mundial entre los mitos que han marcado lo que llevamos de siglo y que apenas dejan las migajas para generaciones posteriores por mucho que pase el tiempo. Nadal y Djokovic acapararon los grandes torneos y libraron una lucha cerrada por acabar el año como número uno. Transcurre el tiempo, pasamos de año pero los mismos nombres permanecen inalterables. El Olimpo del tenis no reserva lugar para nadie más mientras los más grandes mantienen su nivel.

Como cada temporada, a mitad de enero llega la primera gran cita: el Open de Australia. Un nuevo duelo para la posteridad de los tres grandes aunque había curiosidad por comprobar si Alexander Zverev, ganador del Masters 2018, explotaba definitivamente tal como se esperaba y se interponía entre los mitos que han dominado el tenis mundial durante los últimos quince años. En Melbourne se despedía el otro componente de los cuatro grandes, Andy Murray. En un partido emotivo de cinco sets cedió en primera ronda contra Roberto Bautista. La aclamación de una pista Rod Laver a reventar era el punto y final a la carrera del tenista escocés. O no. Superados los problemas físicos que le impedían competir a buen nivel, Murray reapareció en el tramo final del año. Pero volvamos al torneo. Federer dejó a los otros dos grandes solos tras caer en octavos con Tsisipas. El campeón dejaba vacante el trono, derrotado por uno de los jóvenes procedente de la última hornada. Sin embargo, el máximo representante del talento emergente, Zverev, también mordió el polvo en la misma ronda contra el canadiense Raonic. No acaba de dar el último paso en los torneos del Grand Slam. El camino quedó libre para Nadal y Djokovic, que avanzaban rondas con mucha solvencia. Nadal, en el primer año sin el Tío Toni guiando sus pasos, se presentó en la final sin ceder ni un set. Ni la pléyade de australianos en las primeras rondas (Duckworth, Ebden, De Miñaur) ni un renacido Berdych, ni los jóvenes Tiafoe y Tsisipas lograron inquietarle.

Djokovic campeón Open Australia 2019Fuente: opengolf.es

Nole, por otra parte, tuvo por delante un camino más abrupto en la primera semana, con un Tsonga venido a menos en la segunda ronda y la pegada y talento de los jóvenes Khachanov y Medvedev en el camino. Curiosamente en las rondas finales la dificultad suavizó. Nishikori ni pudo acabar el segundo set en cuartos de final, ya maltrecho tras acabar físicamente agotado el duelo de octavos ante Carreño. El rival en semifinales, el francés Pouille, fue un caramelo para el serbio. Así las cosas, la final sería otra edición de la rivalidad entre Nadal y Djokovic. Una final que se presentaba muy incierta pero la igualdad aparente no fue tal. El dominio de Djokovic fue incontestable, apenas cometió errores. Nadal siempre estuvo un paso por detrás, a rebufo del inapelable juego de Nole. No tuvo opción. 6-3, 6-2, 6-3 para alzarse con su séptimo título en el Open de Australia, su patio de juegos particular. Su cuenta de títulos de Grand Slam se elevaba a quince. Otro paso más hacia el título honorífico de jugador con más torneos grandes en su palmarés.

naomi-osaka-campeona-abierto-australiaFuente: milenio.com

En categoría femenina, se confirmó que Naomi Osaka no era flor de un día. La habitual falta de regularidad y consistencia de las primeras raquetas en la WTA se repitió en Melbourne. En las últimas rondas aparecían nombres inesperados como la veterana rusa Pavlyuchenkova, la joven estadounidense Danielle Collins o la jugadora local Asleigh Barty, que daría mucho que hablar posteriormente. También estaba Serena Williams. Aunque fuera la número 16 de las cabezas de serie su potencia física sigue imponiendo respeto y temor a la flor y nata del circuito femenino. En semifinales se podía repetir duelo contra Osaka, meses después del bochornoso incidente en la final del US Open pero se interpuso Pliskova, verdugo de Garbiñe Muguruza en octavos y que atravesaba un gran momento de forma aunque tuvo mucha fortuna. Una inoportuna lesión de Serena cuando tenía el tercer set en el bolsillo evitó el partido del morbo. El enfrentamiento de la jugadora bulgara con Osaka en semifinales se antojaba como una final anticipada. La japonesa se llevó el gato al agua después de tres duros sets. En la final le esperaba la checa Kvitova, que no había perdido un set en todo el torneo. Otra dura batalla que acabó venciendo Osaka. 7-6, 5-7, 6-4 para lograr su segundo torneo grande consecutivo y alcanzar el número uno de la WTA. Con su juventud y talento, Osaka se postulaba como una candidata fiable para optar al puesto de nueva dominadora del circuito. Pero en el tenis femenino pocas cosas son duraderas.

Thiem levanta el trofeo de Indian WellsFuente: 20minutos.es

La temporada entró en un estado de calma hasta el inicio de los dos primeros Masters 1000, Indian Wells y Miami. En el torneo californiano abundaron los sobresaltos. Djokovic cayó en tercera ronda contra Kohlschreiber, igual que Zverev contra su compatriota Struff. Pero el más afectado fue Nadal, que avanzaba sin problemas por el torneo hasta semifinales. Los aficionados esperaban el partido contra Federer pero minutos antes la organización anunció que el tenista español no disputaría el partido por lesión. La rodilla volvía a atormentar a Nadal y le impidió luchar por el título y competir en Miami. Tampoco le sirvió librarse del desgaste a Federer, que cayó contra Thiem en la final. Sí lograría el suizo llevarse la victoria final en Miami, en esta ocasión contra Isner, en otro torneo agitado (Djokovic cayó contra Bautista en octavos; Zverev, Thiem y Nishikori fuera a las primeras de cambio, el joven canadiense Augier-Aliassime en semifinales tras llegar desde la previa). En los torneos femeninos las sorpresas fueron aún mayores. La canadiense Andreescu, invitada en el cuadro final, logró el primer título de su carrera en Indian Wells tras aplastar a Garbiñe Muguruza en cuartos y superar contra pronóstico a Svitolina y Kerber en los dos últimos encuentros. En Miami tampoco se esperaba el triunfo de Barty pero ver a la australiana triunfando extrañaría menos a lo largo del año. Sólo era cuestión de tiempo que tuviéramos grandes noticias de ambas.

Homenaje a David FerrerFuente: lasprovincias.es

La preocupación de Nadal era llegar en condiciones al comienzo de la temporada de tierra batida en Europa. Consiguió recuperarse para aparecer en Montecarlo, uno de sus torneos fetiche cuando pisa su elemento, pero la confianza y el buen juego no aparecieron de inmediato. Un horrendo partido contra Fognini en semifinales le costó una dura e inesperada derrota contra el italiano, vencedor final tras batir a Lajovic en el encuentro contra el título. Una final impensable para un Masters 1000. Pero las dudas alcanzaron su punto máximo unos días después, en el Conde de Godó. Las pasó canutas en su debut contra Leonardo Mayer; enredado en la preocupación por la rodilla, en su falta de confianza. Le pasó de todo por la cabeza, como confesó acabado el año, incluso parar indefinidamente hasta recuperar las sensaciones perdidas. No fue necesario. Mal que bien batió a David Ferrer en su último duelo y a Struff pero no pudo con un Thiem superior en semifinales. Nadal se presentaría en Madrid sin títulos aún y en plena búsqueda de sí mismo. En el cuarto Masters 1000 del año, el último torneo de David Ferrer. mejoraron sus sensaciones. Cayó en semifinales con Tsisipas en un duro partido pero el nivel de juego fue en ascenso. Aún no había ganado un título durante todo el año, algo poco frecuente, pero Nadal recuperó el optimismo. En Roma se plasmó la mejoría en resultados. Pasó el rodillo en las primeras rondas, sin escatimar en palizas. Se vengó de Tsisipas en semifinales con una victoria rotunda y dominando con claridad. En la final le esperaba Djokovic, que llegaba con optimismo tras vencer en Madrid pero sufrió para dejar en el camino a los argentinos Del Potro y Schwartzman. Nadal se tomó el desquite de la final de Australia. Sólo hubo emoción e igualdad en el segundo set, el que se llevó el jugador serbio para alargar el partido. El primero y el tercero fueron un paseo del rey de la tierra batida. 6-0, 4-6, 6-1 para inaugurar la cuenta de títulos del año. Nadal lo había conseguido, llegaría a Roland Garros en plenas condiciones de juego y confianza. Volvería a partir como el gran favorito en París.

2019 French Open - Day FifteenFuente: antena3.com

Roland Garros no dio pie a las sorpresas. Nadal superó con suficiencia las primeras rondas. Goffin, en tercera ronda, consiguió arrebatarle un set en unos minutos de inspiración pero acabó en anécdota. Pasó el rodillo para aplastar a Nishikori en cuartos como si tal cosa y meterse en semifinales. Allí le esperarían los otros dos grandes. Ni Djokovic ni Federer encontraron problemas en cuadros muy amables. Tampoco aparecieron para Nole en cuartos. No fue rival Zverev, instalado en una crisis de juego y personal que paró su evolución. Federer sí tuvo que sudar para batir en cuatro sets a su compatriota Wawrinka antes de enfrentarse a Nadal en semifinales. Otro capítulo más de la larga lista de enfrentamientos entre dos de los más grandes de la historia del tenis. Nadal siempre batió al suizo en Roland Garros. Lo volvió a hacer. Un viento fuerte y molesto jugó del lado de la fortaleza mental de Nadal. Sólo hubo igualdad en el segundo set, el resto del encuentro fue una muestra de clara superioridad. 6-3, 6-4 y 6-2 y a esperar rival en la final. Djokovic y Thiem pelearon por la otra plaza en un duro partido que duró dos días debido a la lluvia. El último set estuvo a tono con la batalla deportiva que dilucidaban en la Philippe Chartrier. Pudo caer del lado de cualquiera con tantas alternativas pero Thiem salió vencedor. 6-2, 3-6, 7-5 , 5-7, 7-5 en un partido memorable. Un desgaste enorme mientras Nadal descansaba tranquilamente en el hotel. Una circunstancia que se unía a su buen nivel de juego para considerarle favorito. Se repetía la final del año pasado pero ahora Thiem llegaba con más experiencia. Para muchos el futuro dominador de la tierra batida pero en la actualidad hay un rey indiscutible. La emoción duró hasta el segundo set. Con 1-1 en el marcador apareció el mejor Nadal para sacar del partido a Thiem, sin fuelle en cuanto se alargó el partido. Las escasas oportunidades de break las solventó el manacorí con un saque efectivo que hundió la moral del austriaco. 6-3, 5-7, 6-1, 6-1 para lograr el duodécimo título en Roland Garros. Una barbaridad, un registro que permanecerá para la eternidad. Y nadie puede asegurar que será el último.

Ashleigh-Barty-se-proclamó-campeona-de-Roland-GarrosFuente: naciondeportes.com

En el cuadro femenino se dio una vuelta de tuerca más al desenfreno e imprevisibilidad. Fue una auténtica locura, una picadora de carne de las principales favoritas. El primer día cayó Kerber. Antes de la primera semana ya estaban camino de casa nombres tan ilustres como Osaka, Serena Williams, Pliskova, Wozniacki, Bertens, Svitolina o Caroline García. Una hecatombe. Garbiñe Muguruza dijo adiós en octavos de final tras caer con Sloane Stephens. Tampoco las estadounidenses emergentes, Madison Keys y la propia Stephens, aprovecharon un cuadro tan abierto. Las jugadoras que llegaron a semifinales no estaban en las previsiones de nadie. Barty progresaba a buen ritmo pero aún no se contaba con ella tan lejos en París. A Konta tampoco se le veía más lejos de octavos de final. Pero más inverosímil resultaba que se colaran dos jugadoras que no partían como cabezas de serie: Anisimova, que venció en octavos a la española Bolsova (procedente de la previa) y pasó por encima de Halep en cuartos, y Vondrousova, que batió a Carla Suárez en cuartos. Barty y Vondrousova llegarían a una final que ni siquiera cotizaría en las apuestas. En el partido definitivo le cayó de golpe la presión a la checa, el vértigo del triunfo. Barty ganó por facilidad por 6-1, 6-3 para conseguir su primer título de Grand Slam. La jugadora australiana llegaba definitivamente a la élite de la WTA tras convertirse en la nueva número uno.

Feliciano Lopez besa el trofeo de QueensFuente: cdeportiva.com

Finalizado Roland Garros llegó la temporada de hierba, más larga desde hace unos años. Nadal repitió su preparación, centrada en los entrenamientos en césped y eludiendo participar en algún torneo que sirviera como aclimatación. Federer se hinchó a jugar en su terreno predilecto, venciendo en Halle. Antes del inicio de Wimbledon, el punto culminante de las semanas de hierba, se vivió un momento emotivo en Queens. Feliciano López logró el título ante Gilles Simon ante un público volcado al veterano jugador español pero no se quedó sólo ahí. También logró el título de dobles junto a ¡¡Andy Murray!!, que ya daba pasos hacia su regreso. Emotividad lacrimógena antes del comienzo del torneo con más solera del circuito. La mítica hierba de Wimbledon. No es la superficie para los jóvenes de la ATP. Thiem, Tsisipas y Zverev cayeron en primera ronda. Camino allanado nuevamente para los tres grandes, como de costumbre. Y eso que Nadal afrontó un cuadro lleno de peligros en los primeros encuentros. La segunda ronda deparaba un duro enfrentamiento con Kyrgios. El partido del morbo contra el tenista más polémico de la ATP, cuya carrera está plagada de incidentes. desplantes y declaraciones controvertidas. Nadal fue el objetivo de muchas de sus bravatas. Pero nadie podía negar que el potencial de Kyrgios en hierba es considerable. Partido lleno de alicientes, igualado pero Nadal logró solventarlo por 6-3, 3-6, 7-6, 7-6. En tercera ronda esperaba un veterano curtido en hierba, Tsonga, pero Nadal lo despachó fácilmente en tres sets. Curiosamente los partidos siguientes encerraban menos peligro. Tampoco Federer y Djokovic encontraron demasiados obstáculos para llegar a semifinales. La sorpresa la puso un invitado inesperado: Roberto Bautista. Sin hacer ruido se coló en semifinales. Se enfrentaría en la penúltima ronda con Djokovic mientras Nadal se las vería con Federer en la segunda semifinal. Podría darse una final española, un hito histórico e inimaginable en Wimbledon. Pero los sueños, sueños son.

Djokovic vencedor en WimbledonFuente: mediotiempo.com

Bautista le suele dar guerra a Nole y logró igualar el set inicial que logró su rival pero el jugador serbio impuso su ley para vencer en cuatro sets. Nadal sólo estuvo cómodo en la segunda manga, que prácticamente tiró Federer cuando llegó la primera rotura de servicio en contra. No quería desgaste alguno. Pero con la revoluciones a tope el gran campeón suizo llevó siempre el partido a su terreno. 7-6, 1-6, 6-3, 6-4 que llevó a Federer a una nueva final en el All England Tennis Club. Un duelo contra Djokovic que pasará a la historia de Wimbledon. El serbio ganó el primer y el tercer set aprovechando los errores no forzados de Federer en el tie-break. El suizo fue muy superior en el segundo y el cuarto. El título se decidiría en la quinta manga. Duelo de titanes, agotador y de enorme emoción. El break logrado por Djokovic fue contrarrestado de inmediato por Federer. El marcador pasaba el 6-6. Federer volvía a romper y sacaba para ganar Wimbledon por novena vez. Tuvo dos bolas de partido pero las desperdició. Djokovic rompió el servicio, seguía muy vivo. El marcador alcanzaba el 12-12, el límite fijado desde ese año para disputar un tie-break en el quinto set. El primero en la historia de Wimbledon. Caería en manos de Djokovic. 7-6, 1-6, 7-6, 4-6, 13-12 para cerrar un partido para la historia. Hay que vencer varias veces a Nole para darle por acabado en un encuentro.

Simona Halep campeona Wimbledon 2019Fuente: eurosport.com

La locura del circuito femenino continuó en Wimbledon. Osaka, la gran candidata a nueva dominadora, evidenció su crisis de juego tras caer en primera ronda. Hizo compañía a Garbiñe Muguruza, perdida en un socavón muy profundo. La derrota a las primeras de cambio contra la brasileña Haddad Maia suponía tocar fondo. Carla Suárez, en cambio, ofreció una imagen muy digna. Su elegante revés cortado, un filón en hierba, le permitió llegar hasta octavos de final. La potencia de Serena Williams fue un muro insalvable. Pocas pueden hacerle frente en su jardín particular. Serena siguió avanzando hasta plantarse en una nueva final. Al otro lado esperaba Halep, que se plantó en el último partido sin ceder un set y dando una imagen de solidez innegable. ¿Sería suficiente para tumbar a uno de los mitos de Wimbledon, a la gran dominadora del circuito femenino en este siglo? No sólo lo fue. Halep arrolló a Serena Williams en la pista central como probablemente no le había ocurrido antes. 6-2, 6-2, un rapapolvo que confirmaba el gran torneo de la jugadora rumana. Definitivamente Halep le había perdido el miedo a ganar los torneos grandes.

Medvedev campeón CincinattiFuente: diariodenavarra.es

Avanzaba el verano hasta entrar en la segunda gira americana, que desembocaba en el US Open, el último grande del año. Djokovic y Federer se ausentaron del Masters 1000 de Montreal, dejando a Nadal como claro favorito. Cumplió los pronósticos pese a llevarse un susto con Fognini en cuartos tras un flojo primer set. No tuvo que jugar las semifinales debido a la retirada de Monfils, exhausto tras derrotar en un agotador partido a Bautista. En la final se enfrentaría a un rival inesperado, el ruso Medvedev. Nunca había disputado la final de un Masters 1000 y pagó la novatada. 6-3, 6-0 para una victoria muy sencilla. Medvedev pasó como un pardillo en Montreal, nadie imaginaba aún la guerra que daría semanas después. El jugador ruso se desquitó en Cincinatti, donde sí estuvieron Djokovic y Federer. Nole probó el potencial  en semifinales de Medvedev, que remontó un set para llegar a la final. Apartó a Goffin para inscribir su nombre en la lista de ganadores de Masters 1000. Llegaba al US Open en un gran momento de forma, como ratificaría en Nueva York. Su camino no estuvo exento de sufrimiento, siempre se dejaba un set por el camino aunque fuera ante rivales muy asequibles como el boliviano Dellien o el alemán, procedente de la previa, Koepfer. Contra Feliciano López tuvo que sudar de lo lindo para apearle en cuatro sets en tercera ronda. No aparentaba ser un gigante inabordable, parecía vulnerable, pero su fortaleza mental le convertía en un roca. También le acompañó una pizca de fortuna. En cuartos debía enfrentarse a Djokovic pero el serbio se retiró una ronda antes cuando el partido contra Wawrinka se le había puesto en chino. En semifinales lo razonable era enfrentarse a Federer pero en su camino se presentó Dimitrov, que fue capaz de remontar dos sets a uno al suizo. Quien no faltó a la cita fue Nadal. Seguramente nunca antes tuvo un camino tan plácido hasta la final. Sólo Cilic, que le arrebató un set, significó un escollo de consideración. Tras dejar en la cuneta con suficiencia al italiano Berrettini, una de las revelaciones del año, se plantó en la final. Pelea por el título contra un novato en estas lides en un Grand Slam. Víctima propicia por costumbre para un Nadal muy bregado.

rafael-nadal-campeon-us-openFuente: milenio.com

Y así parecía. Pese a que Medvedev parecía una pared que devolvía todo a Nadal le valía con romper el servicio en momentos psicológicos para llevarse los dos primeros sets. La rotura del servicio del ruso al inicio del tercero parecía el principio del fin, la final no iba a durar mucho más. Pero apareció el carácter y la fortaleza inquebrantable de Medvedev. Rompió con 3-2 y servicio para Nadal y provocó los errores del español en la parte final del tercer set para llevárselo y alargar el partido. Ya se había metido en el bolsillo a buena parte de los aficionados presentes en la Arthur Ashe. Medvedev lo convertiría en una larga guerra de desgaste. Ganó en confianza y su juego subía de nivel cuanto más tiempo llevaba en pista. Su revés se convirtió en un martillo. Incluso lograba poner nervioso a Nadal, que acusó la tensión y cedió su saque con 5-4. Aguardaba un quinto set vibrante e incierto. Nadal se aferró a su fortaleza mental y capacidad física para dominar la última manga. A Medvedev le pasaba factura del desgaste de la remontada y todo hacía indicar que claudicaría con 5-2 en contra y saque para Nadal. Ni por esas. Rompió el servicio y obligó a Nadal a sacar de nuevo para lograr el título. Esta vez no falló y Nadal lograba su cuarto título en el US Open. Una final épica que elevaba la cuenta de Grand Slams a diecinueve. Pero no podía caer en el olvido el gran partido de Medvedev. Había jugador de futuro aunque su presente ya era espectacular.

bianca-andreescu-campeona-2019-us-openFuente: popsugar.com

La endémica falta de fiabilidad de las principales favoritas dejó el camino libre a Serena Williams, que pasó como el caballo de Atila por el cuadro femenino. Sloane Stephens, campeona dos años atrás, dejó el torneo en primera ronda, al igual que una Kerber en crisis o una Garbiñe Muguruza sin rumbo que ya había roto el vínculo con su entrenador, Sam Sumyk. Halep y Kvitova se unieron a la lista de derrotas ilustres en la siguiente eliminatoria. Osaka, Barty y Pliskova cayeron de una tacada en octavos de final. Otra hecatombe entre las cabezas de serie. Serena Williams no encontraba obstáculos en su camino al título. Zarandeó en semifinales a Svitolina, que se está acostumbrando a recibir correctivos en esta ronda en cada torneo grande. Como el año anterior, su rival en la final sería otra jugadora joven sin bagaje importante en torneos de Grand Slam. La canadiense Bianca Andreescu ya se había hecho un nombre con sus triunfos en Indian Wells y Toronto en 2019 pero ahora se trataba de la final del US Open y contra Serena Williams, que contaba detrás con todo el apoyo de la Arthur Ashe. Pero como ocurrió contra Osaka un año antes, Serena se vio desbordada por la juventud y potencia de una rival con poca experiencia pero con potencial a raudales. 6-3, 7-5, victoria sin paliativos y sin conflicto arbitral de por medio. Hacía mucho tiempo que Serena Williams despedía un año sin títulos de Grand Slam. Sigue llegando a finales pero no remata, se topa con el paso del tiempo. El relevo generacional está listo para desembarcar en la WTA.

Tsitsipas ganador Masters 2019Fuente: sportskeeda.com

El final de temporada tenía como gran aliciente la cerrada lucha por el número uno entre Djokovic y Nadal. Apenas defendía puntos el tenista español, que pudo permitirse ausentarse en Shanghai para preparar el asalto al primer puesto en Paris-Bercy y el Masters. Djokovic no podía permitirse tropiezos para mantenerse en el trono pero en la cita china cayó en cuartos contra Tsitsipas. El título cayó en manos de Medvedev, inevitable en las últimas citas del año. Djokovic ya no dependía de sí mismo en Paris-Bercy para seguir en el número uno. A Nadal le bastaba con llegar a semifinales para superarle en la clasificación. Lo consiguió tras batir a Tsonga en cuartos de final. Con el objetivo cumplido, Nadal ni siquiera disputó su partido contra Shapovalov. Una lesión en el calentamiento le apartó del torneo, que se llevaría finalmente Djokovic, y dejó en duda su participación en el Masters. Finalmente pudo presentarse en Londres para competir aunque el debut no fue el soñado. Zverev, defensor del título, realizó un partido perfecto con el saque para imponerse por 6-2, 6-4. Nadal estaba obligado a vencer a Medvedev para seguir con opciones de clasificarse para semifinales. Un partido que será recordado como una de sus mayores remontadas. Con 5-1 en contra en el tercer set sólo era cuestión de minutos que se pusiera punto y final a toda esperanza. Pero con todo perdido, Nadal removió un partido hasta ponerlo del revés. Remontó hasta acabar imponiéndose en el tie-break. Una hazaña que puso patas arriba el O2 de Londres y que valió doble al día siguiente. La derrota de Djokovic contra Federer le dejaba fuera de semifinales. Nadal ya era oficialmente el número uno del mundo al final del año. Lo celebró con una estéril victoria sobre Tsitsipas, a la postre sorprendente vencedor del Masters. El triunfo de Zverev ante Medvedev le dejaba sin opciones de continuar en el torneo pero era lo de menos. Con el número uno en el bolsillo, podía centrarse en el último objetivo del año: la remozada Copa Davis.

Equipo español Copa Davis 2019Fuente: eurosport.com

En la semana del 18 al 24 de noviembre comenzaba la nueva etapa para la Copa Davis, organizada por Gerard Piqué y celebrada en una sede única, la Caja Mágica de Madrid. Dieciocho equipos presentes en la fase final por el título. España compartió grupo con Rusia y Croacia. El debut se produjo ante los rusos, un rival de cuidado pese a la ausencia de Medvedev. Ya lo demostró Rublev en el primer partido. Levantó un set en contra a Bautista para batirle con un rosco en el tie-break del tercero pese a dar señales de cansancio. De nuevo a Nadal le tocaba cargar con todo el peso del equipo para sacar adelante el enfrentamiento con Rusia. No falló contra Khachanov, al que despachó por 6-3, 7-6 (9), y forzó el tercer partido. Feliciano López y Marcel Granollers hicieron valer su condición de reputados doblistas aunque nunca formen pareja. Ni Rublev ni Khachanov son especialistas y acabaron hincando la rodilla en dos sets. Se salvó el primer escollo. Una Croacia ya eliminada ni siquiera presentó batalla. Saltaron a pista sus jugadores peor clasificados en la ATP y la serie se convirtió en un trámite. 3-0 que clasificaba a España para cuartos de final. Antes de la eliminatoria contra Argentina, Roberto Bautista abandonó la concentración debido al grave estado de salud de su padre, que fallecería al día siguiente. Todo el equipo se conjuró para dedicarle el título. Pablo Carreño ocupó su lugar en el partido de individuales. Pese a ganar en el tie-break del primer set a Guido Pella, se diluyó como un azucarillo tras ceder el segundo y acabó arrollado en la manga definitiva. Otra vez Nadal forzado a salvar los muebles. No dio opción alguna a Schwartman (6-1, 6-2) y el pase a semifinales se jugó en el doble. Nadal y Granollers contra Maximo González y Leonardo Mayer, una pareja experta y conjuntada. Un partido duro pero salvado en tres sets.

España campeona Copa Davis 2019Fuente: ultimahora.es

Gran Bretaña sería el escollo en semifinales. Sergi Bruguera dudaba de la fiabilidad que ofrecía Carreño tras el fiasco con Pella y alineó a Feliciano López en el primer partido individual. Buscaba un golpe de efecto con un jugador muy experto, acostumbrado a la presión de la Copa Davis y especialista en pista rápida. No funcionó. Edmund realizó un partido muy sólido y sobrio para vencer por 6-3, 7-6 (3). Como no, Nadal forzado a salvar los muebles. No tuvo problemas para superar a Daniel Evans (6-4, 6-0) y el doble volvería a decidir la suerte de la eliminatoria. Jaime Murray y Neal Skupski formaban una de las mejores parejas del torneo. Un duro rival. Feliciano López sería el acompañante de Nadal en este encuentro. Dos parejas muy fiables, sin concesiones con su servicio. España estuvo más fina en los dos tie-breaks que decidieron el partido. La sexta ensaladera estaba a un paso. Canadá era el último obstáculo. Roberto Bautista volvió a la concentración para disputar la final. No quería estar fuera del equipo y Bruguera contó con él para disputar el primer partido contra el joven Auger-Aliassime. Bautista realizó un partido impecable, sin fisuras. Jugó con la inexperiencia de su rival, forzando sus errores por precipitación. Logró una victoria emotiva y memorable (7-6, 6-3) que pudo dedicar a la memoria de su padre. El mejor homenaje posible. El título estaba en manos de Nadal, nadie más fiable que él. Su solidez le permitió ganar cómodamente el primer set por 6-3. Shapovalov se quitó la presión en la segunda manga e hizo mucho daño con sus cañonazos. Nadal aguantó el chaparrón para forzar una muerte súbita muy tensa. Un escenario donde luce su fortaleza ante la presión. El punto que significó el 9-7 valía la sexta Copa Davis para España. No podía comenzar mejor para el tenis español la nueva andadura de este torneo que deberá pulir en futuras ediciones los horarios intempestivos y un calendario muy cargado y reducido para este formato.

Mejor tenista masculino 2019

  • Novak Djokovic (57%, 4 Votes)
  • Rafa Nadal (43%, 3 Votes)

Total Voters: 7

Loading ... Loading ...

Mejor tenista femenina 2019

  • Ashleigh Barty (57%, 4 Votes)
  • Naomi Osaka (29%, 2 Votes)
  • Simona Halep (14%, 1 Votes)
  • Bianca Andreescu (0%, 0 Votes)

Total Voters: 7

Loading ... Loading ...

Leave a Reply

3 Comments on "LOS MEJORES DE 2019: Tenis. La lucha interminable por el número uno"

Notify of

9 months 16 days ago

Muy buen resumen @perdi Del 2019 lo que saco claro es que siguió la dinastía del Big3 y que la gran sorpresa fue Medvedev en la temporada de cemento pero haciendo un final de temporada desastroso con lo que puede ser más flor de un día que otra cosa. Yendo al 2020, pues el día de la marmota, mientras ninguno de los jóvenes consiga un GS seguiremos igual. Y ahí va la pregunta que me hago ¿quienes son los jóvenes?. Debido al gran dominio de estos tres en casi dos décadas metemos en el saco a tenistas de 23 años… Read more »

9 months 16 days ago

Hay algo que, si no cambia este año, me parece curioso. Siendo Federer el rey en Wimbledon ha participado en dos de los tres paridos míticos en el All England Club (el otro sería, para mí, el Borg vs McEnroe). Los dos los ha perdido y mis emociones han sido inversamente proporcionales entre el del 2008 contra Rafa y el del año pasado contra Djokovic.

wpDiscuz