LIGA ACB 2019-20: Jornada 8. En la cuerda floja

Jaume Ponsarnau

Apenas llevamos mes y medio de competición en Liga ACB pero es tiempo suficiente para que algún entrenador ya encuentre serios problemas para mantener el cargo. Es el caso de Jaume Ponsarnau. El inicio de temporada de Valencia Basket está resultando decepcionante. Sólo ha logrado cuatro victorias en los dieciséis partidos oficiales que ha disputado hasta el momento. Un pésimo balance para un equipo con ambición de convertirse en un conjunto competitivo en Europa y una alternativa a los grandes futboleros. El regreso a la Euroliga está resultando tan frustrante como la experiencia de hace dos temporadas (cierra la clasificación con una victoria en siete partidos) y el desgaste que acarrea está afectando a su trayectoria en la Liga ACB. Los partidos de la semana pasada, en Atenas y Murcia, se presentaban como una especie de juicio al entrenador. La prueba terminó en fiasco. Una derrota abultada, otra más en Euroliga, contra Panathinaikos y la sufrida en la prórroga ante UCAM Murcia dictaban una sentencia muy desfavorable para Ponsarnau. Por el momento los hermanos Roig han ratificado al técnico. La antesala del despido aunque por el momento mantiene el cargo. Valencia Basket sólo está a una victoria del nutrido pelotón de ocho equipos que cuentan con cuatro triunfo y aún queda mucho tiempo para enderezar el rumbo en la Liga pero a Ponsarnau le queda poco crédito. No le queda otra que caminar hacia delante por la cuerda floja y sin red.

Fuenlabrada 87 – Manresa 83: Pese a que Fuenlabrada comenzó el partido agresivo en defensa y robando un par de balones no tardó Manresa en superar el ímpetu inicial de los locales. A Fuenlabrada le costó horrores anotar. Todo lo contrario que un rival que anotaba todo. Los palmeos de Mitrovic, que a los cinco minutos ya llevaba ocho puntos en su haber, afianzaron una ventaja que no paraba de crecer con los triples de Toolson. Acabó el primer cuarto con once puntos sin fallo. Un acierto asombroso que se extendió a todo el equipo. No en vano Manresa finalizó el periodo con un 74% en tiros de campo. Un ritmo que no podía seguir ni de lejos un Fuenlabrada atascado y con muchos problemas en ataque. Esta demostración de acierto provocó las primeras protestas de los aficionados hacia su equipo. El tiro exterior, que no funcionó en absoluto en los primeros diez minutos, fue la solución para Fuenlabrada en el segundo cuarto. Tres triples, los tres primeros que anotó en el partido, consecutivos para salir del atasco momentáneamente. En defensa puso freno al desenfrenado ritmo anotador del primer cuarto y empezó a provocar las pérdidas rivales. Ferrari no estaba inspirado y Manresa lo acusaba. Un bajón al que puso fin Toolson cuando retornó a pista. Volvió a sembrar el pánico desde la línea de tres. 5/5 en triples y 17 puntos al descanso. Y eso que falló los tres que lanzaría en los dos últimos minutos del segundo. Ni había soluciones para frenar a Toolson (23 puntos) ni tampoco para dar un impulso a un juego ofensivo que dependía en exceso del tiro exterior. Demasiados problemas para hacer frente a un Manresa que dominaba con mucha claridad (30-42, min 20). La imagen de inferioridad provocó algunos pitos a Fuenlabrada en la retirada a vestuarios. Y no cambió tras el descanso. Mitrovic (21 puntos, 9 rebotes, 24 de valoración) seguía haciendo lo que quería dentro de la zona sin que los pivots locales pudieran hacer algo para impedir su movilidad en la zona. Dos triples de Guillem Jou pusieron la máxima diferencia para Manresa (34-51, min 23) y provocaron un nuevo tiempo muerto de Jota Cuspinera.

Marc García en partido contra ManresaFuente: gigantes.com

 

Fue el punto de inflexión del partido. Cuspinera puso en pista a Marc García. Aún no lo sabíamos pero sería pieza clave en el desenlace. Para eso aún habría que esperar. Antes de ello Fuenlabrada ya había cambiado el encuentro. Bellas le dio mayor velocidad a los locales, que ahora encontraban facilidades para salir al contraataque. Ahora fue Pedro Martínez quien solicitó tiempo muerto tras un parcial de 9-0. Toolson volvió a aparecer brevemente pero Bellas y Urtasun se encargaron de seguir reduciendo diferencias. Manresa cayó en la precipitación, ni siquiera anotaba los tiros libres. Dos triples, uno de Eyenga y otro de Marc García, completaban una remontada increíble (64-63, min 30). Fuenlabrada había conseguido lo más difícil y no iba a arrojar todo el trabajo por la borda. Marc García (25 puntos, 2 robos, 27 de valoración) no estaba dispuesto a ello. Estuvo desatado en el último cuarto, letal en el perímetro. Sus triples dejaron muy tocado a Manresa (75-68, min 34). Trató de agarrarse al partido con los tiros libres pero desperdició demasiados. A su rescate acudió Ferrari, bien defendido durante los tres primeros cuartos pero que apareció en el momento justo para aprovechar los errores locales. Tres pérdidas de Fuenlabrada y seis puntos de Ferrari devolvieron las tablas al marcador. Un 2+1 de Mitrovic puso de nuevo por delante a Manresa antes de entrar en el último minuto. Podía salvar el partido después de todo pero Fuenlabrada fue mucho más efectivo en los últimos instantes. Un triple de Urtasun y un mate de Eyenga tras robar él mismo el balón pusieron el triunfo en bandeja a Fuenlabrada. Una falta y técnica posterior a Guillem Jou rubricaron definitivamente la victoria. La remontada no había sido en balde.

Bilbao Basket 90 – Gran Canaria 97: El ataque de Bilbao Basket pasó por las manos de Balvin (16 puntos, 6 rebotes, 20 de valoración) en los primeros minutos de encuentro. Toda jugada tenía que acabar en un balón para el pivot checo. En cuanto no le llegaron balones el ataque local encontró mayores dificultades. Gran Canaria aprovechó la circunstancia para dar la vuelta al marcador buscando penetraciones hacia canasta. Cook empezaba a afinar en la dirección y la orquesta no sonaba nada mal. El tiro exterior también estuvo a la altura. Tres triples visitantes consecutivos marcaron una diferencia cómoda para los de Katsikaris al final del primer cuarto (17-24, min 10). Problemas para Bilbao Basket, aferrado a los puntos de Bouteille (20 puntos, 2 rebotes, 19 de valoración) como único recurso. El duelo de cortes por la zona al comienzo del segundo cuarto tampoco le convino. Gran Canaria estaba mucho más cómodo (25-34, min 13) hasta que la aparición de Jaylon Brown cambió la dinámica del encuentro. El alero provocó la reacción de Los Hombres de Negro. Sus compañeros no tardaron en descubrir que tenía la muñeca caliente y le buscaron en todo momento. Las anotaba de todos los colores. 14 puntos anotó en el segundo cuarto, claves para la remontada de Bilbao Basket. Recuperada la delantera volvió a aparecer Bouteille para asentar la ventaja local. Bilbao Basket estaba mucho más agresivo y forzaba faltas con facilidad. La situación volvía a estar bajo su control (49-43, min 19) pero se le volvería a torcer tras el descanso.

Burjanadze intenta una canasta a aro pasadoFuente: pasionamarilla.com

El abundante caudal ofensivo con el que comenzó la segunda mitad le vino bien a Gran Canaria para igualar. No le hizo ascos a un partido de predominio de los ataques. En la grada, sin embargo, estaban más preocupados por el desigual reparto de personales en el tercer cuarto. Llegó a molestar sobremanera. No era para menos. A mitad de periodo Bilbao Basket llevaba ocho faltas mientras a su rival no le habían señalado ninguna. El cabreo se puede imaginar. Gran Canaria acabó pescando en río revuelto. Los tiros libres le permitieron igualar. Cook (16 puntos, 9 asistencias, 30 de valoración) volvió a dar lucidez a su juego ofensivo para recuperar el mando del encuentro (70-74, min  28). Mumbrú pidió tiempo muerto para reorganizar a su equipo, que reaccionó tras el parón pero sólo de forma momentánea. Los desajustes defensivos al inicio del último cuarto fueron aprovechados por Shurna y Beirán (14 puntos, 3 rebotes, 17 de valoración) para dar ventaja nuevamente a su equipo. Gran Canaria cerró su zona, provocando la frustración rival. Mumbrú se llevó una técnica por protestar que volvió a encender a Miribilla. Demasiada distracción arbitral. Katsikaris había dado con la clave apostando por dos ala-pivots como pareja interior. La baja de Bouroussis y los problemas de faltas de Costello forzaron una decisión muy efectiva. Shurna (19 puntos, 8 rebotes, 23 de valoración) se puso tibio a anotar cerca del aro. No tuvo ni que echar mano de su peculiar mecánica de tiro. Todo se encaminaba hacia el triunfo de Gran Canaria (82-91, min 36) pero se complicó la vida tras atascarse en los últimos minutos. Incluso Bouteille dispuso de un triple para empatar el partido. Perdonó, algo que no hizo Costello en la siguiente jugada desde la línea de tres. Un triple que sentenciaba el choque y permite a Gran Canaria unirse al nutrido grupo de equipos con cuatro victorias.

CB Canarias 85 – Burgos 82: Las transiciones propiciaron que Burgos tomara ventaja en los instantes iniciales de encuentro. Dos triples de CB Canarias mantuvieron el marcador en un puño, circunstancia que no cambió durante todo el primero cuarto. Los locales perdían demasiados balones y no sacaba partido de los mayores problemas que encontraba su rival cuando no podía correr pero lo arregló sumando de tres. El tiro exterior y las acciones de 2+1 como soporte hasta que Yusta (14 puntos, 4 rebotes, 17 de valoración) rompió la igualdad imperante. Apareció en la pista con el modo microondas activado, resultando fundamental en el despegue de CB Canarias. Le salió todo durante el segundo cuarto. En cambio Burgos se atascó en ataque. No le sirvió buscar a Huskic como remedio, no anotaba una. El tiro exterior local seguía martirizando a la defensa burgalesa. Hasta un 7/11 en triples acumuló CB Canarias cuando el partido se dirigía inexorablemente hacia el descanso. Parecía que los locales llegarían con una amplia ventaja tras lograr un parcial de 18-2 (39-26, min 17) pero las pérdidas de balón regresaron en los dos últimos minutos. A Burgos le sirvió para alcanzar el intermedio con una desventaja asumible que le dio moral para la segunda mitad. La comenzó inspirado en el tiro exterior, con Benite (16 puntos, 3 rebotes, 16 de valoración) liderando el juego ofensivo, pero CB Canarias respondió de inmediato a los triples rivales con el mismo arma. La dependencia excesiva hacia el tiro de tres le acabó pasando factura a los de Joan Peñarroya. Su ataque fue demasiado previsible y acabó sufriendo con la defensa de CB Canarias.

Shermadini se lanza por un balónFuente: piratasdelbasket.net

Las miserias también aparecieron en su propia zona, donde Shermadini (22 puntos, 10 rebotes, 29 de valoración) creó muchos problemas. Superó en todo momento a los pivots de Burgos. CB Canarias se mantenía cómodamente por encima de los diez puntos. Siempre llegaba oportuno un triple para evitar posibles apuros. Huertas apareció a mitad de cuarto para dejar el partido en bandeja a CB Canarias (77-63, min 35). Tenía el partido totalmente controlado pero volvió a meterse en líos de manera inesperada. Otra vez pérdidas de balón inoportunas ante la defensa presionante de Burgos. Una oportunidad de oro para meterse en el partido que no dejó pasar Clark (19 puntos, 9 rebotes, 23 de valoración), artífice de la reacción visitante en los últimos minutos. Un triple de Bassas puso el 83-80 en el marcador a 43 segundos del final. Burgos llegaba muy vivo al desenlace. Y tanto. Huertas estuvo cerca de meter en un buen lío a su equipo tras cometer una antideportiva sobre Benite. Burgos tenía posesión para ponerse por delante tras anotar Benite sus dos tiros libres pero Huertas enmendó su error provocando la falta en ataque de su compatriota y anotando dos tiros libres que ponían tres arriba a CB Canarias. Vidorreta optó por defender, planteando una zona 3-2 que impidiera un triple cómodo. Consiguió su propósito. A McFadden se le fue la cabeza y lanzó un triple lejano y mal seleccionado. Una mala decisión que suponía la cuarta derrota consecutiva de Burgos. En cambio el mal comienzo de Liga de CB Canarias parece superado y ya asoma la cabeza por los puestos nobles de la clasificación.

Estudiantes 79 – Andorra 87: El tiro exterior permitió a Andorra dominar a un rival errático durante el primer cuarto. Sólo Brizuela (17 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 18 de valoración) lograba anotar en un equipo colegial asolado por la sequía anotadora y que firmó un 2/12 en tiros de campo en los primeros seis minutos. Andorra se mostraba más sólido y muy acertado en el triple. Tres pérdidas seguidas despertaron un cierto runrún en la afición de Estudiantes (6-15, min 8), que trató de paliar su falta de cuidado del balón y el desacierto en el tiro de tres con velocidad y una mejor defensa en el segundo cuarto. Sólo valió para no descolgarse. Hannah mantuvo una ventaja cómoda para los visitantes, que seguían anotando tras pérdida rival. Castigó con contraataques cada balón perdido por los colegiales, cada vez más desnortados sobre la pista (19-33, min 16). Arteaga acudió providencial para arreglar un tanto la situación antes de llegar al descanso.

Pressey defendido por HannahFuente: altaveu.com

El paso por los vestuarios le vino muy bien a los del Ramiro. Kadji (15 puntos, 7 rebotes) despertó para dejar atrás una primera parte aciaga. El 7-0 de inicio devolvió las tablas al marcador (41-41, min 22) pero otra vez las pérdidas cortaron de raíz el buen comienzo de Estudiantes. Andorra volvió a tomar una ligera ventaja que supo mantener pese a que Arteaga continuaba aportando mucho dentro de la zona. Ibon Navarro tuvo que tomar el camino de los vestuarios precipitadamente tras recibir dos técnicas seguidas pero sus jugadores no perdieron el rumbo en su ausencia. Andorra forzaba faltas con relativa facilidad en cada penetración hacia canasta. Sin Arteaga en pista pudo dominar con claridad el rebote y la zona. El desatino colegial en el tiro de tres le facilitó aún más las cosas. Tres triples seguidos colocaron a los visitantes a un paso del despegue definitivo al inicio del último cuarto (54-68, min 30). No le costó mantener la diferencia en torno a los diez puntos de ventaja hasta mediado el periodo definitivo. Un par de minutos de zozobra permitieron a Estudiantes meterse en el partido (71-74, min 35). Ahora sí le entraban los triples. Pero fue un esfuerzo en balde. Un triple muy afortunado de Massenat cortó el 8-0 de parcial logrado por Estudiantes. Entre Diagne y el propio Massenat se encargaron de decidir el partido en los minutos finales. Una canasta contra tabla de Hannah puso la sentencia. Primera victoria a domicilio de Andorra esta temporada, que pone fin a la flojera fuera de casa del equipo de Ibon Navarro.

Betis 95 – Barça 100: La puesta en escena encaminaba el partido hacia un triunfo sencillo del Barça en Sevilla. No pudo comenzar peor el Betis. Ataque desastroso, muchas pérdidas, más de tres minutos y medio en anotar la primera canasta. Para entonces el Barça acumulaba un 0-12 de inicio que aventuraba una mañana plácida. Sin embargo la reacción verdiblanca fue súbita y sorprendente. Entre Rivers (18 puntos) y Slaughter (24 puntos) anotaron cuatro triples seguidos y el Betis puso patas arriba el partido. 16-2 de parcial en apenas tres minutos que puso por delante a los locales. Sería la única ocasión que miraron por encima del hombro a los azulgranas. Tomic y el tiro exterior pusieron de nuevo por encima al Barça aunque la efectividad en el perímetro del Betis seguía resultando molesta. Curro Segura ordenó una zona 2-3 para protegerse de los pivots visitantes. Lo único que consiguió es que los tiradores del Barça se pusieran morados a anotar desde fuera. El partido entró en un duelo de triples que mantuvo el choque igualado. Sólo bajó el acierto en unos breves instantes mediado el segundo cuarto, cuando el descontrol se instaló en la pista. La calma regresó con la vuelta a pista de los titulares del Barça pero el Betis no deponía su impertinencia. No le hizo ascos a intercambiar canastas con un rival tan poderoso. Se lo podía permitir con su acierto en el perímetro. De hecho, anotó más tiros de tres que de dos al descanso (45-48, min 20). Sin embargo el Betis perdió la calma tras el descanso. Curro Segura se llevó una técnica cuando aún no había transcurrido un minuto del tercer cuarto. El Betis no estaba nada contento con el criterio arbitral. La polémica de las faltas recibidas por Mirotic (19 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 20 de valoración) de nuevo en escena. El hispano-montenegrino, como es habitual, no perdonaba desde el tiro libre. Higgins tampoco lo hizo desde la línea de tres. Este partido era la continuación de su recital anotador en Kaunas. Sus triples dieron una ventaja cómoda al Barça (50-63, min 24) pero la reacción bética fue tan fulgurante como en el primer cuarto.

Triple de Kuric en la cara de BorgFuente: kiaenzona.com

Tras el tiempo muerto local apareció Enechonya con once puntos seguidos y una demostración de poderío físico y acierto en el tiro exterior. Revulsivo que obligó a Pesic a parar el partido. Regresó el intercambio de triples. Los dos equipos llevaban 14/24 en las postrimerías del tercer cuarto. El Betis no renunciaba a seguir jugando a tumba abierta pero un duelo anotador contra un rival con tantísimo talento se antojaba suicida. Así parecía porque el acierto en el tiro exterior permitía a los azulgranas amagar con escaparse en el marcador pero el Betis resultó un rival muy testarudo. Enechonya (24 puntos, 5 rebotes, 31 de valoración) seguía de dulce en el último cuarto. Los triples tras rebote ofensivo daban espacio a la resistencia, permitían soñar con el triunfo a los béticos (77-80, min 33) pero Higgins (24 puntos, 5 asistencias, 26 de valoración) se encargó de imponer el peso de la lógica. No fallaba nada desde la línea de tres. Acabó el partido con un espectacular 8/11 en triples. Así las gasta uno de los mejores tiradores del baloncesto europeo. Por mucha voluntad que pusiera el Betis no podía resistir un bombardeo semejante. Se puso en zona, exprimió su acierto exterior, no le perdió la cara al partido. Pero Higgins no dio opción. Ya sólo quedaba saber si se batiría el record de triples en un partido en Liga ACB, que poseían Obradoiro y Real Madrid desde hace dos temporadas. Finalmente Barça y Betis igualaron los 36 triples de aquel encuentro. 18/35 para ambos, un porcentaje espectacular. Exhibición ofensiva para amenizar la mañana en el Pabellón San Pablo.

Mate de EnechonyaFuente: manquepierda.com

Obradoiro 79 – Baskonia 92: Baskonia supo complementar el predominio del juego interior con un par de triples que le dieron ventaja en un comienzo de partido corrido y sin interrupciones. Ni una sola falta en los primeros cinco minutos. Un hecho prácticamente inédito. Baskonia manejó durante todo el primer cuarto una renta discreta pero cómoda pese a que Obradoiro mejoró la movilidad de balón en el tramo final. El equipo vitoriano reservaba un espectacular golpe de efecto para terminar el primer periodo. Shengelia anotó desde su propio campo para poner un inmejorable broche a los primeros diez minutos. Aspirante claro a canasta de la temporada. Este aldabonazo dio una enorme confianza a Baskonia pese a no disponer de bases puros en pista. La grave lesión de Granger y la ausencia por problemas físicos de Henry dejaron a Vildoza como único base disponible. Perasovic volvió a utilizar a Janning como improvisado director de orquesta. Sus triples reemplazaron la falta de costumbre y pericia en el puesto. Obradoiro parecía aún aturdido por el mazazo que supuso el canastón de Shengelia. Magee estaba muy desacertado, se le notaba demasiado ansioso por anotar. Kravic (17 puntos, 7 rebotes, 25 de valoración) era el único jugador entonado en el equipo gallego. Dos triples seguidos permitieron a los locales hacer la goma pero a Baskonia le bastaba con mantener la intensidad defensiva para seguir tranquilo. Ni siquiera la tercera falta de Eric antes del descanso inquietó al equipo vitoriano que salió con fuerza tras el descanso para tratar de romper el partido cuanto antes.

Shengelia se encamina hacia el aro de ObradoiroFuente: grada3.com

Con lo que no contaba Baskonia  fue con los minutos de inspiración de Pepe Pozas. Dio todo un recital de pases espectaculares que proporcionaron el dinamismo y energía de los que adoleció Obradoiro en la primera mitad. Los triples de Álvaro Muñoz (14 puntos, 4 rebotes, 18 de valoración) completaron un parcial de 12-2 obligó a Perasovic a parar el partido (48-49, min 24). También puso en pista el técnico croata a Garino, que se convertiría en el revulsivo que le hacía falta a Baskonia. El artífice del aumento de la intensidad defensiva y la facilidad para salir al contraataque. Se unió a Shengelia (29 puntos, 7 rebotes, 35 de valoración, MVP de la jornada) para devolver con crecer el parcial encajado anteriormente (50-64, min 28). Los nervios regresaron a las filas de Obradoiro. Otro partido más Moncho Fernández se llevaba una técnica por protestar. Se ha convertido en un clásico esta temporada. Los locales buscaron la reacción con Vildoza en el banquillo pero Janning frenó el intento de remontada con un triple al final del tercer cuarto. Lo que restaba de partido fue una demostración de querer y no poder. Despertó Daum al comienzo del último periodo con dos triples. Es un jugador de minutos finales, como ya se vio contra el Real Madrid. Pero una antideportiva sobre Stauskas acabó con la última intentona local por meterse en el partido. Obradoiro acabó cometiendo demasiadas personales y los tiros libres permitieron a Baskonia cerrar el partido con toda tranquilidad. Le hacía falta un triunfo cómodo para olvidar su marcha irregular en este comienzo de temporada.

Basket Zaragoza 90 – Joventut 92: La confianza que le dan los triunfos le permite a Basket Zaragoza comenzar los partidos dominando con una seguridad pasmosa. 8-2 de inicio logrado metiendo balones dentro a los pivots. Pero la reacción verdinegra no tardó en llegar de manos del de siempre. Prepelic reclamó el protagonismo y de inmediato demostró que esta temporada vuelve a ser el jugador que deslumbró con Eslovenia en el Eurobasket 2017. Ventaja verdinegra que enjugaron las acciones individuales de Seeley (21 puntos, 6 rebotes, 6 asistencias, 30 de valoración) pero Joventut acabaría mucho mejor el primer cuarto. Morgan se unió a Prepelic para destrozar la defensa maña desde la línea de tres (19-26, min 12). Porfi Fisac volvió a apostar por los jóvenes para revolucionar el partido. Los Alocén, Barreiro y Krejci metieron esa velocidad de más que está deslumbrando en este comienzo de temporada. El descaro y juego frenético que imprimen estos chavales sirvieron de revulsivo. Basket Zaragoza recuperaba el mando pero le duró poco tiempo. Lo que tardó Prepelic en hacer de las suyas nuevamente. Se marchó al descanso con 17 puntos tras causar otro destrozo en la defensa local. Queda claro que lo que necesitaba era un equipo en el que se pudiera sentir una pieza importante, la gran referencia. Prepelic (23 puntos, 3 rebotes, 20 de valoración) fue el principal causante que Joventut se fuera al descanso con una suculenta ventaja (40-47, min 20). Basket Zaragoza aumentó la intensidad defensiva en la reanudación. Le permitió igualar antes de llegar a la mitad del tercer cuarto. Los triples de Brussino y Barreiro adelantaron al equipo maño (58-54, min 26) pero otra vez más los verdinegros acabaron mucho mejor el periodo. Los bases de la Penya siempre encontraron las mejores opciones, ya fueran balones a Omic cerca del aro o para Morgan cuando cortaba la zona o salía a lanzar de tres. Basket Zaragoza se enfangó en ataque y perdió más balones de la cuenta. El parcial de 3-15 que encajó hasta el final del tercer periodo le dejó en una situación complicada. Su juego era demasiado irregular, faltaba continuidad. A Joventut le valía con buscar a Omic (14 puntos, 8 rebotes, 16 de valoración) en la zona para disfrutar de una renta holgada (64-74, min 32).

Brussino rodeado de jugadores de JoventutFuente: basquetplus.com

Pero en medio de una situación límite surgió Alocén (14 puntos, 5 asistencias, 4 rebotes, 23 de valoración) para aportar una veloz lectura de juego. Era el estímulo que necesitaba Basket Zaragoza para engancharse al partido. Siempre tuvo bien criterio, ya fuera para buscar a Justiz o jugarsela en persona. La defensa recuperó la agresividad y permitió salir al contraataque. Parcial de 14-2 y Basket Zaragoza tomaba el mando a cinco minutos del final. No obstante Joventut despertó a tiempo. Llegaron minutos de un duelo de talento que deparó una alternancia constante en el marcador. De todos modos los locales lo tuvieron a tiro para llevarse el partido (88-84, min 38). Sus errores dieron vida a Joventut. Benzing falló un tiro libre, Justiz cometió falta en ataque. López-Aróstegui (11 puntos, 6 rebotes, 16 de valoración) se encargó de igualar a 88 a un minuto del final. Fran Vázquez sacó personal tras capturar un rebote ofensivo en la siguiente jugada. Anotó los dos tiros libres pero Basket Zaragoza volvió a conceder demasiado. Prepelic pasó entre la defensa como Pedro por su casa para anotar una sencilla bandeja. Tras fallar un triple Seeley a Benzing no se le ocurre otra cosa que cometer personal sobre López-Aróstegui a cuatro segundos del final. No le tembló la muñeca al jugador verdinegro para poner dos arriba a la Penya. Pero el colmo de las desdichas para los locales llegó en la última jugada. Seeley saca personal en una entrada hacia canasta. Tiene dos tiros libres para forzar la prórroga pero falla el primero. Obligado a lanzar a fallar el segundo. Radovic aparece providencial para capturar el rebote ofensivo y recibe personal a nueve décimas. El partido le daba una segunda oportunidad a Basket Zaragoza. Pero Radovic también falla su primer tiro libre y no queda más remedio que forzar un nuevo error en busca del palmeo milagroso. No llegó. Sencillamente Basket Zaragoza puso fin a su racha victoriosa en un final surrealista. Joventut logra su cuarto triunfo consecutivo y deja atrás definitivamente el horrible comienzo de temporada.

Ventura se abraza a un compañero para celebrar el triunfo en ZaragozaFuente: deporpress.com

Real Madrid 82 – Unicaja 71: Tras unos minutos iniciales de cierto descontrol llegó el claro dominio del Real Madrid. La tónica que marcó el partido en la práctica totalidad. Unicaja padeció los golpes de remo de Tavares para robar el balón y la fortaleza de un Deck (12 puntos, 7 rebotes, 16 de valoración) que creó estragos posteando. Se le notaba al equipo malagueño falto de revoluciones. Sorprendía que Luis Casimiro no pidiera tiempo muerto, más si cabe cuando el Madrid estaba muy cómodo en la pista. Y pudo dar gracias a que sacó beneficio a los balones sueltos que caían por la zona. El balance al final del primer cuarto pudo ser aún más desfavorable sin estos golpes de suerte (21-13, min 10). En el segundo periodo resistió porque siempre tuvo quien apareciera para llevar el peso ofensivo. Primero fue Carlos Suárez (16 puntos) anotando dos triples, el segundo un triple muy afortunado contra tablero. Le relevó Gerun (11 puntos, 7 rebotes, 17 de valoración), eficaz en el rebote ofensivo y superior a Mickey en todo momento. Josh Adams también ofreció sus chispazos de genialidad. Pero el Madrid siempre tuvo respuesta a cada esfuerzo individual en Unicaja. Randolph contestó con dos triples a los que anotó Suárez. El trabajo en la zona de Gerun fue contrarrestado por el tiro exterior madridista. A cada acercamiento contestaban los de Laso con un triple. Así no había forma de levantar cabeza. Unicaja veía impotente cómo su rival ampliaba lentamente la diferencia (45-34, min 19). Cómodo, muy cómodo el Real Madrid. La ventaja invitaba a tomarse un respiro pero el equipo blanco salió con mucha más intensidad en el tercer cuarto que un rival con la tensión baja.

Tavares coge un rebote rodeado de jugadores de UnicajaFuente: defensacentral.com

Unicaja regresó a pista con dos marchas de menos y lo acusó seriamente. Casimiro, curiosamente, ni se planteaba pedir tiempo muerto. Y eso que el ataque de Unicaja no funcionaba. De no ser porque a Mickey no le salía casi nada bien la sentencia hubiera llegado de inmediato. Era cuestión de tiempo. Cinco puntos seguidos de Causeur dejaron el partido completamente roto (60-42, min 26). Ahora sí pidió tiempo muerto el técnico de Unicaja. A buenas horas. Poca perspectiva de remontada con dieciocho puntos de diferencia. Unicaja se refugió en una defensa muy agresiva en busca de la reacción. Mucha intensidad y contacto con la bendición arbitral. El ataque del Real Madrid se atascó. Sólo logró anotar el equipo blanco una canasta de Tavares en los últimos cuatro minutos del tercer cuarto. Carlos Suárez volvió a tomar protagonismo, forzando personales con relativa facilidad. Los jugadores interiores de Unicaja cargaron el rebote ofensivo con mucho acierto. Pero esta reacción no fue suficiente para rebajar la diferencia por debajo de los diez puntos. Unicaja encontró un muro insalvable en Tavares (10 puntos, 10 rebotes, 24 de valoración), que en los últimos partidos está recuperando la versión aterradora que produce pánico en los jugadores rivales que se atreven a pisar la zona. Despachó a todo el que se acercaba el aro y aguantó la sucesión de golpes estoicamente. Podían caerle tres o cuatro faltas seguidas sin que los árbitros se inmutaran. Esta permisividad puso de mal humor a la afición madridista, también desconcertada por faltas pitadas tardíamente o de oído. La palma se la llevó una falta señalada a Carlos Suárez por un árbitro que estaba de espaldas a la jugada cuando el que estaba más cerca se tragó el pito. Al Madrid le siguió costando anotar al comienzo del último cuarto pero cualquier breve aparición bastaba para ampliar diferencias. Cinco puntos seguidos de Llull y la inmensidad de Tavares en la zona fueron suficientes para zanjar cualquier atisbo de reacción (73-57, min 35). A Unicaja sólo le quedaban su agresividad defensiva y lo que les saliera a Suárez y Adams (16 puntos). Un mate espectacular de este último mereció el aplauso unánime del Palacio de los Deportes. La única alegría para Unicaja. En ningún momento supuso una amenaza para el líder.

Llull se lanza hacia atrás para evitar el brazo de Carlos SuárezFuente: elmira.es

UCAM Murcia 97 – Valencia Basket 95 (tras prórroga): La difícil situación de Valencia Basket convertía el partido en Murcia en una situación límite para Jaume Ponsarnau, cuyo puesto está más que cuestionado. Su equipo acusó la presión en los primeros minutos. De nada servía que Ndour dominara el rebote porque Valencia Basket no anotaba nada. Tardó más de cuatro minutos en anotar su primera canasta en juego y sólo Dubljevic (20 puntos, 9 rebotes, 23 de valoración) suponía una amenaza para UCAM Murcia. En cambio Askia Booker gozaba de todo el acierto que se le resistía a Valencia Basket. Como de costumbre, se ocupó de liderar el ataque murciano, muy certero en el triple. UCAM Murcia estaba mucho más intenso en la pista y comenzó a escaparse en el marcador (19-7, min 7). Hasta el segundo cuarto no se mostró más incisivo en ataque Valencia Basket. Las entradas hacia canasta forzaron personales con frecuencia para recortar diferencias. La reacción visitante añadió más tensión al partido. Labeyrie (10 puntos, 8 rebotes, 19 de valoración) se vio envuelto en un altercado con un aficionado, al que lanzó una botella desde el banquillo formando un buen alboroto. El aficionado, visiblemente alterado, acabó desalojado de la grada. La tensión se trasladó a la pista. Abalde fue expulsado tras recibir dos técnicas seguidas. Este imprevisto tiró por tierra la remontada de Valencia Basket. UCAM Murcia había mejorado con el regreso de Booker (24 puntos, 9 asistencias, 23 de valoración) y volvió a tomar distancia desde el tiro libre (46-34, min 20). Los locales mantuvieron la agresividad defensiva tras el descanso. Junto a los triples anotados de forma oportuna UCAM Murcia mantenía a raya a su rival. El acierto en el perímetro de Eddie (24 puntos, 8 rebotes, 26 de valoración) permitía a los de Sito Alonso conservar la ventaja aunque Valencia Basket se agarró a los tiros libres para mantenerse con vida en el encuentro.

Los jugadores de Valencia Basket miran un lanzamiento de BookerFuente: cartagenaactualidad.com

Este empeño en resistir le dio fruto al equipo taronja en el tramo final del tercer cuarto. Empujó a UCAM Murcia a precipitarse. Loyd acercó peligrosamente a Valencia Basket en el marcador. Colom se encargó de completar la remontada. Un parcial de 1-18 que dio la vuelta al encuentro (61-66, min 31). UCAM Murcia se refugió en el triple para salir del bache que había tirado por tierra todo el trabajo anterior. La dura pelea en las zonas propició la alternancia en el marcador. El tiro exterior dio ventaja a los locales en los minutos finales pero Valencia Basket no arrojó la toalla. Dubljevic igualó a 81 a un minuto del final tras una buena asistencia de Colom. Tras dos malos ataques de UCAM Murcia el propio Colom tuvo la oportunidad de dar la victoria a su equipo pero el triple en carrera fue rechazado por el aro. El partido se iba a una prórroga que comenzó con un juego demasiado acelerado y falta de acierto. Igualdad que rompieron los triples de Booker y Eddie. Se antojaban decisivos para la suerte del partido. Sin embargo Radoncic desperdició dos tiros libres para sentenciar y Valencia Basket volvió al encuentro con los triples de San Emeterio y Doornekamp. Aún le bastaba a los de Sito Alonso con anotar los tiros libres para cerrar el partido pero Lecomte desperdició su segundo lanzamiento a unos segundos del final. Valencia Basket volvía a tener la última posesión para llevarse el partido. Sin embargo el triple de Loyd ni vio aro. La frustración derivó en un amago de trifulca, una circunstancia demasiado frecuente en los últimos años con UCAM Murcia de por medio. La derrota coloca a Ponsarnau en una situación muy delicada.

El Real Madrid (8-0) permanece una jornada más como líder invicto y ya aventaja en dos victorias a sus más inmediatos seguidores, Basket Zaragoza y Barça, ambos con 6-2. CB Canarias (5-3) se coloca en cuarta posición, justo por encima de un pelotón de ocho equipos con 4-4. Manresa y Obradoiro, igualados con el Betis con 2-6, ocupan los puestos de descenso.

Resultados y clasificación

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of

wpDiscuz