El Oeste en la NBA 2018-2019: La cosa

LeBron James

Fuente: thesportsdaily.com

Con la pretemporada dejando lesiones inesperadas y expulsiones habituales, llega el momento de analizar el Oeste:

DALLAS MAVERICKS

El equilibrio es fundamental para cualquier equipo de Rick Carlisle, por eso los refuerzos de este año hacen pensar en unos Mavericks luchando por meterse en los playoffs. En la zona, la firma de DeAndre Jordan debe dar solidez defensiva y su asociación con los exteriores, gracias al bloqueo y continuación, puede ser muy productiva. Sobre todo porque la llegada de Luka Doncic proporciona al equipo un segundo base en pista más distribuidor que Dennis Smith Jr. La experiencia europea del esloveno, junto con la aportación para el banquillo de las otras incorporaciones en el draft, Jalen Brunson y Kostas Antetokounmpo, confieren de más solidez y recursos al equipo tejano. No resultaría extraño encontrar al equipo en el décimo puesto al terminar la temporada regular.

DENVER NUGGETS

La franquicia de Colorado ha tenido que gastar su dinero en las renovaciones de Nikola Jokic y Will Barton. Por eso sus movimientos han sido tímidos y con bajo coste. La incorporación más destacada ha sido la del base Isaiah Thomas, cuya aportación está en duda al necesitar tiempo para recuperarse de una nueva lesión. Luego han decidido ascender a Monte Morris, desde un contrato dual, y cerrar las incorporaciónes con las elecciones universitarias donde, realmente, casi todo son apuestas. Eso sí, cada caso es distinto; mientras Michael Porter Jr ha dejado una muestra de calidad y su problema es una lesión, Jarred Vanderbilt es un pivot con escasa experiencia y Thomas Welsh es un tirador por asentar. Con estos mimbres, su lugar será el séptimo de la conferencia.

GOLDEN STATE WARRIORS

Un nuevo año y, como siempre, candidatos a lo máximo. Cuando la liga parece plantear problemas a los campeones, acaban consiguiendo rearmarse con el poco espacio salarial del que disponen. Renovar a Kevon Looney ya era una buena decisión tras perder a JaVale McGee, pero sumar a DeMarcus Cousins a su rotación, por cinco millones de dólares, te deja sin palabras. Cierto que el equipo debe resentirse en defensa, y cierto que el pivot no debe estar en buenas condiciones en el inicio de temporada, pero nadie duda de su calidad. Por encima se apuntalan puestos menores sustituyendo a Omri Casspi por un Jonas Jerebko en crecimiento. Para terminar, se remata la faena con un novato de calidad para la rotación exterior, Jacob Evans, que debe tener sus minutos sin desentonar. Con tan pocos cambios, no debe sorprender que terminen la temporada regular al mando del Oeste.

HOUSTON ROCKETS

Un verano con demasiadas decisiones a tomar, parece haber dejado a los Rockets confusos y lentos en la reacción. Cuando han comenzado a moverse las principales piezas del mercado se habían escapado y, todavía peor, algunas de sus referencias en el equipo del año pasado salían inesperadamente. Eso se refleja en la preocupación de los aficionados porque Luc Mbah A Moute no le parece importante pero, si el que sale es Trevor Ariza, la renovación de Chris Paul no parece un gran botín. Así las cosas, la llegada de Carmelo Anthony no aplaca la sed del seguidor tejano y los complementos incorporados tampoco levantan expectación. Contar con jugadores como Markel Brown, Bruno Cabloco, James Ennis III o Isaiah Hartenstein es una forma barata de ampliar la rotación ganando competitividad. Sin embargo, no son jugadores para muchos minutos, para eso se firma a Michael Carter-Williams, y se traspasa a Ryan Anderson para incorporar a Marquese Chriss y Brandon Knight. Un rejuvenecimiento tal vez necesario, pero que deja un equipo menos consistente. Por suerte, como calidad tienen de sobra, los Rockets deben acabar en el segundo peldaño de su conferencia.

LOS ANGELES CLIPPERS

Hace dos años la franquicia angelina luchaba por la liga con tres grandes estrellas y, como no consiguieros su objetivo, todo se rompió. La salida de DeAndre Jordan era obligada y de momento los fichajes no ilusionan demasiado, parece que la franquicia está en un modo transición donde ficha a jugadores veteranos competitivos a corto plazo como Marcin Gortat, Luc Mbah a Moute o Mike Scott. Luego firma a un joven con proyección como Jonathan Motley bastante barato y busca renacer de sus cenizas con dos adquisiciones de buen nivel en el draft, Shai Gilgeous-Alexander y Jerome Robinson. Esperando la depresión habitual cuando sus vecinos se inspiran, debe completar su temporada en el décimo cuarto puesto del Oeste.

LOS ANGELES LAKERS

Los vecinos, más laureados, parecen haber completado su proceso de transición; y es que Magic Johnson ha conseguido un milagro. Bueno, en realidad es el nombre de la franquicia quien facilita la operación y acaba dejando ver a LeBron James con el uniforme de los Lakers. Sin embargo, parece que los complementos no han sido tan adecuados, la menos atendiendo a estructura de equipo. La polivalencia de Michael Beasley puede ser un acierto, pero juntar ese carácter díscolo, con los de JaVale McGee, Lance Stephenson o Rajon Rondo, puede generar un incendio en el vestuario. Aparte de no ser refuerzos que contribuyan a abrir el campo para la estrella de Akron. Por eso cobra importancia el rendimiento de jugadores a priori secundarios, como el firmado Isaac Bonga, o los universitarios, de mejor tiro, Svi Mykhailiuk y Moritz Wagner. En definitiva, equipo que plagado de dudas acabará en el sexto lugar en su conferencia.

MEMPHIS GRIZZLIES

La franquicia de Tennesee ha decidido recuperar su sello y apostar por jugadores veteranos siempre competitivos como Omri Casspi, Shelvin Mack o Garret Temple. Junto a ellos, firman a un joven inteligente y en progresión como Kyle Anderson para el juego exterior. Además, rematan con dos incorporaciones universitarias de nivel; Jevon Carter se dejará la piel y se ganará sus minutos desde el primer día, mientras que Jaren Jackson Jr debe convertirse en el nuevo líder de la franquicia en poco tiempo. Una plantilla construída con esperanzas que chocará con el alto nivel de su conferencia, acabando en el duodécimo puesto del Oeste.

MINNESOTA TIMBERWOLVES

Con la incorporación de dos buenas piezas en el draft, como Keita Bates-Diop y Josh Okogie, la firma de dos agentes libres curtidos y trabajadores Anthony Tolliver y CJ Williams, Minnesota parece tener todo para alcanzar los playoffs por segunda temporada consecutiva. La única amenaza parecen ser las malas relaciones entre Tom Thibodeau y Karl-Anthony Towns. Sin embargo, al sumarse los rumores de traspaso de Jimmy Butler, y los abucheos a Thibodeau en pretemporada, no sorprendería ver a los Timberwolves en el décimo tercer lugar de su conferencia.

Jimmy Butler

Fuente: sportingnews.com

NUEVA ORLEANS PELICANS

En Louisiana deben preocuparse por la reestructuración de la plantilla ante la baja de dos referencias principales como Rajon Rondo y DeMarcus Cousins. Ni Jahlil Okafor, ni Elfryd Payton, ni Julius Randle; están capacitados para dar sentido al juego ofensivo de los Pelicans. Si la distribución del balón no va a alcanzar los niveles del año pasado, poco importa que se firme a Darius Morris o Troy Williams o la incorporación del polivalente universitario Kenrich Williams. El equipo va a sufrir y debe acabar en el noveno puesto del Oeste.

OKLAHOMA CITY THUNDER

El nuevo proyecto de Oklahoma tiene como base principal la salida de Carmelo Anthony y la renovación de Paul George. El traspaso del pivot supuso la llegada de un director de juego de calidad al sumar al base alemán Dennis Schroder. Luego la franquicia ha ido buscando dotar de entidad a su banquillo con jugadores de bajo coste y buen rendimiento; Nerlens Noel, Abdel Nader o Timothe Luwawu-Cabarrot deben dar profundidad a la rotación de los Thunder. Algo que también deben aportar las incorporaciones universitarias. Desde Hamidou Diallo a Devon Hall, pasando por Kevin Hervey, son buenos proyectos con gran versatilidad para poder cubrir casi cualquier baja. Pese a la juventud de los refuerzos, y a la adaptación de su estrella al nuevo rol, Oklahoma debería ser el tercer mejor equipo de la conferencia al terminar la temporada regular.

PHOENIX SUNS

Por una vez la franquicia de Arizona parece haber acertado con las incorporaciones del verano, comenzando con la llegada de tres buenas opciones en el draft. Elie Okobo necesitará un poco de tiempo para asentarse en la liga, pero debe ser un buen base titular en el futuro. Mientras, DeAndre Ayton y Mikal Bridges deben ser las referencias ofensivas de los Suns. Para confirmar este extremo sólo hay que ver los refuerzos firmado, Trevor Ariza y Richaun Holmes, que deben dar trabajo y experiencia a la rotación. Luego queda el traspaso final donde se quitan al peso muerto de Brandon Knight y al atolondrado Marquesse Chriss. A cambio incorporan el tiro de Ryan Anderson y un proyecto de alero poivalente con DeAnthony Melton. Es una franquicia curiosa (como lo demuestra el cese de su General Manger a una semana del inicio de la competición) donde, si encajan las piezas, se puede aspirar al octavo lugar en el Oeste.

PORTLAND TRAIL BLAZERS

En Oregón, como casi siempre, apenas se realizan ajustes de plantilla. Parece que la obsesión este año ha sido dotar de más tiro al equipo. Las firmas de Seth Curry y Nick Stauskas, junto a la llegada de Gary Trent Jr y Anfernee Simmons, así lo atestiguan. Sin embargo no hay refuerzos interiores y, con esa debilidad, los Blazers deben ser undécimos en su conferencia.

SACRAMENTO KINGS

Nueva temporada en Sacramento y la misma sensación de pesadez entre la afición. Los fichajes no entusiasman a la grada y eso se deja notar. Normal, Deyonta Davis todavía no ha demostrado nada en la liga, Nemanja Bjelica viene de su mejor temporada NBA (con lo que eso supone) y Yogi Ferrell no es más que una opción más para el banquillo. El único motivo para la esperanza es la llegada desde Duke de Marvin Bagley III, demasiado poco para no acabar últimos en el Oeste.

SAN ANTONIO SPURS

Kawhi Leonard ya no es un lastre para el equipo tejano. Su traspaso ha supuesto también la salida de Danny Green, pero ha permitido la incorporación de DeMar DeRozan y Jakob Poetl. Estas adquisiciones, junto con la llegada de veteranos que conocen lo que se requiere de ellos (Marco Belinelli, Dante Cunningham y Quincy Pondexter), deben devolver la solidez perdida a los Spurs. Eso dará a Popovich tranquilidad para trabajar con dos universitarios con buenas posibilidades; Chimezie Metu como presencia defensiva interior y Lonnie Walker IV como anotador desde el exterior (aunque este se ha desgarrado el menisco y pasará bastante tiempo recuperándose). Pese a que las ausencias de Manu Ginobili y Tony Parker serán un lastre, y a que Dejounte Murray compartirá enfermería con el rookie al tener la misma lesión, los Spurs deben acabar en el cuarto lugar de la conferencia.

UTAH JAZZ

LA temporada pasada Utah fue la revelación de la liga y no sorprende que hayan llegado pocoas refuerzos. De la universidad llegan Grayson Allen, dispuesto a partirse la cara por el equipo, e Isaac Haas, un interior de grandes posibilidades que se quedó fuera del draft por una lesión. Si todas las piezas se asientan, y se repite el buen nivel del juego exterior de los Jazz, son aspirantes al quinto puesto en el Oeste.

Leave a Reply

1 Comment on "El Oeste en la NBA 2018-2019: La cosa"

Notify of

amirtam
7 days 21 minutes ago

Otro año más se antoja mucha igualdad en el oeste, con muchos equipos luchando por play offs hasta el final.
Sobre los suns decir que Ryan Anderson y Trevor Ariza son jugadores que me han gustado siempre y Knight no me ha convencido nunca, así que está todo dicho.
Una vez llegado Ayton, Chandler de suplente no me parece tan mal (de no ser por su sueldo, claro).
Que sea rookie del año sería la mejor noticia para la franquicia, por todo lo que implicaría.

wpDiscuz