PREVIA MUNDIAL RUSIA 2018 (I): El último tren hacia el Olimpo

russia 2018

Año de Mundial, año de la gran cita por excelencia del mundo del fútbol. El tesoro más codiciado por cualquier futbolista se pone a disposición de las mejores selecciones cuatro años después que Alemania levantara en Maracaná su cuarto título. Rusia es la sede de la edición de 2018. Una designación que levantó polvareda durante años por las sospechas de soborno a miembros de FIFA, acrecentadas hasta niveles de sospecha con el triunfo de la candidatura de Qatar para 2022. La sombra de la duda no ha variado los planes y el Mundial se disputará en tierras rusas como estaba previsto. Los estadios listos a tiempo y la organización aprobada con nota en la Copa Confederaciones disputada el pasado año. La sombra surge del amenazador crecimiento de los incidentes de grupos violentos. Ya alteraron el desarrollo de la pasada Eurocopa y en Rusia cuentan con algunos de los grupos organizados más peligrosos de Europa. Un problema más que serio que debe atajarse para evitar tristes sucesos que empañen la mayor fiesta del fútbol mundial.

Luzhniki

Fuente: mundodeportes.es

Como dije anteriormente, Alemania defenderá el título conseguido en Brasil en 2014. Parte con una ligera ventaja sobre el resto de favoritos por juego y la enorme disposición de jugadores de primer nivel. Ninguna otra selección cuenta con un fondo de armario tan extenso y de calidad. Brasil, España y Argentina (Messi es Messi) forman el trío de aspirantes más cualificados para asaltar el trono aunque por detrás figure otro grupo de selecciones muy competitivo que aspira a llegar lejos y ocultas estén las sorpresas de las que surja el equipo revelación. Pero vayamos despacio para analizar al detalle cada grupo de la primera fase del Mundial. Para facilitar la lectura y no dejar dormido a nadie con una entrada interminable he decidido dividir la previa en dos partes. En la primera entrada analizaré las selecciones desde el grupo A hasta el D. Para la segunda quedarán los restantes grupos, del E al H.

Sin más preámbulos comencemos a desgranar cada uno de los ocho grupos.

GRUPO A:

En el sorteo quedó fijado de antemano que el anfitrión, Rusia, formaría parte del grupo A del Mundial 2018. Participaría en el partido inaugural y disfrutó de la condición de cabeza de serie que no podría tener de ninguna de las maneras. No nos engañemos, Rusia no atraviesa un buen momento. Lejos del poderío de los años en los que era parte importante de la Unión Soviética, del acorazado que lideraba Yashin en los años 60 o el fabuloso equipo de finales de los años 80. Ni tan siquiera se acerca al breve resurgir de 2008 cuando alcanzó las semifinales de la Eurocopa. Rusia atraviesa un momento bajo, alejada de las grandes selecciones europeas. Ni siquiera cuenta con un jugador notable sobre el apoyar su juego. Aunque aún no está confeccionada la lista definitiva, la preselección está compuesta casi en su totalidad por jugadores de la Liga Rusa. Sólo Cheryshev (Villarreal) y Neustaedter (Fenerbahçe) juegan fuera de Rusia. Los altos salarios que reciben para su nivel deportivo ahuyentan de tentaciones de probar suerte en las grandes ligas europeas. Prefieren el confort de casa, a la sombra de los jugadores extranjeros que son referencia en sus equipos. Los que no son medianías o mediocridades han terminado como jugadores de brillo efímero o promesas frustradas. Nombres como Dzagoev o Zhirkov engrosaban las listas de futuras estrellas antes de caer en el olvido. Ni siquiera los resultados en la preparación, muy flojos, invitan al optimismo. Un portero irregular (Akinfeev), una defensa frágil y la falta de un goleador de garantías persiguen a un equipo de retales que sólo puede confiar en su condición de anfitrión y un grupo muy asequible para pasar la primera fase.

Rusia

Fuente: pulzo.com

El gran favorito del grupo es Uruguay. Un equipo tradicionalmente duro y hosco que presume de una de las mejores delanteras del fútbol mundial. Sus delanteros son muy conocidos para los aficionados españoles. Al frente, como gran goleador y líder espiritual, Luis Suárez. Uno de los delanteros de referencia en el fútbol mundial de la última década. Redimido tras el sórdido mordisco a Chiellini hace cuatro años, regresa al Mundial con hambre de revancha. No puede estar mejor acompañado. Cavani, uno de los integrantes del mediático tridente ofensivo del PSG, es un excelente complemento a la gran figura. Goles y buen entendimiento con Suárez. En el banquillo no falta la garantía de gol. Maxi Gómez y Stuani se han hartado de marcar esta temporada en Celta y Girona, respectivamente. Si hace falta un recambio arriba, Tabárez cuenta con pólvora de sobra. Atrás es otro seguro de vida. Un portero experto (Muslera) y una defensa fiable y curtida en mil batallas. Godín y Giménez trasladan a la selección charrúa la fortaleza defensiva del Atlético de Madrid. Garantizados el orden y la dureza atrás. El principal punto negro, sin embargo, está en la falta de talento e imaginación en el centro del campo. Está creado para la brega y la lucha pero no para llevar el peso del partido. Le costará cuando tenga el control del balón aunque siempre está la eficacia de sus delanteros para resolver entuertos. Una alternativa en la sombra que no debe tener problemas para liderar el grupo.

Luis-Suárez

Fuente: lapelotona.com

Los otros dos componentes del grupo parten con las mayores opciones de volver a casa a las primeras de cambio. Salvo que Salah lo impida. Egipto vuelve a un Mundial 28 años después gracias a los goles de la gran sensación de la temporada en el fútbol europeo. Todo empieza y acaba en su gran estrella. La lesión en el hombro de Salah en la final de Champions supuso una conmoción para unos aficionados que le idolatran a nivel de divinidad pero afortunadamente no le apartará del regreso de su selección a un Mundial. De su rendimiento dependen las opciones de Egipto. Aunque cuente con varios jugadores en la Premier League, el peso de Salah en el juego es un equipo del corte tradicional de las selecciones norteafricanas: disciplinadas tácticamente y con una agresividad que raya en la dureza excesiva. El guion se mantendrá con Héctor Cuper en el banquillo. Arabía Saudí apunta a convidado de piedra. Una selección desconocida con jugadores de la liga saudí. Caso parecido a Rusia pero con jugadores de aún menor nivel. Contará con tres jugadores que llegaron a España en los últimos meses de Liga en una operación mediática de marketing pero de nula trascendencia deportiva. No pasaron de un debut pintoresco y anecdótico.

Salah-Egipto

Fuente: hablame24.com

GRUPO B:

Este Mundial significa el primer gran paso en la nueva era del fútbol español. Brasil marcó un triste final para la etapa dorada de la selección española aunque se alargara innecesariamente dos años más un ciclo agonizante. La decepcionante Eurocopa de Francia abrió un nuevo ciclo lleno de dudas e incertidumbre. Lopetegui no despertaba ilusiones como nuevo seleccionador pero se ha ganado el crédito a base de buenos resultados y un juego que alcanzó momentos de mucha brillantez. Puso en marcha el relevo generacional que llevaba años pidiendo España. Se rodeó de los jugadores que tuvo a sus órdenes en las categorías inferiores para actualizar el juego de toque y combinativo que fue el emblema en los grandes triunfos. El medio campo sigue teniendo una importancia primordial y el estilo de toque sigue presente pero puesto al día con una mayor velocidad de balón y juego a los espacios. Prima el toque de primeras y el contraataque dejó de estar maldito. Escasa controversia produjo la lista del seleccionador. Aún continúan algunos baluartes del inolvidable título en Sudáfrica. El gran héroe, Iniesta, se despedirá de la selección con galones y la trascendencia intacta. Sigue siendo fundamental en el otoño de su carrera. Busquets se mantiene como el ancla indiscutible en el centro del campo. Ramos y Piqué continúan como pilares intocables en defensa. Jordi Alba y Silva ganan peso en esta nueva era. Pero los cambios son inevitables y visibles. Isco, el ojito derecho de Lopetegui, tiene la confianza y responsabilidad de la que no dispone en el Real Madrid. La devuelve con creces en la selección. Goles y desequilibrio en su visión de artista. De Gea ya no admite discusión en la portería. Thiago y Koke encabezan la renovación del centro del campo, aún con roles secundarios. En el banquillo, jugadores diferentes al perfil del balón al pie de años anteriores. Asensio (uno de las grandes proyectos de figura mundial la próxima década) y Lucas Vázquez aportan vértigo y el desequilibrio con espacios. Saúl es el centrocampista con llegada que se ha convertido en rara avis en el fútbol español. La incógnita, como lleva ocurriendo años, está en la delantera. La confianza de Lopetegui en Diego Costa es ilimitada aunque el delantero del Atlético siga sin estar cómodo en el esquema de la selección. Rodrigo entiende mejor la filosofía y este año ha explotado como goleador en Valencia. Iago Aspas representa la opción del desenfreno. Un puñal indetectable en los partidos rotos y lleno de espacios. Revulsivo y agitador. Este equipo ha sido competitivo estos dos años incluso ante las grandes selecciones. No es la gran favorita pero ha devuelto la confianza y la autoestima a los aficionados. El camino se presenta cómodo hasta cuartos de final si todo va bien. Después veremos el nivel competitivo real en esta nueva era.

Iniesta felicita a Rodrigo

Fuente: planetfootball.com

El gran rival en el grupo es la campeona de Europa, Portugal. Una condición que infunde respeto pero la selección lusa no es un equipo que infunda excesivo temor. Simplemente se adaptó muy bien a un torneo de nivel muy gris en el que impuso un férreo esquema defensivo y la rentabilidad en sus escasas ocasiones. Hablar de Portugal es hacerlo de Cristiano Ronaldo. El gran referente del fútbol portugués, el competidor voraz, el goleador implacable que rompe todas las marcas anotadoras. Divo sobre el césped y fuera de él, la definición de exceso en todos los sentidos. Llega a Rusia tras su enésima polémica (la duda sobre su continuidad en el Real Madrid) pero como líder indiscutido de la campeona de Europa, huérfana sin él aunque está mejor acompañado que hace dos años en Francia. Bernardo Silva y Guedes ofrecen más prestaciones y desequilibrio que jugadores en plena decadencia como Nani y Quaresma. Éste acudirá a Rusia de todas formas. Andre Silva tiene un nivel más digno que el mediocre Eder, autor sorpresa del gol del título y que ha caído en el olvido. Seguridad en portería (Beto) y una defensa experta y segura apoyada por un centro del campo fabricado para trabajar. La seguridad y la disciplina defensiva son fundamentales para Fernando Santos. No es un equipo de juego atractivo y tiene un claro déficit de creatividad de juego. Tan acuciante como la sensación de orfandad sin Cristiano en el terreno de juego. Sin su astro es un equipo romo en ataque, acusa la pérdida de pólvora. Portugal se encomendará a la voracidad de Cristiano para disfrutar de un largo recorrido en el Mundial. El primer partido, contra España, marcará su trayecto aunque un flojo inicio no fue obstáculo en la pasada Eurocopa.

Cristiano Ronaldo celebra un gol

Fuente: eurosport.com

Las dos selecciones ibéricas son las claras candidatas a pasar a octavos de final. Mucha diferencia con sus dos acompañantes en el grupo. Marruecos puso fin a dos décadas de travesía por el desierto, alejada del fútbol de máximo nivel. Regresa con el estilo tradicional de este equipo aguerrido que lleva hasta el límite la agresividad. No se corta en pegar para marcar territorio. Un puñado de nombres conocidos: Benatia, Nordin Amrabat, Fayçal, Bono, Achraf, Munir (el portero del Numancia, no el delantero cedido por el Barça en el Alavés que aún anda litigando en el TAS para jugar con Marruecos). Defensa dura y agresiva, aunque tiende a los despistes, y delanteros más habilidosos que goleadores. Falta experiencia y talento en el medio para pensar en el pase aunque plantearán partidos muy ásperos. El planteamiento de Irán es muy parecido. Equipo físico que está alejado de sus mejores años, cuando contaba con nombres con cierto empaque en Alemania y España. La selección dirigida por Queiroz apenas tiene rostros conocidos y apenas se contempla una mínima oportunidad para el milagro.

GRUPO C:

Grupo con un candidato muy claro para liderarlo: Francia. Un ilustre que en el pasado Mundial dejó atrás la travesía por el desierto que acompañó le tras el final de su generación más exitosa, la liderada por Zidane. Problemas internos, seleccionadores sin nivel para ocupar el puesto, deficiente organización que convertía al combinado galo en una banda. Con Deschamps en el banquillo regresaron los buenos resultados aunque aún esté presente la amargura de la final perdida en la Eurocopa celebrada en casa, donde partía como claro favorito. Deschamps repite el perfil de equipo de dos años atrás. Enorme capacidad física, escaso talento en el centro del campo y pendientes de la inspiración de Griezmann arriba. Lo primero es seña de identidad del fútbol francés desde la mitad de los años 90 del pasado siglo. Cambió el juego de fantasía de los años 80 por el músculo y el esfuerzo que le llevó a lo más alto del fútbol mundial. El segundo punto es producto de las decisiones del propio seleccionador. Prescindió de hombres como Rabiot y Kondogbia, con buen criterio con el balón y que han realizado una temporada excelente. Difícil de entender cuando falta técnica en la sala de máquinas. Tampoco cuenta con la velocidad y desequilibrio de Payet o Coman. Misteriosas razonas las del seleccionador. Espera un equipo fuerte y rocoso. La seguridad de un magnífico portero (Lloris). Una defensa muy segura, con laterales profundos y ofensivos (salvo que Lucas Hernández se haga con la titularidad) y la garantía que ofrecen Varane y Umtiti en el centro de la zaga. El centro del campo está repleto de jugadores del mismo perfil, muy físico pero justo de talento. Abundan los jugadores de enorme despliegue, defensivos o con llegada, pero no hay un cerebro que ponga orden. Pogba, Matuidi, Kante, N’Zonzi,… Fekir podría poner la nota de distinción en la mediapunta pero no tendrá apenas oportunidades. Una pena, se habla maravillas de él. En ataque sí presenta una notable progresión respecto a la Eurocopa. Griezmann no está solo como referencia goleadora. Le acompañará un grupo de jóvenes que apunta alto. Dembelé y Lemar aportan vértigo y velocidad. Mbappe quema etapas en su camino hacia el estrellato que se vaticina desde su explosión en Mónaco la temporada 2016/17. Un bloque duro pero le costará ganar los partidos con facilidad ante rivales que se encierren. Sin embargo, candidato para asomarse por semifinales.

pogba-y-griezmann

Fuente: sportball.es

La segunda plaza se presenta abierta aunque hay un claro candidato. Dinamarca vuelve a asomarse al fútbol de primer nivel en Rusia. No es la mejor generación del fútbol danés pero cuenta con piezas interesantes. Sobre todo Erikssen, el jugador del Tottenham. Magia, llegada y último pase como cualidades de un centrocampista llamado a ser una referencia en el fútbol europeo. No es el único jugador reconocible en un equipo repleto de piezas que se han curtido en España, Inglaterra y Alemania. Kasper Schmeichel es un guardameta digno bajo palos. Schöne y Krohn-Dehli ofrecen seguridad para acompañar a Erikssen. La delantera tiene desequilibrio (Sisto) y talento (Jorgensen, Dohlberg) pero quizá le falta gol. No estuvo exenta Dinamarca de decisiones controvertidas. Hareide dejó fuera a hombres como Wass y Durmisi que podían aportar mucho. Tampoco está Bendtner por lesión pero el ariete tronco tampoco es que fuera a aportar mucho más al juego ofensivo. Los daneses son los candidatos más serios. Perú está de regreso tras décadas de ostracismo. Desde España 1982 no está presente en un Mundial. Una eternidad. Mucho tiempo ha pasado para un invitado inesperado a la cita mundialista. Le falta experiencia al más alto nivel, pocos jugadores compiten en Europa. Sus nombres más reconocibles se encuentran en ataque. El veterano Paolo Guerrero, que recibió la cautelar del TAS tras dar positivo por cocaína, y Jefferson Farfán son los referentes de un equipo áspero que centra sus opciones en convertir los encuentros en un escenario enfangado. Australia ejercerá de Cenicienta. Los buenos tiempos de los Viduka, Kewell y compañía son cosa del pasado. Con decir que el nombre que más suena es el de Matt Ryan, guardameta que pasó por el Valencia. Le falta tanto a este equipo que aún sigue contando con el incombustible Tim Cahill. No hay otro para marcar que un delantero en el ocaso de su carrera.

Eriksen celebra un gol

Fuente: 20minutos.es

GRUPO D:

El Mundial de Rusia puede ser la última oportunidad de Messi para lograr el ansiado Mundial que tanto se le resiste. El título que corone su gloriosa carrera deportiva y le sitúe sin discusión en un lugar privilegiado en el Olimpo futbolístico. Un reto por él y por Argentina. La albiceleste lleva todo lo que llevamos de siglo acumulando frustraciones. 25 años lleva sin conseguir un solo título. Una eternidad para un país que vive el fútbol con una pasión exacerbada. Bien conoce Messi el peso de liderar a Argentina. Cada decepción conllevaba un dedo acusador hacia el astro. Que sin los jugadores del Barça no era el mismo, que si es un pechofrío, que influye para llevar a sus amigos a la selección. Su liderazgo es una pesada carga en un país que idolatra a Maradona y se ha quedado con la idea que ganó solo el Mundial en 1986. Puedo dar fe que cala hondo en el ideario colectivo argentino. Messi necesita ese Mundial para vencer esa batalla aunque no tenga nada que demostrar a nadie. Se plantará en Rusia con toda esta presión y la creada por los resultados poco favorables de los amistosos previos. Está la falsa creencia que tras el genio, la nada. Es cierto que no ha estado rodeado de jugadores de alto nivel de talento y fantasía, como ocurre en el Barça, pero no es cierto que le acompañaran cojos. Hace años que disfruta de la delantera más poderosa del fútbol mundial pero todos los demás delanteros acaban señalados por la hinchada. Higuain es motivo de chanza y burla debido a su falta de puntería con la albiceleste. Incluso ha inspirado insultos nuevos. A Agüero le persiguen sus desapariciones en encuentros importantes. Dybala es el gran proyecto de futuro pero le falta dar un paso más para convertirse en gran estrella. La polémica ausencia de Icardi añadió mayor controversia. Siempre se sospechó que no encajaba bien dentro del grupo aunque los goles se le caigan de los bolsillos. El centro del campo es el otro sospechoso habitual. No hay un Xavi, Iniesta, Busquets o Rakitic pero me niego a creer que los Banega, Di María, Biglia o Lo Celso sean una panda de indocumentados. No forman un centro del campo estelar pero son buen acompañamiento. Mayores dudas me generan otras líneas. La defensa no es la más sólida y contundente que recuerde en Argentina pero suele rendir bien en los grandes acontecimientos. El mayor problema está en la portería. Romero, el habitual titular, se pierde el Mundial por lesión aunque tampoco se trate de una gran pérdida. El inconveniente para Sampaoli es que no tendrá un portero titular con asiduidad en un equipo europeo. Una anomalía en una posición emblemática en el fútbol argentino. Pese a todo, la exigencia siempre está en mirar a lo más alto. Y todas esperanzas están puestas en lo que se le ocurra a Messi. Ahora o nunca.

messi-argentina

Fuente: rafaelmerino.com

No se va a encontrar la selección argentina un grupo cómodo en la primera fase. Croacia es un rival con capacidad para amargar la existencia a cualquiera. El eterno aspirante a revelación aunque no acaba de dar el salto. Mimbres tiene para pensar en un buen campeonato. El centro del campo croata está entre los más talentosos del fútbol mundial. Contar con jugadores como Modric, Rakitic o Kovacic es un lujo que envidiarían muchas grandes selecciones. Mandzukic tiene sobrada garantía de gol aunque no sea un delantero de estilo estético. Perisic es un puñal por la banda izquierda aunque su irregularidad le reste valor. Atrás dispone de un nivel aceptable aunque los Vrsaljko, Lovren o Corluka tiendan al despiste o la falta de contundencia en ocasiones. Siempre se espera mucho de ellos pero los croatas no terminan de explotar. Les falta superar la presión de los partidos trascendentales. El gran aspirante a la segunda plaza del grupo aunque más les vale a los argentinos no fiarse de los croatas. Nigeria siempre presenta la etiqueta de selección incómoda pero hace tiempo que no es ni la sombra de aquel equipo temible en los años 90. No hay jugadores del talento y nivel de los Kanu, Amokachi, Okocha, Oliseh, Martins,… Como siempre, el mayor valor de Nigeria está arriba. Ighalo se ha hinchado a marcar en Inglaterra y China las últimas temporadas. Iheanacho apuntaba alto en su etapa en el Manchester City aunque se está quedando por el camino.Musa es un delantero aceptable. Obi Mikel (ahora en China) y Moses tienen sobrada experiencia en un grande inglés como el Chelsea. Sin embargo, se mantienen los tradicionales problemas que asolan a muchas selecciones africanas. Falta de rigor táctico, defensa de cristal y porteros que no ofrecen seguridad bajo palos. En su etapa más brillante le costaron a Nigeria la posibilidad de llegar muy lejos. Ahora suponen un handicap casi insuperable. El grupo lo cierra Islandia, el equipo simpático de la pasada Eurocopa. La entrega de un bloque voluntarioso y entregado y su comunión con una afición entusiasta que se volcó con el equipo se ganaron el corazón de muchos aficionados. Los cuartos de final hace dos años supusieron un hito pero el milagro no se detuvo e Islandia se presenta en su primer Mundial. Bloque limitado de talento y enormemente influenciado por el fútbol inglés. Juego honesto y físico sin escatimar una sola gota de sudor. Sigurdsson, centrocampista del Everton, y el delantero Finnbogason, que pasó de puntillas por la Real Sociedad, son los nombres más relevantes de un equipo de perfil bajo. La falta de experiencia no afectó para nada en la Eurocopa de Francia pero un Mundial es otra cosa y el grupo es duro. Los resultados en la preparación tampoco generan optimismo aunque Islandia nunca perderá la fe en sus posibilidades. Lo que nunca faltará es el canto vikingo que entona junto a su afición al final de cada partido.

Luka ModricFuente: depor.com

Leave a Reply

4 Comments on "PREVIA MUNDIAL RUSIA 2018 (I): El último tren hacia el Olimpo"

Notify of

2 months 3 days ago

Grupo A Rusia supuestamente está en crecimiento, pero no me da ninguna seguridad. Arabía Saudí puede ser más correosa de lo que parece, Va a ser un grupo para decidir en la última jornada. Grupo B ¿De Gea no está en discusión? Pues lo discuto desde ya. Marruecos no me parece tan leñero, pero contra nosotros puede serlo. No me quedo tranquilo con la imagen de la defensa y el portero, en parte porque dejan llegar mucho desde el mediocampo. Veremos. Grupo C. Pues Perú lo tiene todo para superar a Dinamarca, Un goleador más fiable y un estilo de… Read more »

Pollosaurio
2 months 3 days ago

No veo nuestro grupo tan cómodo. Irán y sobre todo Marruecos son equipos rocosos a los que cuesta un mundo marcar, y creo que va a haber mucho ceroísmo en el grupo. No descarto que Portugal, que me parece mucho más endeble de lo que se supone, acabe cayendo en fase de grupos. España no lo creo, pero que igual pasa con una victoria y dos empates o similar, si. En el grupo A veo claro favorito a Uruguay, y, si los árbitros no lo remedían, igual Rusia fuera del mundial a las primeras de cambio, apuesto por Egipto como… Read more »

2 months 2 days ago

Lo comentado en el post de diegol de previa del mundial, lo traslado aquí. Gran análisis Perdi, pero de momento te has ido a lo “fácil”, es decir, que no apuestas por ninguna sorpresa y alguna habrá, aunque con lo de España ya tenemos bastante jejeje. Mis pronósticos de estos 4 grupos: A: Uruguay y Rusia , Egipto sin Salah es un equipo mediocre y no creo que llegue en las mejores condiciones, si el faraón llega bien me lo juego a un Rusia y Egipto (de ninguna de las maneras veo a los hijos de Putin fuera en primera… Read more »

2 months 2 days ago

Amigo Javier, Perdi no es que ha ido a lo fácil, es que lo que pone lo suscribo yo también. Ahora bien, todo esto es teoría, luego un mal inicio de una selección como le pasó a España en 2014 y se va todo al carajo en 45 minutos. Del grupo A, sobre el papel Uruguay es favorita pero tengo alguna duda. Los uruguayos juegan mejor los cruces que la de grupos o mejor dicho, se sienten más cómodos cuando el rival lleva el peso del partido. Por ejemplo en 2014, perdieron el inicial contra la teórica débil Costa Rica… Read more »

wpDiscuz