Playoffs NBA 2018: Final de conferencia en el Oeste. Capítulo II.

S.Curry

La confianza parecía con los jugadores de Golden State antes del tercer partido de la serie. Sin embargo, sus minutos iniciales mostraban a un equipo confiado, donde las ayudas no llegaban y Clint Capela podía anotar con facilidad. Ante esa situación, Steve Kerr gastaba un tiempo muerto para despertar la intensidad local. El partido se convertía en un correcalles, del que salían beneficiados los Warriors que tomaban el mando en el marcador. La respuesta de los Rockets, era dirigida por James Harden y acompañada por Eric Gordon. Tenía que aparecer Kevon Looney para, desde la defensa, frenar el acercamiento visitante. Con cuatro minutos de apagón, Houston tenía que dar las gracias por verse a nueve puntos al sonar la bocina del final del primer periodo. El segundo cuarto mostraba que los Rockets no iban a permitir la escapada local de manera sencilla. Golden State se apoyaba en el rebote ofensivo para mantener las diferencias y Paul parecía empeñarse en buscar la tercera falta personal de Looney, tomando malas decisiones para su equipo. Finalmente, era Harden quien conseguía ese objetivo pero, como Jordan Bell tampoco lo ponía fácil, y el desacierto exterior local era acompañado de bandejas erradas por los tejanos, Kevin Durant mantenía once puntos a favor de los Warriors al descanso. El parón traía el intento de las estrellas tejanas por recortar la diferencia, pero lo buscaban individualmente y Stephen Curry se aliaba con Durant para llevar la diferencia hasta los veinte puntos, en apenas dos minutos. Mike D´Antoni buscaba dar sentido al ataque visitante ordenando dar balones a su juego interior. Además subía un punto la intensidad defensiva y Houston se ponía a trece puntos. Ahora era el técnico local quien paraba el partido. Curry volvía a coger el ritmo anotador gracias a un par de bandejas y, con la confianza ganada, se soltaba desde el exterior. Las estrellas visitantes volvían a abusar del bote y la acción individual, la diferencia regresaba al punto de partida. Y los de la bahía de Oakland no frenaban; Durant  daba otro arreón aprovechando los errores en los tiros abiertos visitantes, el base local continuaba inspirado y una técnica a PJ Tucker acercaba la diferencia a los treinta puntos. Sólo los aciertos de Gerald Green y Paul bajaban la diferencia de las dos decenas, pero parecía una remontada muy complicada. Era normal que los Rockets saliesen dubitativos y sin confianza al cuarto final pero, como además Curry se pegaba un homenaje, sus intentos eran inútiles. Golden State se convertía en una apisonadora, las sonrisas eran generales y en cinco minutos se ponían con treinta puntos de ventaja. Los Warriors se ponían por delante en la eliminatoria, dos a uno. Invitado inesperado: Kevon Looney, Shaun Livingston (Warriors)

J.Harden

Los Warriors esperaban un cuarto partido sin sobresaltos, para terminar de encauzar la serie tras la victoria en el tercer partido. El único contratiempo era la baja de Andre Iguodala, sustituído por Kevin Looney en el quinteto titular, que auguraba un equipo más débil defensivamente. Y para dejar claro que era un detalle sin importancia, Houston veía como eran superados en agresividad por los locales. Golden State tomaba ventaja de salida, no permitiendo ni un tiro sencillo. Los visitantes se tenían que aplicar en defensa, porque su ataque tenía dudas para tirar y se comenzaban a ver muchas caricias en las zonas. El doce a cero, en los cinco minutos iniciales, obligaba al tiempo muerto de Mike D´Antoni. El técnico visitante intentaba dar aire al ataque prescindiendo de Clint Capela, sin embargo los primeros puntos visitantes llegaban a la contra; tras un balón perdido por la relajación local. A Steve Kerr no le gustaba esa jugada y paraba el partido en menos de un minuto. Kevin Durant se ponía abuscar acciones individuales, pero el desacierto exterior visitante, permitía a los Rockets verse a nueve puntos al terminar el primer cuarto. El paso por los banquillos apenas variaba el esquema del partido, las defensas se imponían a los ataques y, lo más destacado, era un mal apoyo de Klay Thompson que le llevaba a los vestuarios recién iniciado el periodo. El escolta regresaba a medio gas, los de la bahía de Oakland comenzaban a tener  problemas para circular el balón y James Harden comenzaba a inspirarse. Stephen Curry cometía su tercera falta personal intentando frenarle, los contactos no se pitaban igual en las zonas y los Warriors hacían cosas raras, como faltas a Capela para intentar frenar la anotación visitante. El ataque tejano se soltaba con un Chris Paul muy acertado y Thompson era el único que aguantaba el desafío en el bando local. Looney también alcanzaba las tres faltas personales y la actividad defensiva visitante sobre el balón, con Harden de protagonista, le daba siete puntos de ventaja a Houston para la segunda mitad. Un descanso que volvía a atragantarse al ataque tejano, pero la ventaja acumulada permitía vivir esos minutos con tranquilidad y la cuarta falta de Looney parecía asentar los posibles nervios visitantes, al poder anotar bajo canasta. Con el Oracle Arena extrañamente silencioso, un tiempo muerto de Kerr levantaba la intensidad defensiva local y Curry al público de sus asientos. Con un recital de tiro del base, a nueve metros del aro, Golden State le daba la vuelta al marcador. El técnico de los Rockets quería frenar la avalancha, pero no daba contenido la inspiración de la estrella local. Paul cerraba la herida de un parcial de once a cero con un triple, pero era insuficiente. Draymond Green se lo pasaba bien defendiendo a Paul e intercambiaban teléfonos, Durant soltaba la muñeca y los Warriors devolvían el buen ambiente al Oracle Arena. Houston tenía que remontar una decena de puntos en el cuarto final. Y Curry, viéndose inspirado, salía al cuarto final queriendo resolver. Eso le llevaba a acaparar demasiado balón, y contactos. El cansancio comenzaba a hacer mella en el base, los Warriors se precipitaban en su juego ante las dificultades para circular el balón y, con una mísera canasta en cuatro minutos de juego, Kerr se veía obligado a hablar con sus jugadores porque la ventaja local era mínima. Durant y Paul intercambiaban canastas, pero el rebote ofensivo era lo que desequilibraba la balanza para los Rockets; que se ponían por delante en el marcador. Golden State ni circulaba el balón, ni buscaba el aro y, como el tiro exterior no entraba, Houston tomaba cinco puntos de ventaja. Curry acercaba el marcador con un dos más uno, pero a la siguiente ocasión volvía a errar un triple forzado. Eric Gordon mantenía la distancia con un triple y ya no se verían más canastas en juego en el partido; pese a que todavía restaban más de dos minutos por jugar. Unos jugaban con excesiva calma, los otros precipitados, y se llegaban a los cuarenta segundos finales con los Rockets mandando por tres puntos. Eso sí, la posesión era local. Curry fallaba una bandeja sencilla y Draymond Green sacaba una falta personal en el rebote. Metía un tiro libre y Harden se jugaba un tiro forzado al gastar la posesión botando. El rebote era local, Durant le daba un balón complicado a Thompson que estaba cortando por la zona. Medio despistado el escolta erraba el tiro con el defensor encima y Paul podía cerrar el partido desde el tiro libre. Quedaban cinco décimas de segundo y el base se complicaba la vida al no acertar con el primer tiro libre. Kerr diseñaba una jugada para que Curry se jugase el empate desde la esquina, no entraba y Houston volvía a casa con el empate a dos en la eliminatoria. Invitado inesperado: Gerald Green, Eric Gordon (Rockets)

Leave a Reply

2 Comments on "Playoffs NBA 2018: Final de conferencia en el Oeste. Capítulo II."

Notify of

amirtam
5 months 27 days ago

Me han sorprendido los rockets, no daba un duro por que la serie estuviera igualada a estas alturas.
O quizás es que esperaba más contundencia por parte de los warriors

wpDiscuz