LIGA ACB 2017-18: Jornada 19. Caos azulgrana

Sito alonso durante partido Baskonia

El Barça hizo más que tocar fondo en Vitoria. Perforó el suelo para continuar su caída hacia terreno subterráneo. La fuerte derrota contra Baskonia tuvo tintes de humillación histórica, de consolidación del caos en el que vive sumido desde hace años el club. Sito Alonso pagó el doloroso trance con su puesto. Le vino grande el desafío al técnico ya cesado, víctima de los profundos problemas estructurales que asolan al Barça. Ni siquiera hubo la cortesía que se dispensó a Bartzokas de finalizar la temporada en el cargo. Un proyecto costoso y remozado que no es capaz de arraigar y que degenera a ojos vista. La decadencia es evidente e innegable. El Barça comenzó la década como el equipo más poderoso de Europa. Por entonces era una versión actualizada de la Jugoplastika de Maljkovic. Lleno de talento ofensivo, físico exuberante, intensidad en defensa. Amenaza con acabarla como un equipo de segunda fila en España. Una réplica de los Knicks de los últimos veinte años. Sin rumbo, sin proyecto, sin alma. La eterna reconstrucción que desemboca en irritante frustración. El nuevo bandazo en el timón lleva al banquillo a Alfred Julbe, un viejo dinosaurio que disfrutaba de un retiro aplacible en la cantera azulgrana. Le toca saltar a la arena tras años sin pisar el baloncesto de élite. Tiene la complicada misión de convencer al barcelonismo que esta temporada no se ha dado por perdida. De sacar al equipo del caos en el que está inmerso. Trabajo de titanes tiene ante sí.

Andorra 89 – Real Madrid 87: Laso planteó de inicio una zona 2-3. Decisión sorprendente en el técnico del Real Madrid, poco amigo de las defensas zonales. No afectó demasiado esta novedad a Andorra que castigó la defensa rival desde el triple. Sanè jugaba muy cómodo, generando problemas con su buena mano para lanzar de tres. El buen porcentaje en el triple permitía a Andorra dominar los primeros minutos (13-6, min 5). Tuvo que mejorar atrás el equipo blanco para cambiar la dinámica. Doncic comenzó a aparecer para sumar. Sin hacer ruido ya había consiguiendo números. Pero el principal problema para Andorra era Tavares. El gigante de Cabo Verde aplicó todo su poder de intimidación para hacerse el dueño de la zona. Efecto devastador del pivot madridista. Andorra encajaba un duro 3-20 que empezaba a complicarle el encuentro (16-26, min 9). Peñarroya puso a dos bases en pista para reconducir la situación. Los triples no entraban con tanta frecuencia y el tiro libre era lo que mantenía al conjunto andorrano. La decisión no pudo ser más acertada. Albicy y Jaime Fernández levantaron a Andorra de la lona. Los dos bases locales se jugaban todo y casi siempre les salía bien. Aparte el porcentaje de acierto en el tiro de tres se mantenía alto. 9/16 en triples al descanso para los hombres de Peñarroya que enjugaron la diferencia desde el perímetro (46-46, min 17). Ahora era el Madrid quien se sostenía desde el tiro libre. Cada jugada acababa en personal que permitía sumar a los madridistas. La tercera falta de Jaime Fernández supuso un respiro para los visitantes. La inspiración de Campazzo permitió al Madrid llegar al descanso por delante pero no empezó nada bien el tercer cuarto. Se sucedían los malos ataques, castigados por el acierto exterior que no cesaba del rival. 12/19 era por entonces el impresionante porcentaje de Andorra que daba la vuelta al marcador con un 12-2 de inicio ante un rival precipitado y a punto de quedar desbordado. Doncic pecó de individualismo. Randolph mostró su peor cara, la del pasotismo que le caracteriza cuando considera que el partido no es digno para que se esfuerce. Duró poco en pista, claro.

Albicy dribla a CampazzoFuente: europapress.es

Laso no pidió tiempo muerto pese a que su equipo no funcionaba. Le salió bien porque Andorra mantuvo la velocidad desenfrenada cuando hacía falta un poco de calma. Demasiada precipitación, no aprovechó la ocasión que tenía de marcharse en el marcador. Dos triples seguidos del Madrid igualaron el marcador. Andorra encajó mal el golpe. Demasiadas pérdidas, descontrol en el juego. Sanè (24 puntos, 6 rebotes, 30 de valoración) apareció de nuevo al rescate pero respondió un inspiradísimo Rudy en el tramo final del tercer cuarto para tirar de su repertorio de canastas inverosímiles, incluido un triple en carrera al final del periodo aunque fue anulado por producirse fuera de tiempo. No parecía importar. La zona 3-2, con Taylor en punta de lanza, atascó el ataque andorrano. Campazzo (19 puntos, 8 rebotes, 6 asistencias, 32 de valoración) se movía a sus anchas, haciendo lo que quería con el partido (67-77, min 33). El Real Madrid podía romper el partido pero él mismo dejó pasar la oportunidad. A Doncic no le salían las cosas como de costumbre. Taylor acabó eliminado tras llevarse una técnica. La defensa lo notó. Tavares siguió el mismo camino de forma idéntica. Sanè mantenía con vida a Andorra que se dio cuenta que aún tenía mucho que decir en el encuentro. Apretó en defensa, evidenciando el cansancio acumulado por el equipo blanco tras el duro partido en Moscú. Precipitado y fallón el equipo de Laso que vio esfumarse su ventaja. Un lúcido Albicy (12 puntos, 10 asistencias, 19 de valoración) cambió por completo el choque en los últimos minutos. Una asistencia a Sanè puso por delante a Andorra. El último minuto fue un cúmulo de malas decisiones. Un triple muy lejano y precipitado de Rudy, una falta en ataque de Thompkins. Muchas concesiones. Jelinek anotaría dos tiros libres para certificar un triunfo muy festejado. El Real Madrid caía por primera vez fuera de casa en una cancha muy dura para cualquiera, contra un rival que siempre muestra ante el equipo blanco una competitividad extrema. No creo que quiera encontrarse con Andorra en playoffs.

Blazic perseguido por Causeur y Tavares

Fuente: capitaldeporte.com

CB Canarias 84 – Burgos 76: El buen inicio de Burgos fue cortado en seco por el acierto en el tiro exterior de CB Canarias. No duró mucho pero fue suficiente para adelantar en el marcador a los locales que comenzaron a lucir su defensa agresiva de costumbre. Ponitka comenzó a hacer gala de su enorme potencia para penetrar hacia canasta (19-11, min 6). A Burgos le tocó apretar los dientes. Consiguió frenar el ataque de CB Canarias que sufrió una pájara considerable. Apenas pudo anotar un tiro libre en seis minutos. Burgos daba la vuelta al marcador con un parcial de 1-13 pero los locales consiguieron despertar a tiempo. Davin White, que estaba tirando hasta las zapatillas, encontró la inspiración durante unos instantes. Fran Vázquez libró un bonito duelo con Sebas Sáiz en la zona. Alternativas constantes en el marcador aunque fue CB Canarias quien se marchó por delante al descanso (37-33, min 20). El tercer cuarto caminaba por los mismos derroteros. Ponitka (15 puntos, 6 asistencias, 4 robos, 24 de valoración) no encontraba quien pudiera hacer frente a sus entradas a canasta pero los problemas causados por Deon Thompson (19 puntos, 12 rebotes, 27 de valoración) no fueron menores para los locales. Igualdad hasta que emergió la figura de Fran Vázquez. El pivot de CB Canarias ya fue decisivo en el partido de ida, el del estreno de Burgos en la máxima categoría. Fue igual de resolutivo en el Santiago Martín. Dominó la pintura, desvió lanzamientos, condicionó el ataque rival. No hubo antídoto para Fran Vázquez (19 puntos, 8 rebotes, 2 tapones, 29 de valoración) que marcó el destino del encuentro. Burgos fue perdiendo pie lentamente. El daño causado por el pivot de Chantada se antojaba irreparable (72-59, min 34) pero los visitantes tuvieron orgullo para no dejarse ir. Corey Fischer tomó la responsabilidad en los últimos minutos para apurar las últimas opciones de triunfo de Burgos. Un parcial de 0-9 le dio vida de cara a la recta final. Pero un triple mal lanzado por Jenkins y una mala defensa, aprovechada por Abromaitis para colarse junto a la línea de fondo y matear sin oposición, enterraron sus opciones en el último minuto. Davin White acabó sentenciando desde el tiro libre para cerrar una victoria que mantiene a CB Canarias entre los ocho primeros.

Fran Vázquez atraviesa la defensa de Burgos

Fuente: marchadeportiva.com

GBC 80 – Gran Canaria 87: Inicio muy pobre de partido en Illumbe. Malos porcentajes de tiro, escasa anotación y un ritmo lento que no auguraba un partido ameno. GBC estaba empeñado en que Gran Canaria no llevara el balón a la zona y consiguió frenar su ataque. Sin embargo el equipo donostiarra no aprovechó lo conseguido en defensa. No sacó tajada del rebote ofensivo y su ataque se enredó con las numerosas pérdidas de balón, hasta siete en el primer cuarto. Gran Canaria consiguió ponerse por delante simplemente con salir al contraataque tras pérdida rival. El segundo cuarto comenzó mucho más animado. Intercambio de canastas que favoreció claramente a Gran Canaria. El tiro exterior funcionaba y los visitantes abrían brecha poco a poco. Quedó patente la diferencia de potencial del banquillo de ambos equipos. Seeley (18 puntos, 4 asistencias, 3 robos, 21 de valoración) reflejó el poderío de la segunda unidad de Gran Canaria. Aguilar (11 puntos, 5 rebotes, 17 de valoración) amplió la diferencia. Formó una buena pareja interior con Balvin. El marcador al descanso (30-42, min 20) era el fiel reflejo del diferente nivel de las dos plantillas. Una salida en tromba de los hombres de Luis Casimiro en el tercer cuarto dejó el encuentro casi ventilado. 2-10 de inicio que dejó en una situación desesperada a GBC. Pese al empeño de Norel (17 puntos, 5 rebotes, 17 de valoración) en la zona a Gran Canaria no le costaba mantener la diferencia por encima de los diez puntos por simple inercia. Tenía el encuentro prácticamente controlado pero de manera inesperada llegó la reacción donostiarra. Chery (24 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias, 26 de valoración), como lleva haciendo en las últimas jornadas, empezó a jugarse todo. El base canadiense comandó la reacción en plena racha de acierto enfervorizado. Un parcial de 11-0 metía de lleno en el partido a GBC. El acierto de Chery fue contagioso. Pardina le secundó con dos triples. El partido se había vuelto loco. Una bandeja de Chery igualaba el marcador y daba inicio a un partido nuevo (70-70, min 35). Pese al derrumbe, Luis Casimiro reaccionó a tiempo. No se dejó llevar por el pánico. Recuperó el control del partido con dos bases en cancha. Oliver puso la tranquilidad necesaria para volver a tomar ventaja. A GBC no le vino bien intentar jugar con más calma. Demasiados errores en la recta final que echaron por tierra la remontada. Un rebote ofensivo de Balvin acabó resultando fundamental en los últimos segundos. Seeley no perdonó desde el tiro libre para amarrar de forma definitiva el triunfo. Le cuesta a Gran Canaria mostrar a domicilio la solidez que transmite en casa.

Gran Canaria celebra victoria contra GBC

Fuente: laprovincia.es

Bilbao Basket 77 – Fuenlabrada 83: Fuenlabrada recuperó el acierto exterior que le había abandonado en los últimos partidos. Su arma más poderosa funcionó de manera admirable en el primer cuarto. Desvaneció el efecto sorpresa que supuso la buena aportación en los primeros minutos de Hammink, un bulto sospechoso en lo que llevamos de temporada. A golpe de triple el equipo del sur de Madrid acabó el primer cuarto por delante. 7/12 al inicio del segundo cuarto, un acierto demoledor que descerrajó la defensa local. El acierto en el triple le sirvió para ganar confianza en tareas defensivas. Apretó atrás para dejar al descubierto las mayores miserias de Los Hombres de Negro. Bilbao Basket tardó cuatro minutos y medio en anotar su primer tiro de campo en el segundo cuarto. Para entonces había encajado un parcial de 3-18 que despertó el runrún en Miribilla (21-34, min 14). Bilbao Basket se aferró a los clásicos. Mumbrú trató de levantar, otro partido más, al conjunto bilbaíno pero las pérdidas de balón dejaron la reacción en agua de borrajas. Un triple de Popovic sobre la bocina devolvió la máxima diferencia al descanso (33-46, min 20) y el enfado a la grada que despidió a su equipo con ligeros pitos. Fuenlabrada mantuvo la ventaja durante buena parte del tercer cuarto aplicando la misma receta de la primera mitad. Acierto notable en el triple para contener los arreones de garra de los locales. Bilbao Basket lo intentó de todas las maneras. Devin Thomas (14 puntos, 4 rebotes, 4 robos, 20 de valoración) tiró de Los Hombres de Negro desde el juego interior. Mumbrú (19 puntos, 4 asistencias, 26 de valoración) trataba de aparecer por todas partes. El rebote y la pelea mantenían vivos a los locales pero siempre acaban topando con Popovic que cortaba cualquier intento de acercamiento. La grada pagó la frustración con el arbitraje, que no convenció en absoluto al público de Miribilla. No le faltó garra a los locales para seguir con vida en el encuentro. Hammink (12 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias, 19 de valoración) siguió actuando de factor sorpresa en el último cuarto. Valor y garra no se le podía negar a Bilbao Basket pero acababa chocándose con el muro que suponía Popovic, letal cuando el partido más calienta. Un triple del croata en el último minuto resultó definitivo. No hubo forma de frenar a Popovic (25 puntos, 4 asistencias, 28 de valoración), el gran líder de Fuenlabrada que se reencuentra con el triunfo en Miribilla.

Choque de pecho de Popovic y Eyenga

Fuente: piratasdelbasket.net

Joventut 93 – Estudiantes 96: El clásico de las canteras, aunque en el Ramiro cada vez miren menos hacia los productos de casa, comenzó dominado por Laprovittola (20 puntos, 3 asistencias, 3 robos), al que parece que van a dejar jugar a su antojo en Badalona. El base argentino fue el gran protagonista del primer cuarto, el artífice de las ligeras ventajas que obtuvieron los verdinegros durante los primeros diez minutos. Estudiantes esperaba al acecho, nutriéndose con los tiros libres que le permitían mantenerse cerca en el marcador. Aún no había llegado el momento de Landesberg, tapado por el momento. Estudiantes pudo llevarse un disgusto con su pobre inicio de segundo cuarto. Tres pérdidas seguidas de balón fueron su nefasta puesta en escena en este periodo. En apenas dos minutos perdió cinco balones. El Joventut lograba un parcial de 11-2 que le daba un colchón tranquilizador (36-26, min 13). Salva Maldonado no pudo esperar más a pedir tiempo muerto. Los triples de Kulvietis mantuvieron la ventaja durante unos minutos pero el final de primera parte de los verdinegros no fue nada bueno. Entre Cook y Landesberg igualaron el marcador con un parcial de 0-8 hasta el descanso. Todo lo conseguido por la Penya se iba por el retrete (46-46, min 20). La remontada le dio alas a Estudiantes para crecer. Los triples de Alec Brown le pusieron por delante en el tercer cuarto. El Joventut acusaba las pocas ideas que mostraba en ataque. Demasiado individualismo de Laprovittola y Wayns, Estos dos en un mal día pueden llevar al desastre a su equipo, no conocen el juego colectivo. Estudiantes iba lanzado, sin cadena. Había aparecido la versión más letal de Landesberg. El alero hizo picadillo la defensa local con un acierto demoledor. No hay forma de pararle cuando encuentra la inspiración en ataque. Anotó 16 puntos en un tercer cuarto para enmarcar. Otra exhibición del máximo anotador de la Liga ACB. Cada canasta de Landesberg (28 puntos, 4 rebotes, 30 de valoración) empujaba a Joventut hacia el precipicio (56-67, min 27). Los triples al inicio del último cuarto dieron vida a la Penya. Los verdinegros buscaron más a Jerome Jordan (20 puntos, 7 rebotes, 25 de valoración). Se fajó como siempre en la zona para alargar el trance. Las pérdidas de balón de los colegiales le daban una oportunidad de meterse en el partido pese a errores como el mate que se le escapó a Jerome Jordan. Dos tiros libres pusieron del pivot pusieron el 92-95 a 38 segundos del final. Caner-Medley (13 puntos, 8 rebotes, 19 de valoración) erró el tiro que podía ser definitivo pero Savane acudió raudo a capturar el rebote ofensivo. Sólo necesitó Hakanson anotar un tiro libre para llevar la calma a Estudiantes. Joventut acabó desaprovechando sus últimos tiros, dilapidando sus escasas opciones. Otra bala desperdiciada para una permanencia que se complica aún más.

Triple de Laprovittola contra Estudiantes

Fuente: basquetplus.com

Valencia Basket 103 – Betis 67: La historia en la Fonteta fue muy breve. Dominio absoluto de Valencia Basket desde el primer momento. Un inspirado Will Thomas en los primeros minutos le daba las primeras ventajas al conjunto valenciano, que lucía la elástica de la etapa de su histórico patrocinador, Pamesa. El blanco sustituía al naranja por un día. El Betis no tenía más argumentos que Ryan Kelly (12 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias, 21 de valoración), autor de los ocho primeros puntos del equipo verdiblanco. Poca resistencia para tantas vías de agua. Tiros muy forzados que sumieron al Betis en el caos. Valencia Basket estaba muy acertado en el triple y ponía tierra de por medio (18-6, min 6). Tampoco Pleiss encontraba oposición en el juego interior. En el intermedio entre el primer y segundo cuarto se produjo el homenaje a los campeones de la Copa de 1998. Veinte años son nada, como reza el tango. El homenaje se trasladó a la pista en un frenesí anotador desde el perímetro. Valencia Basket se llevó por delante a los de Óscar Quintana con un acierto demoledor en el tiro de tres. El Betis ni se enteró de lo que le caía encima. San Emeterio (17 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias, 22 de valoración) y Doornekamp (16 puntos, 6 rebotes, 5 asistencias, 26 de valoración) disfrutaron haciendo trizas el aro visitante desde 6’75. Para mayor desgracia bética apareció Green (19 puntos, 2 asistencias, 24 de valoración) en la versión de los primeros meses de la temporada. El Betis era un juguete roto, hundido por el bombardeo exterior y el exceso de individualismo en su ataque. Como sería la situación que Vidorreta se permitió sacar a Josep Puerto en el segundo cuarto. Al descanso ya no había nada que rascar (57-28, min 20) aunque no se relajó Valencia Basket. Tras el intermedio conservó su tremendo acierto en el triple. Rafa Martínez se unió a la fiesta, letal en el perímetro. Los locales llevaban 14 triples en apenas 25 minutos. El record de la Liga CB estaba en serio peligro pero el equipo valenciano sólo anotaría dos más hasta el final de partido. Daba lo mismo, el partido estaba incendiado y las cenizas esparcidas por todas partes. El 16-3 de inicio había convertido al Betis en un pelele maltratado (73-30, min 24). Lo mejor que le podía pasar es que acabara el partido cuanto antes. Quintana sentó a Schilb y el Betis se convirtió en un equipo más colectivo. Al menos sirvió para que la diferencia no creciera aún más. Zagorac (16 puntos) aprovechó el último cuarto para lucir un buen tiro de tres. Valencia Basket ya estaba completamente relajado, pensando en otra cosa. Ya se había dado su particular homenaje. Vidorreta dio unos minutos a los jóvenes Alejandro Vera y Luis Ferrando. Éste anotó el último triple, jaleado por toda la Fonteta. La rúbrica a un partido prácticamente perfecto para olvidar por una tarde las lesiones y miserias continentales.

Lucha por el rebote entre Luke Nelson y Rafa Martínez

Fuente: diariodesevilla.es

Baskonia 96 – Barça 72: (resultado corregido gracias a la ayuda de amirtam) El aperitivo de la eliminatoria de cuartos de final que les enfrentará en diez días en la Copa. Un entremés que causó graves problemas gástricos en Barcelona. Imposible digerir tanta mediocridad. Beaubois indicó a los azulgranas el camino hacia el abismo. Ocho de los primeros diez puntos de Baskonia llevaron su firma. Sito Alonso pidió tiempo muerto tras un peligroso 13-2 de inicio. Su equipo no funcionaba pero tampoco arrancó tras el parón. No era capaz de anotar nada. Una sombra difusa sobre el Buesa Arena. Un entretenimiento para Baskonia que no se cansó de apalear al guiñapo. Beaubois continuaba el recital sin que nadie se lo impidiera. El escenario se parecía al que sufrió el Real Madrid en el Buesa Arena en Euroliga. A Baskonia le salía todo. Y a todos. Shengelia anotó dos tiros nada más ingresar en pista con un evidente toque de fortuna. El Barça representaba el reverso tenebroso. Sólo anotó un tiro de sus primeros catorce lanzamientos. Dos puntos en ocho minutos. Sito Alonso hacía debutar a Edwin Jackson. En apenas cinco minutos ya llevaba tres faltas. Regreso gris del escolta francés. La apisonadora vitoriana pasaba inmisericorde por la pista. 12/17 en tiros de campo para un primer cuarto perfecto que dejaba todo resuelto (34-7, min 11). El Barça hubiera deseado que el castigo acabara allí. No hubo freno para el ataque de Baskonia. Janning aumentaba las pesadillas azulgranas. Voigtmann (8 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias, 24 de valoración) oficiaba de falso base dentro de la zona, distribuyendo juego de dentro hacia fuera. Shengelia (18 puntos, 4 rebotes, 20 de valoración) no fallaba un lanzamiento. No había tregua. El Barça había quedado destruido en todos los sentidos (51-19, min 17). Los tiros libres sólo sirvieron como dosis de árnica para un dolor profundo y constante. Baskonia no dio descanso. 8/10 en triples en la primera mitad, otra prueba de perfección. Los números no mentían. El Barça se iba al descanso 28 abajo tras encajar 58 puntos. Las peores cifras del club en toda la era ACB. Un desastre, un completo naufragio. Una vergüenza, como lo calificó Hanga en los micrófonos al retirarse a vestuarios. No podía ir a peor el equipo de Sito Alonso en la segunda parte. Salió con una mejor actitud defensiva. Navarro se entonó en los primeros compases. 2-10 de parcial para alejar algunos nubarrones. Regresaron tras las técnicas señaladas a Hanga y Navarro. El alero húngaro se la llevó tras protestar vehementemente una falta de Voigtmann. A Navarro le cayó tras discutir acaloradamente esta decisión con los colegiados. Se le olvidó que estaba en Vitoria. Los tiros libres le permitieron seguir sumando a Beaubois (24 puntos, 3 robos, 29 de valoración), lúcido como en el primer cuarto. Sito Alonso recurrió a medidas desesperadas. Dio minutos al joven Kurucs, que volvió a dejar buenos detalles. Oriola dejó su oficio y efectividad de costumbre en la zona. Algunos jugadores de Baskonia daban por ganado sobradamente el partido. Shengelia buscó lucirse con tiros que no venían a cuento. Pedro Martínez le enseñó el camino del banquillo. El pequeño desconcierto había permitido al Barça bajar de los veinte puntos (71-52, min 28) pero la lluvia sólo había amainado un instante. Tomic se fue eliminado al banquillo tras recibir una nueva técnica. Protestas ligeras pero es el Buesa Arena… Voigtmann aportó anotación a su impecable aportación global al inicio del último cuarto. El galimatías en el Barça era tal que acabó jugando sin base puro. Sito Alonso estaba superado por la situación. Oriola (18 puntos, 11 rebotes, 22 de valoración) mantuvo la intensidad hasta el final. De lo poco salvable del Barça, los restos de orgullo en un equipo a la deriva. El desastre era completo, no admitía paliativo alguno. El Barça escribió una de sus páginas más tristes. La última de la amarga trayectoria de Sito Alonso en el banquillo culé.

Timma controla el balón ante la mirada de Tomic

Fuente: eurosport.com

Unicaja 78 – UCAM Murcia 67: A Unicaja le salió respondón UCAM Murcia en el Martín Carpena. Le costó al equipo malagueño tomar la medida a un rival que veía aro con facilidad. Rojas creaba problemas con su carácter combativo, Hannah se comía a Alberto Díaz y Kloof apareció en modo microondas anotando dos triples nada más salir a pista. Muchos problemas para los locales que dependían demasiado de la pareja interior. Shermadini y Carlos Suárez anotaron 15 de los primeros 18 puntos de Unicaja en el partido. La entrada de McCallum (14 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias, 2 robos, 16 de valoración) cambió el juego local. Aportó otra vía más de anotación que le vino muy bien al conjunto de Joan Plaza. El buen momento de Unicaja ha despertado incluso al base, mustio y poco productivo esta temporada. El regreso de Shermadini (16 puntos, 4 rebotes, 17 de valoración) apuntaló el dominio local. El pivot georgiano ya hace tiempo que ha recuperado una buena versión y vuelve a ser el jugador que domina con solvencia el juego interior. Un parcial de 11-0 enderezaba el partido para Unicaja (37-29, min 16) pero no sacó del partido a UCAM Murcia que se aferró con el poderío físico de sus hombres interiores. Soko y Tumba forzaron numerosas personales cada vez que llegaba un balón dentro. Sólo les faltó un mayor acierto en el tiro libre para volver a adelantar a UCAM Murcia aunque al menos lograron que el marcador se ajustara al descanso (40-39, min 20). Unicaja salió decidido en el tercer cuarto a imponer su autoridad. Con una férrea defensa logró sacar de punto al conjunto murciano que las pasó moradas para anotar. Tuvieron que pasar casi siete minutos hasta que una bandeja de Oleson se convirtiera en la primera canasta en juego visitante de la segunda mitad. Sin brillantez pero con un trabajo sólido y eficaz se iba marchando en el marcador Unicaja. A UCAM Murcia se le acabaron los argumentos en la recta final del tercer cuarto. Soko cometió la cuarta personal. Sus vehementes protestas le costaron una técnica y la eliminación. Adiós al principal pilar interior de UCAM Murcia. Dos triples seguidos de Waczynski rompieron definitivamente el partido (65-47, min 29). Los visitantes buscaron la reacción con Benite. Ibon Navarro tuvo que sentarlo porque no anotaba nada y regalaba demasiados balones. No era el día del brasileño. Se echó en manos de las acciones individuales de Kloof (17 puntos, 4 rebotes, 17 de valoración), que estuvo mucho más certero. Lideró un parcial de 0-10 que dejaba un margen para la esperanza (72-63, min 36) pero otro triple de Waczynski enterró definitivamente las opciones del conjunto murciano. Nuevo triunfo convincente de Unicaja que va a llegar a la Copa en el mejor momento de la temporada.

Triple de Waczynski

Fuente: piratasdelbasket.net

Basket Zaragoza 93 – Obradoiro 87: Pep Cargol debutaba como técnico de Basket Zaragoza tras el cese de Jota Cuspinera días atrás. El ayudante del entrenador cesado era el encargado de enderezar el vacilante rumbo del equipo maño. El comienzo no fue para tirar cohetes. No se despojó de su imagen de conjunto atenazado y se vio dominado en los primeros minutos por un Obradoiro efectivo pero que había perdido ya tres balones en cuatro minutos (5-11, min 4). Basket Zaragoza se aferraba el tiro libre para seguir cerca en el marcador. Gary Neal se fue desperezando para sacar a los locales del letargo. Ya había calentado la muñeca, presto para jugarse todo lo que le llegara a las manos. Todo el ataque maño giraba entorno a Neal. No había duda que era el gran y único referente ofensivo. Con la colaboración de De Jong puso por delante a Basket Zaragoza aunque poco duró la alegría. El acierto en el triple devolvió rápidamente el mando a Obradoiro. También Corbacho había afinado la muñeca para presentar batalla a Neal, que anotó 19 puntos en la primera parte. El tiro exterior permitía a los visitantes alcanzar una ventaja suculenta (32-40, min 15) pero la reacción rival no tardó en llegar de manos de un veterano como McCalebb. Cambió el ritmo de juego de Basket Zaragoza y se presentó como una alternativa fiable a Neal. Fundamental en la recta final de segundo cuarto. Otro veterano, Triguero, sorprendió a los pivots de Obradoiro en los minutos previos al descanso. Un parcial de 10-2 hasta el intermedio propició que los locales se marcharan por delante al intermedio (47-44, min 20). Los cambios en el mando del marcador se mantuvieron en el tercer cuarto. 0-5 de inicio que adelantó rápidamente a Obradoiro. Contestó Basket Zaragoza con otro parcial de 7-0. Intercambio constante de golpes. Matt Thomas (22 puntos, 6 rebotes, 23 de valoración) tomó el protagonismo ofensivo en Obradoiro, bien secundado por los pivots. El columpio no paraba en el marcador. El encuentro estaba a la espera de un dominador que no llegaba hasta que Gary Neal (36 puntos, 3 asistencias, 33 de valoración, MVP de la jornada) sacó a pasear su muñeca en el momento de la verdad. Se le fichó para ser el líder del equipo maño y en esta ocasión no defraudó. Acertó cuando debía hacerlo, en los minutos decisivos. Anotador con pedigrí NBA para dar un golpe de efecto al choque. Los tiros libres acabaron cimentando una ventaja que resultaría definitiva (88-78, min 37). A Obradoiro le faltó calma y sangre fría cuando el tiempo se terminaba. Se volcó en exceso en el triple pero los tiradores se encontraban con la pólvora mojada. El rebote ofensivo sólo le permitió alargar la agonía. Una bandeja de Gary Neal en el último minuto decidió el partido y puso la guinda a su excepcional actuación. Endulzó el debut de Cargol en el banquillo liderando un triunfo valioso para poner distancia con la zona de descenso.

Gary Neal intenta bandeja aro pasado con la oposición de Spires

Fuente: cadenaser.com

Pese a la derrota, el Real Madrid (17-2) mantiene una gran distancia sobre su perseguidor, Valencia Basket (13-6). Con 12-7 aparece el cuarteto formado por Barça, Unicaja, Baskonia y Fuenlabrada. Los dos equipos canarios completan los puestos de playoffs con 11-8. Una semana más continúan en puesto de descenso Joventut y Betis con 4-15.

Resultados y clasificación

 

Leave a Reply

2 Comments on "LIGA ACB 2017-18: Jornada 19. Caos azulgrana"

Notify of

amirtam
3 months 18 days ago

Si alguien quiere hacer un estudio de los límites de la paciencia humana, sin duda debe dirigirse al palau blaugrana.
Con un calendario complicado, el octavo puesto corre grave peligro.
Algún zarpazo dará en partidos importantes, pero no parece que vaya a pasar de meras ilusiones ópticas (como la errata en el resultado del partido :mrgreen: )

wpDiscuz