SEGUNDA RONDA PLAYOFFS NBA 2017 EN EL OESTE. CAPITULO II

S.Curry

Los Spurs esperaban seguir ganando en el tercer partido de las semifinales de conferencia, pese a no contar con Tony Parker en la dirección de juego. Su sustituto, el rookie Dejounte Murray, salía tembloroso y, pese a que Patrick Beverley apretaba sobre el base, Houston no sabía aprovecharlo. Los interiores de San Antonio generaban dudas en el ataque visitante por su intimidación y Kawhi Leonard tenía la labor de generar juego para sus compañeros. Las primeras ventajas eran de San Antonio y James Harden empezaba a buscar el aro desesperadamente. La segunda falta personal de Danny Green aliviaba a la estrella local, que ahora podía repartir juego. Trevor Ariza acertaba desde el exterior y la precipitación visitante permitía a los Rockets presentarse en el segundo cuarto con ventaja. El cuadro local se mostraba muy suelto en ataque sin su estrella. Igual de suelto que el ataque visitante, cada vez que se acercaba al aro de Houston. Entraban en cancha los titulares; Harden salía precipitado, se desesperaba porque no podía frenar a Pau Gasol en defensa y no podía superar su presencia en ataque. En tres minutos llegaba su tercera falta personal, pero Mike D´Antony no lo retiraba de la pista. Harden y Ariza marcaban el ritmo local tras el tiempo muerte. Obtenían la respuesta de LaMarcus Aldridge y Leonard, que aprovechaban los mejores momentos del ataque visitante. Los Spurs abrían el tercer periodo con cuatro puntos de ventaja, y pronto la doblarían. Leonard anotaba, como no había hecho en toda la noche, y los Rockets se estrellaban contra los largos brazos de Gasol. Tenía que surgir el apagado Harden para, con doce puntos consecutivos, apretar el marcador. Ese ritmo no lo mantenía mucho tiempo, sus compañeros no acertaban con los tiros abiertos y San Antonio encontraba la anotación de Patty Mills. La ventaja visitante se asomaba, nuevamente, a los diez puntos y D´Antony sentaba a su estrella. La responsabilidad de anotar, y acercar a Houston en el marcador, la tomaban Eric Gordon y Beverley. Sin embargo no contaban con que Jonathon Simmons, con un triple sobre la bocina, permitiría a San Antonio mantener seis puntos de ventaja para el último cuarto. D´Antony se la jugaba sacando a todos sus titulares salvo Ryan Anderson. Harden iba a por todas, Popovich tardaba veinte segundos en equilibrar la apuesta y el escolta local hacía su cuarta falta personal de manera estúpida. La entrada de los pivots visitantes cerraba las opciones anotadoras de los Rockets y Harden se ganaba una técnica. Los problemas del ataque local continuaban y Gasol se convertía otra vez en un problema para la defensa de Houston. Jugando como referencia repartía juego a Aldridge, Beverley hacía su cuarta falta en una ayuda tardía y la ventaja visitante superaba los diez puntos. Harden lo intentaba de cualquier manera, pero aparecían los exteriores de los Spurs para sellar el partido con su acierto. San Antonio conseguían ponerse por delante en la serie, dos a uno. Invitado inesperado: Jonathon Simmons (Spurs)

J.Simmons

Harden no parecía excesivamente presionado por ir por detrás en la eliminatoria. El cuarto partido parecía un importante trámite para la estrella de los Rockets. Lo cierto es que el conjunto local salía muy centrado en su ataque, buscando dividir la zona y abrir el juego. Sin embargo San Antonio se mostraba sin ningún acierto en ataque y, como en defensa se dejaban desbordar con facilidad, las primeras ventajas eran locales. Popovich reaccionaba para ajustar las ayudas y las instrucciones parecían funcionar. Cinco a cero de parcial en un minuto, con unos Spurs más reconocibles. Sin embargo volvía el apagón visitante; no acertaban ni en los tiros libres y la defensa no se centraba para cerrar los espacios a Harden en transición. La diferencia se incrementaba velozmente, superaba los diez puntos y sólo la entrada de los suplentes mejoraba la situación; en parte porque Nene Hilario se lesionaba al minuto de entrar en pista. Pese a la mayor concentración visitante, Houston aprovechaba su atención a las líneas de pase para conseguir doce puntos de ventaja para el segundo cuarto. Unos doce minutos, donde los errores en el tiro eran de los Rockets y Leonard lo aprovechaba para bajar la diferencia de los diez puntos. Capela se cargaba con su tercera falta personal y las zonas eran de San Antonio. D´Antony se la jugaba con Anderson de pivot. El balón circulaba con fluidez, pero los tiros no entraban y los Spurs se acercaban. Houston comenzaba a solventar sus problemas en la defensa interior sacando faltas en ataque. Aldridge picaba hasta cometer su tercera falta e ser sustituido por David Lee. Se perdía intimidación en los de Popovich y los Rockets se aprovechaban buscando el aro. La diferencia se estabilizaba alrededor de los cinco puntos y San Antonio tenía que dar gracias del desparpajo de Murray. La segunda mitad debía mostrar otra cara en los de Popovich y el inicio no era malo. Gasol se imponía a Harden en ataque y el problema defensivo era imposible de solucionar. Los locales acertaban con los tiros abiertos y la ventaja se ponía en dobles dígitos tras dos triples de Harden. Los Spurs se precipitaban y Houston acercaba la diferencia a los veinte puntos, todo a golpe de triple. Sin embargo el lanzamiento exterior de los Rockets dejaba de acertar, Aldridge lideraba un ocho a cero de parcial en dos minutos y la desventaja amenazaba con bajar de la decena de puntos. Gordon, Harden y Anderson aparecían con tres triples (uno sobre la bocina), para dar quince puntos de tranquilidad al bando local, de cara al cuarto decisivo. Y Eric Gordon abría el cuarto con otro triple. Simmons igualaba la marca, pero el escolta local continuaba acertado. Los Rockets cogían confianza, la defensa visitante no paraba las entradas a canasta de Houston y los intentos de Mills por remontar se quedaban cortos. Popovich aceptaba la derrota con su equipo a veinte puntos y siete minutos por jugar. El empate a dos en la serie era un hecho. Invitado inesperado: Eric Gordon (Rockets)

A.Silver

En Utah seguían sin poder contar con George Hill para el tercer partido de la eliminatoria que les enfrentaba a los Warriors. El partido era de mucha tensión, las defensas no dejaban respirar y la primera canasta en juego llegaba tras un rebote ofensivo. En ese escenario los visitantes tomaban ventaja con su mayor facilidad para el pase. Los Jazz respondían buscando con agresividad la canasta y lograban sacar la segunda falta personal de Draymond Green (que no era) con siete minutos de juego. Los contactos eran constantes, pero Golden State seguía por delante gracias a sus estrellas. Gordon Hayward era la única resistencia local desde el exterior y Kevin Durant marcaba diferencias. Los Jazz se presentaban al segundo acto con diez puntos de desventaja. Los suplentes de los Warriors se mostraban más dispuestos a buscar la canasta con energía y las diferencias se mantenían hasta que, el regreso de Hayward, daba a Utah una mayor intensidad en defensa; un par de balones perdidos por el bando visitante obligaban al tiempo muerto de Mike Brown. La vuelta al juego de Durant daba puntos a Golden State, pero no fluidez al juego. Una nueva charla de Brown, y la salida desde el banquillo de Curry, mejoraba la ofensiva visitante. Green protestaba por un codo de Joe Ingles a la garganta, antes de un tiempo muerto de Quin Snyder. En la siguiente jugada cometía su tercera falta personal y protestaba de manera absurda, incluso desde el banquillo, para ganarse una técnica. Rudy Gobert abusaba de físico y los Jazz se ponían por delante en el partido (la primera vez que lideraban el marcador en toda la serie). Con esa mínima ventaja local arrancaba la segunda parte. Utah tenía más claro lo que se jugaba; se mostraba con más agresividad (en ocasiones con permisividad arbitral) y en tres minutos había un parón en el partido. Gobert y Hayward amenazaban con romper el partido, la respuesta visitante la daba Zaza Pachulia. Las referencias locales notaban el cansancio, el ataque se resentía y Snyder les daba un respiro con un tiempo muerto. Pese a ello, Golden State mandaba en el marcador al finalizar el tercer cuarto. Y el capítulo final veía dos formas de jugar, ambas igualmente efectivas. Por un lado estaban los Jazz, generando puntos desde el desequilibrio individual. Enfrente, los Warriors, sumaban anotación aplicando los sistemas. El paso de los minutos iba concentrando cada vez más el ataque local en Hayward; este tomaba todas las decisiones y sus compañeros no siempre acertaban. Además la estrella local se iba cansando y, con tres minutos por delante, Durant y Curry abrían un hueco de ocho puntos para los visitantes. Hayward rompía la sequía de casi cinco minutos sin anotar en juego de su equipo. Sin embargo Durant no estaba para bromas y mantenía la diferencia. Gobert empujaba para lograr la posición al poste bajo, Durant se lo devolvía y se ganaba una flagrante y una técnica. Los californianos se recomponían con un par de canastas de sus estrellas para cerrar el partido. El gran miedo de Golden State era que Durant no pudiese jugar el cuarto partido. Claro que, con el tres a cero en la eliminatoria, parecía un detalle sin importancia. Invitado inesperado: Andre Iguodala (Warriors)

A.Iguodala

Sin novedades importantes, una vez que la NBA había decidido no sancionar a Durant, se presentaba el cuarto partido de la serie. Golden State tenía la oportunidad de cerrar la eliminatoria y sus jugadores salían plenos de concentración. Los cambios defensivos funcionaban y permitían robar balones en anticipación. Para los Jazz lo peor era ver como las estrellas visitantes acertaban limpiamente con sus lanzamientos. Poco a poco la distancia se abría, y Snyder pedía un tiempo de reflexión con sus jugadores. Las ayudas defensivas no aparecían en Utah, Gobert fallaba bajo canasta y, la única buena noticia para los Jazz, era la segunda falta personal de Durant. Tampoco desde el exterior llegaban soluciones para animar a sus aficionados, los Warriors se sentían cada vez más cómodos y la ventaja superaba los veinte puntos tras la disputa de un cuarto. Esa comodidad desaparecía con la aparición de las segundas unidades en pista. Utah salía a morder en defensa y el ataque se soltaba. En dos minutos, Brown necesitaba aclarar conceptos. Sin embargo el parcial no se cerraba; Exum era el jefe que contagiaba a sus compañeros, Ingles el pegamento de la defensa local  y el catorce a cero en tres minutos obligaba a otra charla del técnico visitante. La tercera falta del baluarte defensivo local daba vía libre a Durant, el cansancio frenaba el ataque local y la diferencia crecía nuevamente. Pese a la rápida reacción de Snyder los titulares de Golden State se activaban, la defensa se cerraba sobre Gobert y Curry disfrutaba. Otra vez se asomaban a los veinte puntos de ventaja, otro tiempo muerto local. Y, en esta ocasión, el acierto exterior local se juntaba con el cansancio visitante; para llegar al descanso a menos de diez puntos. El tercer cuarto presentaba la novedad de Exum en el quinteto inicial de los Jazz. Gobert dominaba las zonas y Mike Brown recurría a McGee. Green se desesperaba con los árbitros y sólo la aparición de la estrellas permitía mantener la distancia a salvo. Snyder quería parar la reacción visitante y, por lo visto en la pista, conseguía el efecto contrario. Golden State estabilizaba su ataque con una mejor circulación de balon. Con McGee anotando fácilmente, todo se mantenía bajo control. Salía McGee de la pista, Iguodala despertaba las ayudas en defensa y, con la ayuda de Curry, los Warriors se presentaban en los doce minutos finales con catorce puntos a su favor. El cuarto final arrancaba con Hood buscando los vestuarios tras una mal caída. Ingles lideraba una pequeña reacción, pero Utah no encontraba como acercarse al aro y los tiros salían rebotados. La esperanza local se mantenía porque ocurría lo mismo en el ataque visitante, pero pronto se diluía. Gobert estaba extenuado y Klay Thompson completaba el trabajo. La temporada de los Jazz finalizaba restando cuatro minutos. Invitado inesperado: JaVale McGee, Andre Iguodala (Warriors)

ELIMINATORIA CERRADA: WARRIORS GANAN CUATRO A CERO

Leave a Reply

1 Comment on "SEGUNDA RONDA PLAYOFFS NBA 2017 EN EL OESTE. CAPITULO II"

Notify of

5 months 8 days ago

Golden State sigue en la misión de tratar de limpair su nombre tras los playoffs del año pasado -en especial las finales-. La otra eliminatoria me produce dudas. Houston es un equipo que está en su momento álgido, y han sabido encontrar el punto débil de sus rivales en dos partidos clave. Ambos equipos han vencido fuera y, pese a que los Spurs han recuperado el factor campo, no veo un favorito claro. Se podría alargar a siete partidos la serie, sobretodo si San Antonio no mejora en defensa: el cuarto partido que se marcaron fue sonrojante.

wpDiscuz