FINAL DE CONFERENCIA NBA 2017 EN EL OESTE. CAPITULO I

S.Curry

El primer partido de la serie de la final de conferencia presentaba varios factores a seguir. Por un lado se esperaba con expectación la puesta en marcha de Golden State tras una semana de descanso. En los Spurs todas las miradas se dirigían al tobillo de Kawhi Leonard, que regresaba tras perderse el cierre de la eliminatoria en Houston. Comenzaban bien los tejanos, aprovechando la superioridad de sus interiores en ataque e intimidando en defensa. Los Warriors salían fríos en el tiro, pero un par de carreras les llegaban para igualar el marcador y forzar el tiempo muerto de Gregg Popovich. El ritmo volvía a marcarlo San Antonio, al cuadro local se le veía incómodo y con poca atención a los cambios defensivos. Pocos pases, demasiada precipitación y demasiadas ganas de comenzar a meter los tiros habituales; permitían a los Spurs abrir un hueco. El tiempo muerto de Mike Brown buscaba imponer más criterio ofensivo, pero faltaba concentración. Superior en las zonas San Antonio no perdonaba, con un LaMarcus Aldridge imparable. Finalizaba el primer cuarto con los tejanos mandando por catorce puntos, todo gracias a un parcial de catorce a dos en cuatro minutos. Los suplentes de Golden State jugaban los mejores minutos ofensivos de su equipo. Pese a ello la diferencia no se recortaba, los tiros a más de cinco metros del aro no entraban. Leonard demostraba estar en forma y contaba con el apoyo de Manu Ginobili para ampliar la ventaja. La charla del técnico local venía ahora para solucionar la pasiva defensa de su equipo. No servía de nada, la concentración local estaba bajo mínimos y la intensidad del escolta argentino llevaba la diferencia por encima de los veinte puntos. Leonard no frenaba, Brown ponía en pista a los titulares y Kevin Durant acercaba al equipo local igual. La intensidad defensiva californiana subía un par de puntos y, pese a que los Spurs disponían de hasta tres posesiones en un ataque, la remontada continuaba. Pau Gasol hacía su tercera falta personal y surgía Stephen Curry para, con cinco puntos seguidos, completar un parcial de once a cero. Popovich reaccionaba; Leonard cargaba con medio equipo y Draymond Green también cometía su tercera falta personal. Los problemas defensivos continuaban en los Warriors, la diferencia se estabilizaba en torno a los veinte puntos, y las estrellas locales se iban a los vestuarios con preocupación.

Z.Pachulia

El regreso a la pista traía a un entonado Stephen Curry y otra actitud defensiva. La diferencia se reducía, pero San Antonio encontraba alivio en los triples. Kawhi Leonard pisaba a un compañero de equipo tras uno de esos triples, era su pierna izquierda otra vez y todo el mundo observaba con preocupación sus primeros apoyos. La estrella visitante se iba al banquillo, Durant no tomaba buenas decisiones y los triples seguían cayendo para llevar la diferencia visitante por encima de los veinte puntos. Curry seguía mejorando sus números y Popovich necesitaba abroncar a sus jugadores, y meter a su alero estrella en cancha. Green se emocionaba tras una buena defensa, al árbitro no le gustaba esa tensión y le señalaba una técnica. El pivot local se indignaba, perdía los nervios y la concentración. Por suerte para él, el árbitro callaba. Con todo caldeado llegaba la jugada del partido; Zaza Pachulia decidía poner la mano en la cara de Leonard aunque llegase tarde. Su pie quedaba debajo del alero visitante y el tobillo del alero tejano se resentía. La estrella tenía que retirarse de la pista y, en esta ocasión, ya no regresaría a la pista. El ataque visitante notaba su ausencia, Aldridge era la referencia pero Pachulia lo expulsaba de la zona y Golden State sacaba toda la energía que no había mostrado en la primera parte. Corriendo, y acertando desde el exterior, se colocaban a siete puntos. Popovich, aunque no quería, tenía que parar el partido; el parcial era de dieciseis a cero desde la lesión de Leonard. Era preocupante el parcial encajado en tres minutos; los Spurs necesitaban alguna otra referencia, aparte de su pivot, en ataque. Aparecía la experiencia de Ginobili al rescate y Durant cometía su cuarta falta personal. El nivel de contacto físico permitido subía, Pachulia se adaptaba perfectamente y era Kyle Anderson quien ponía calma en San Antonio. Los Warriors debían remontar nueve puntos en el cuarto final. Y, pese a que la defensa seguía al máximo para dificultar cada pase visitante, Klay Thompson no despertaba en ataque y su equipo lo echaba en falta. Gasol se ponía con cinco faltas personales y el buen trabajo defensivo de los Spurs obligaba a Mike Brown a recurrir a su estrellas. Las ayudas defensivas impedían el brillo de Aldridge y Kevin Durant se lucía en ataque. Popovich daba calma a su equipo, su pivot referencia en ataque estaba demasiado cansado para mantener el ritmo y Durant completaba la remontada con la ayuda de Shaun Livingston. Green se convertía en protagonista en ambos lados de la pista, lo mismo se comía a Aldridge que cometía su quinta falta personal. San Antonio cogía tres puntos de ventaja, faltando dos minutos, y Mike Brown solicitaba un parón. El rebote ofensivo daba tres oportunidados a Golden State de empatar el partido, Curry no perdonaba. Jonathon Simmons se precipitaba y Thompson realizaba su mejor aportación ofensiva del partido. Un pase a Green que, bajo canasta, completaba un dos más uno. Los Spurs no acertaban con el triple abierto, Aldridge tampoco podía anotar tras el rebote ofensivo y Curry cortaba hacia canasta para poner la diferencia entre ambos equipos en cinco puntos. Restaban cuarenta segundos; el cara a cara de la defensa local permitía un mate de Ginobili. El argentino se lanzaba a la ayuda de Patty Mills para encerrar a Thompson en una esquina. el escolta observaba la situación y buscaba ayuda. El base australiano le quitaba el balón de las manos y el jugador local hacía la falta de la fustración. La diferencia era mínima con medio minuto por delante; Curry buscaba desbordar a Aldridge, no lo conseguía y terminaba con un tiro a una mano desde la línea de tiros libres. Con una desventaja de tres puntos, y nueve segundos por delante, San Antonio encontraba el triple desde la esquina de Aldridge. Un lanzamiento que salía despedido a las manos de Mills, que recibía la falta de Thompson en la disputa del balón. Todo o nada con cinco décimas por jugarse, los Spurs cumplían lo establecido; metían el primer tiro libre y fallaban el segundo en busca de un palmeo. Durant se anticipaba a los pivots y los Warriors se adelantaban en la eliminatoria. Invitado inesperado: Zaza Pachulia, Shaun Livingston (Warriors)

K.Leonard

Ambos equipos tenían bajas de importancia de cara al segundo partido; Kawhi Leonard en los tejanos y Andre Iguodala en los locales. El peso de la ausencia visitante era bastante superior, y no tardaba en dejarse notar. Golden State presentaba una intensidad que no tenía en el primer partido, tenía claro a quien presionar y sus estrellas habían afinado el tiro. Eran los Spurs los que tenían despiste en las ayudas, los que no encontraban acierto en sus líderes y, como Jonathon Simmons era el único que ponía algo de acierto, llegaba el tiempo muerto de Popovich. Los visitantes salían con más orden, pero Aldridge se mostraba dubitativo y entre sus compañeros sólo Simmons aportaba puntos. Curry se mostraba muy suelto y la diferencia alcanzaba los diez puntos. Comenzaba a salir a la pista los suplentes; San Antonio encontraba anotación gracias a los tiros libres, pero el base local seguía imparable. Los Warriors mandaban por diecisiete puntos tras un cuarto jugado y el segundo periodo traía más de lo mismo. La intensidad defensiva local dejaba sin soluciones a los Spurs, que no encontraban forma de darle fluidez a su ataque. En Golden State pasaba justo lo contrario, David West y Shaun Livingston mostraban todo su repertorio para poner la separación por encima de los veinte puntos. Regresaba Simmons para mostrarse como el único con la agresividad necesaria para llegar bajo el aro local. Los tejanos iban despertando en su acierto en el tiro, aunque su ataque seguía atascándose y se perdían demasiados balones. Los Warriors no tenían problemas para aumentar la distancia y dejarla cerca de las tres decenas al descanso.

P.McCaw

El tercer acto traía la noticia de la ausencia de Pachulia para el resto del partido. Eso, y un apagón en la concentración local que llevaba a Golden State a estar tres minutos sin anotar. La defensa si mantenía la tensión y no permitía que la diferencia bajase de los veinte puntos. Aunque sorprendía que Mike Brown no hubiese parado el partido, la primera canasta (a la contra, como no) despertaba la agresividad ofensiva de los Warriors. Sin embargo volvían los problemas de concentración al bando local, no se cerraba el rebote bajo su canasta y Brown tenía que hablar con sus jugadores. Entraba JaVale McGee para cerrar la zona y Curry volvía a desatar la tormenta. Con los suplentes el equipo local ganaba en estabilidad y la diferencia superaba los treinta puntos el finalizar el cuarto. La eliminatoria se ponía dos a cero camino de San Antonio. Invitado inesperado: Shaun Livingston, Patrick McCaw, David West (Warriors)

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of

wpDiscuz