PRIMERA RONDA PLAYOFFS NBA 2017 EN EL ESTE. CAPITULO II.

P.Millsap

Tal era la relajación de los Cavaliers de cara al tercer partido de la eliminatoria, que Lebron James bailaba durante el calentamiento. El público de Indiana apreciaba cambios en su quinteto inicial, aparecía la novedad de CJ Miles por un Monta Ellis discreto hasta el momento. Para alivio de los aficionados locales, el equipo funcionaba como un reloj ofensivamente y el reparto del balón producía puntos sencillos. Cleveland aceptaba el desafío con naturalidad, el partido no se rompía y Paul George era el único que no encestaba. Los suplentes saltaban a la pista, Lebron descansaba y los Pacers sacaban rendimiento de Stephenson y Seraphin. Los Pacers llegaban al cambio de cuarto con una decena de puntos a su favor. Regresaba Lebron a pista para el segundo capitulo del libro. El partido se estabilizaba, pero Lebron estaba solo. Escasa respuesta para frenar a Indiana; el quinteto titular local comenzaba a ver los huecos en la defensa rival, Lebron se desesperaba por la falta de ayudas en defensa y los de McMillan, con George desatado, comenzaban a ensanchar la diferencia. La precipitación se extendía por ambos bandos y los Pacers, gracias a su mayor confianza, obtenían un rédito de veinticinco puntos al irse a los vestuarios. La segunda mitad mostraba a la defensa visitante más compacta, su única dificultad era cerrar el rebote defensivo. en ataque castigaban con acierto exterior y pronto se veía que Indiana tenía un problema. Teague marcaba un trote cochinero al ataque visitante, lo llenaba de dudas abusando del bote y, en cuatro minutos, los Cavaliers rebajaban la diferencia en diez puntos. McMillan sacaba de la pista a un Turner poco activo, pero ese no era el problema. La clave, sin solución en los locales, era como contactar con sus interiores. Stephenson agitaba el avispero y hacía crecer la ventaja local hasta los veinte puntos. Sin embargo Lebron se mostraba muy activo en las ayudas, y metía muchas manos en su marcaja a Paul George, este se cansaba y desesperaba con las decisiones arbitrales. Las bandejas locales no entraban, el tiro exterior visitante sí (especialmente un acertado Lebron) y todo quedaba para los doce minutos finales, porque la ventaja local se quedaba por debajo de los diez puntos. Y el cuarto decisivo se abría con el contacto defensivo a flor de piel, Algo que los Pacers manejaban peor en defensa, contacto excesivo, y ataque, porque los árbitros no medían igual. El protagonismo inesperado de Frye y Korver en el ataque visitante, junto a un ataque local donde hasta Stephenson se mostraba tímido, acercaba a Cleveland y Lebron remataba el trabajo. Teague no completaba una jugada de cuatro puntos (en otra jugada mal arbitrada) y George convertía un triple. Era insuficente, la defensa local permitía demasiadas bandejas de Lebron, es más, la estrella visitante estaba cansada. Volvían a aparecer Frye y Korver, George seguía inspirado y Lebron acudía al tiro libre con escaso éxito. Ese descanso en la línea de su estrella, permitía un buena defensa vistante y Lebron ponía, tras un triple, con cuatro puntos de ventaja a los suyos. Restaban tres minutos pero a Lebron le llegaba con defender, y algún error arbitral que dejaba desnudo el sistema de repeticiones, para lograr la victoria tras un triple de Frye. Los Cavaliers lograban el tercer punto de la serie y nadie había notado que Irving no había pisado la cancha en el último cuarto. Invitado inesperado: Kyle Korver, Channing Frye (Cavaliers)

Si algo tenían claro los Pacers era que el cuarto partido de la eliminatoria, era a vida o muerte. Los nervios iniciales eran comprensibles, pero el esfuerzo defensivo de los interiores les daba la primera ventaja. Irving y Lebron se aseguraban de que no hubiese escapada local. Turner cometía una tontería y se cargaba con la segunda falta personal. Los supllentesreactivaban la energía local, pero no el acierto. Regresaba Irving para dar descanso a Lebron y se enzarzaban a meter canastas con Teague. El primer cuarto dejaba a Cleveland a una canasta. El segundo cuarto, mostraba el protagonismo inesperado de Channing Frye y Deron Williams. La ventaja era visitante porque las buenas ayudas de los Cavaliers dejaban pocas opciones bajo canasta. La diferencia se situaba en torno a ls seis puntos. Si aparecía el acierto local se rebajaba; en cuanto los tiros exteriores no entraban, el marcador se iba. Stephenson, Teague y Turner eran los encargados de responder a Lebron y Williams. Con el partido a tres puntos, Stephenson realizaba su tercera falta personal, cargando para anotar una bandeja dejaba al equipo sin parte de esos recursos. Lebron finalizaba la buena circulación de balón visitante, Love clavaba la rodilla en Paul George e Indiana se veía a seis puntos al descanso. El paso por los vestuarios sacaba el mejor juego local, el contacto con Turner mejoraba el resultado y el público entraba en calor. Sin embargo, siempre aparecía Irving para frenar la remontada. El pivot local comenzaba a fallar, la ventaja visitante crecía al despertarse los compañeros del base. El cansancio se notaba cuando los Pacers permitían una bandeja en contra (en una situación de tiros libres a favor), Stephenson se encontraba solo y Cleveland mandaba por once puntos al entrar en el período de cierre. Lebron abría ese período dispuesto a que la ventaja no disminuyese. El partido parecía resuelto hasta que sus compañeros comenzaron a flaquear, Lue tenía que poner a los titulares. Stephenson se enfadaba porque no pitaban una falta de Lebron, en su fustración cometía su quinta falta personal. Sin embargo Indiana no paraba; Irving ya no metía los tiros forzados que antes entraban, la larga distancia funcionaba en el bando local y se veía acompañado por los interiores. Los Pacers se ponían por delante con noventa segundas por jugar. Restando dos minutos el empate era un hecho. Lue ordenaba una jugada que se frenaba en Lebron, pero este acertaba con el triple ante la falta de ideas. Paul George soltaba un balón que no debía soltar, por la presión defensiva de Love. Young recibía el balón, pero Lebron se aprovechaba de su ligereza para quitarle el balón. Lebron no acertaba esta vez con el triple aunque, por suerte para él, el rebote ofensivo era visitante. Korver ponía con tres puntos de ventaja a los Cavaliers. Quedaban menos de veinte segundos que fueron una locura. Teague perdía un balón importante. Con un mal pase cuando George resbalaba, parecía esfumar las opciones visitantes. JR Smith se adornaba en el pase de contraataque y el balón volvía a los Pacers. Paul George fintaba y lanzaba una pedrada contra el tablero. Restaba un segundo cuando Lebron capturaba el rebote y cerraba desde el tiro libre la eliminatoria. Invitado inesperado: Deron Williams (Cavaliers)

ELIMINATORIA CERRADA: CAVALIERS GANAN CUATRO A CERO

Lebron

Milwaukee atronaba en los instantes previos al salto inicial del tercer partido de la serie contra los Raptors. Y el equipo local respondía con enormes ayudas que cerraban las opciones de Valanciunas bajo canasta. En ataque Middleton abría los espacios con su acierto y el equipo podía aprovecharse dentro. Casey pisaba el freno y, durante noventa segundos, hubo un espejismo. Pronto resurgía Middleton para aprovechar los buenos bloqueos de sus compañeros, Toronto no encontraba una buena circulación de balón y la brecha local aumentaba. Las estrellas visitantes se aceleraban, Antetokounmpo y Dellavedova jugaban con inteligencia y la diferencia se acercaba a los veinte puntos. Justo la distnacia que habría al finalizar el primer cuarto y es que la defensa de los Bucks sólo había perrmitido dos canastas en juego en siete minutos. En el siguiente capítulo se repetía la misma historia; Valanciunas no encontraba puntos sencillos, Middleton repartía el juego y Monroe ejecutaba. Nuevo frenazo de Casey para recordar que había que circular el balón. No servía de nada; Middleton y Monroe seguían impenitentes, la diferencia superaba la treintena de puntos y Dellavedova intercambiaba opiniones con un Lowry descentrado por la situación. Monroe se sentaba a descansar, Ibaka se calentaba y Lowry se desesperaba botando intentando encontrar un pase. Milwaukee contaba con veintisiete puntos de ventaja de cara a la segunda parte. Y no era buena señal ver a Valanciunas en el banquillo. Como tampo lo era ver a DeRozan escurriéndose ante un doble marcaje. La agresividad defensiva local continuaba, Thon Maker se hacía enorme por momentos y Lowry tenía que hacer de todo para mantener el marcador. No era suficiente y Antetokounmpo despertaba para cerrar el partido con unos minutos excepcionales. Los Bucks se ponían por delante en la eliminatoria, tras un tercer partido magistral. Invitado inesperado: Thon Maker (Bucks)

Dwane Casey, y por extensión Toronto, llegaban al cuarto partido de la serie con la soga al cuello. Por eso no sorprendía la inclusión de Norman Powell, en lugar del desacertado Valanciunas. De esta forma la defensa canadiense se compactaba mejor y obligaba a más lanzamientos exteriores de los Bucks. Un par de balones robados, eran aprovechados por Lowry para abrir un hueco mínimo. Cinco puntos que se les esfumaban a los Raptors en el minuto final. Todo por un par de malos ataques y el acierto de Middleton. El partido era un dolor de muelas, hasta costaba meter una bandeja. Milwaukee buscaba el balón en defensa y sacaba una ligera ventaja pudiendo correr. Además Antetokounmpo despertaba y Casey debía hablar con su jugadores, el partido amenazaba con la ruptura. La defensa visitante subía líenas de presión y los locales, o perdían el balón, o no acertaban con los triples que disponían. DeRozan se ponía a los mandos de Toronto y permitía que todo quedase por resolver para la segunda parte. Y la igualdad continuaba pese al paso por los vestuarios. DeRozan e Ibaka ponían los puntos visitantes, Snell respondía desde el exterior. Poco a poco aparecían el resto de los Raptors, algo que no pasaba en los locales. Por encima su defensa dejaba a mostrar debilidades. Toronto tomaba seis puntos de tranquilidad para el último cuarto, con el Lowry más suelto de la eliminatoria. Un cuarto final que se abría con una sola canasta en tres minutos de juego, con ambos equipos demasiado precipitados y jugando individualmente. Monroe lo intentaba todo y Casey ponía en pista a Valanciunas. El pivot lituano aprovechaba su frescura para resolver bajo canasta, Monroe volvía a aparecer y los exteriores locales (especialmente Antetokounmpo) forzaban las situaciones. Norman Powell no perdonaba la ocasión, la ventaja visitante alcanzaba la decena de puntos y las estrellas de Toronto ponían el empate a dos en la serie. Invitado inesperado: Norman Powell, Dwane Casey (Raptors)

D.Casey

Entre los aficionados de Chicago había sentimientos contradictorios de cara al tercer partido de la eliminatoria que les enfrentaba a los Celtics. Por un lado querían gritar para llevar a su equipo a la victoria. Por otro, se habían quedado mudos al enterarse de la lesión de Rajon Rondo. Y  es que hasta Hoiberg dudaba del buen acontecer esa noche. Mientras, en el otro lado, Stevens decidía hacer de la necesidad virtud y prescindía de Amir Johnson. Ante los problemas para cerrar el rebote, nada como sacar cuatro exteriores (con Gerald Green) y buscar los réditos de un quinteto, igualmente flojo en rebote, pero más desequilibrante en ataque. Y la cosa no iba mal para ninguno de los dos equipos, aunque el juego ofensivo visitante era bastante más fluído. Boston comenzó a sacar provecho, a base de triples, del excesivo cierre de la zona por parte local y Jerain Grant comenzó a demostrar que no era Rondo. El técnico local necesitaba hablar con sus jugadores. Un par de ajustes defensivos y la ventaja adquirida por el bando visitante, de diez puntos, se reducía a cuatro tras el tiempo muerto. Un espejismo; Grant seguía a lo suyo, el ataque local se llenaba de bote con Butler empeñado en algo y, pese a la mejora ofensiva con los suplentes, Chicago se presentaba al segundo cuarto a dieciocho puntos. Stevens cometía el error de salir con dos grandes a este acto y en tres minutos el parón era obligado. Cambiaba a su pareja interior, pero no metía cuatro exteriores. La insistencia era agradecida por unos Bulls comandados por Wade, que mantenía la distancia en torno a los diez puntos. Salían los cuatro bajos en Boston pero se juntaba, el desacierto exterior visitante, con el equilibrio del ataque de Chicago. Al descanso, la diferencia se quedaba en tres míseros puntos. Sorprendentemente los locales repetían los errores de la primera parte, al inicarse la segunda. Thomas no lo desaprovechaba, junto con Horford, llevaban la ventaja visitante a la decena de puntos. Y cuando el base se iba a descansar, aparecía Olynyk como única referencia interior para romper la defensa local. La diferencia era de trece puntos al encarar el cuarto definitivo, pese a que Butler por fin anotaba. Los doce minutos finales mostraban que, pese a la salida de Jerebko para acompañar a Olynyk, los interiores de los Bulls no encontraban a su pareja. En ataque todo eran choques contra la defensa y los Celtics abrían un hueco, de dieciocho puntos, que sería insalvable para el bando local y su individualismo. Boston ya tenía el primer punto de la serie. Invitado inesperado: Kelly Olynyk, Terry Rozier, Brad Stevens (Celtics)

Más tenso no podía ser el salto inicial del cuarto partido de la eliminatoria. Y es que Boston ya sabía que Rondo no volvería a jugar frente a ellos. Esa tensión tardaba un minuto en romperla Jae Crowder. Los visitantes circulaban el balón con más fluidez y Gerald Green lo agradecía con triples. En los Bulls no había ese acierto y Hoiberg frenaba el partido con su equipo diez puntos por debajo. Pese a los cambios, el equipo no sabía mover el balón. Los Celtics no acertaban ya desde la larga distancia, pero el hueco al cerrar el primer cuarto era de doce puntos. Un cuarto que mostraba la deseperación de Hoiberg con sus bases, Isaiah Canaan estaba en pista. En el bando visitante salían encendidos con la situación, Gerald Green revolucionaba el partido pese al intento de Hoiberg de frenarlo. Con su equipo veinte puntos arriba, Marcus Smart se encaraba innecesariamente con Butler. El equipo de Illinois se crecía desde la defensa y Hoiberg ya dejaba la dirección del equipo a Jimmy Butler. Gracias a eso Chicago llegaba al descanso a once puntos. En el tercer cuarto continuaba la recuperación local. Hasta Isaiah Thomas perdía balones, Butler seguía dirigiendo decentemente y el publico se levantaba tras un triple de Canaan; estaban a cinco puntos. Stevens solicitaba el tiempo muerto, pero la defensa de los Bulls apretaba cada tiro. En ataque Butler encontraba a Robin López bajo el aro y, para delirio de su afición, Chicago se ponía por delante. Apenas duraba un minuto ese liderato en el marcador; los Celtics vigilaban las líneas de pase con más intensidad, el ataque local se llenaba de dudas y Thomas rompía hacía el aro para poner a los verdes con nueve puntos de ventaja para el periodo decisorio. El realizador del partido se entretenía con la maldad de mostrar a Derrick Rose, cuando se reiniciaba el partido. Normal, visto lo visto. En cancha Hoiberg apostaba por sacar rendimiento de su juego interior y, como Thomas descansaba, los Bulls se acercaban. En dos minutos regresaba a pista el pequeño base y, para desesperación de Hoiberg, seguía rompiendo la defensa con facilidad. El tiempo muerto levantaba la defensa, pero el ataque se precipitaba. Así la diferencia se mantenía en torno a la decena de puntos. El partido se apagaba poco a poco, el empate a dos en la serie era inevitable y Boston respiraba con alivio. Invitado inesperado: Gerald Green, Marcus Smart (Celtics)

Brad Stevens

En Atlanta esperaban mucho de sus jugadores, sin embargo eran los Wizards los que salían dormidos. Un parcial de trece a dos en tres minutos, obligaba al tiempo muerto visitante. La defensa capitalina mejoraba, pero los Hawks encontraban puntos en cualquier posición. Por encima el ataque visitante se precipitaba, Wall se sentía abandonado; las ayudas no llegaban y Schröder disfrutaba. La ventaja local, al término del primer cuarto, rozaba los veinte puntos y Atlanta no se paraba a esperar. Los locales compartían el balón, Washington respondía con arranques individuales, la diferencia se estabilizaba y aparecía Schröder en pista para, junto con Millsap, dejar la distancia en dieciocho puntos al descanso. Y la segunda mitad se abría con el novato Taurean Prince dejando su huella, para alegría georgiana. Una felicidad que duraba poco, y es que los Wizards mostraban su rostro más reconocible para colocarse a trece puntos. Buldenhozer daba calma a sus jugadores, Millsap asumía la responsabilidad y Washington no podía encontrar a sus interiores. El parcial favorable, llevaba a los Hawks a contar con más de veinte puntos de ventaja para el cuarto final. Dos triples hacían pensar en la reacción visitante y Buldenhozer ponía a los titulares en pista. La diferencia amenazaba con bajar de los diez puntos, pero Schröder y Millsap volvían a mostrar su mejor versión para  llevar la ventaja local a los veinte puntos. Atlanta lograba su primer punto en la eliminatoria. Invitado inesperado: Taurean Prince (Hawks)

Washington quería demostrar que el resultado del tercer partido había sido un accidente. Sin embargo, el juego interior de los Hawks se covertía en un problema y Scott Brooks paraba el partido. Un tiempo muerto que no lograba contener la fuerza local; los Wizards se agarraban a Brradley Beal y Markieff Morris se iba al banquillo con dos faltas personales. Wall despertaba, y Jason Smith hacía el trabajo sucio, para poner a los capitalinos por delante. Buldenhozer cometía el error de dejar en pista a Schröder con dos faltas y lo pagaba. Calderón entraba en pista con Atlanta a nueve puntos y dos minutos para finalizar el primer cuarto. El cambio le sentaba bien al ataque local (con un Bazemore especialmente agresivo) y Jennings tenía su primer encontronazo con el base español. Defensivamente era otra cosa, Jennings y Wall conseguían mantener estable de cara al segundo cuarto. Un segundo capítulo donde Washington buscaba al defendido por Calderón, pero este desquiciaba a Jennings poniéndose físico y levantaba al público con su actitud. Se veían los minutos más intensos de la serie y los Hawks se encontraban más cómodos. Wall se aceleraba y perdía posesiones imoprtantes, Calderón lo aprovechaba para repartir juego y poner por delante a los georgianos con un triple. El base local notaba el cansancio, se ganaba una técnica con una protesta de pasión y Bazemore era el que alimentaba a howard bajo canasta. Los Wizards estaban fuera del partido, Morris hacía su tercera falta y Wall lo intentaba. Calderón regresaba del banquillo para meter otro triple, Atlanta se ponía nueve puntos arriba al descanso. El parón dejaba la energía local en los vestuarios, Washington ya no permitía la conexión con Howard y el marcador se apretaba gracias a su acierto exterior. Los Hawks no cogían el ritmo de la primera parte, Morris cometía su cuarta falta y Schröder demostraba su frescura de piernas para dejar todo  igualado; con doce minutos por jugar. Unos minutos que se abrían con más intensidad local, y el acierto de Hardaway Jr y Bazemore obligaba a Brooks a frenar. Daba igual; el público vibraba, Calderón acercaba la diferencia a los diez puntos y los Wizards necesitaban más instrucciones. Hardaway Jr cometía un par de errores, que Washington aprovechaba para ponerse a un punto. Millsap aparecía al rescate (en ambos lados de la cancha), Wall no acertaba en sus decisiones y Atlanta toma una ventaja de diez puntos con cuatro minutos por disputar. El base de los Wizards realizaba el intento final, pero hasta las bandejas se le salían. En el otro lado Schröder se mostraba más acertado, el empate a dos en la liminatoria era un hecho. Invitado inesperado: José Calderón, Taurean Prince (Hawks)

Leave a Reply

1 Comment on "PRIMERA RONDA PLAYOFFS NBA 2017 EN EL ESTE. CAPITULO II."

Notify of

5 months 19 days ago

Bien apuntado la entrada en el quinteto inicial de Green y el “small ball” como una de las principales causas de la reacción de los Celtics. Los verdes llevan mucho tiempo sin un pivot importante en la zona, como ya has repetido otras veces, y seguramente esta era una solución sensata para buscar una remontada muy complicada que se ha hecho posible. Con un quinteto más móvil y rápido se han encontrado los Celtics mucho más cómodos en pista y superiores a unos Bulls que adolecen de un base de garantías tras la lesión de Rondo aunque éste tampoco sea… Read more »

wpDiscuz