PRIMERA RONDA PLAYOFFS NBA 2017 EN EL ESTE. CAPITULO I.

Robin López

Mucha curiosidad había de cara al primer partido de Cleveland, tras perder el liderato de su conferencia en la última semana de temporada regular. La clasificación de los Pacers, a última hora, no ocultaba la seriedad del rival que tenían por delante. Tal vez por eso Lebron se lo tomaba con calma de inicio.La estrella local buscaba repartir juego para que sus compañeros ejecutasen. El problema es que defensivamente las ayudas no respondía adecuadamente y las distancias eran mínimas. Fue la salida de Richard Jefferson la que cambió el panorama. Con un poco más de intensidad en defensa y ataque, los Cavaliers se iban por delante en el marcador tras un cuarto jugado. Al inicio del segundo cuarto el equipo local jugaba más individualmente. Sin embargo la distancia no se recortaba, porque la defensa de Indiana no se había presentado. Naturalmente McMillan levantó a sus jugadores en defensa, pero el ataque visitante tampoco daba demasiadas alegrías (principalmente por la falta de aportación de sus interiores) . Así las cosas, los visitantes se iban a los vestuarios con siete puntos de desventaja. Al regresar a pista Paul George salía a por todas. Enfrente, Lebron se esforzaba por frenar el acercamiento rival, A mitad de cuarto el equipo local decidió subir la agresividad defensiva sobre el balón. Los balones robados, y el acierto de Irving , permitía a Cleveland llegar con una ventaja clara al último cuarto. Unos doce minutos finales que nacían con Lebron forzando situaciones, y fallando, y un Lance Stephenson desatado al ser indescifrable para la defensa local. Los Pacers cogían confianza, repartían el balón con criterio y, ante el desacierto exterior de los Cavaliers, lograban ponerse por delante con menos de cuatro minutos por delante. Unos minutos donde los visitantes intentaron resolver individualmente las jugadas, con el resultado de un triple anotado en tres minutos. Mientras, los de Ohio, sacaban rendimiento de sus estrellas. Con medio minuto por jugar, la diferencia entre ambos equipos era de un punto a favor de los de Tyronn Lue. Además contaban con la posesión y debían tenerlo todo a favor. Sin embargo Lebron dejó pasar el tiempo y se tiró un triple irresposable. McMillan armó la jugada en un tiempo muerto, la decisión sería de Paul George. El problema era que Cleveland ya lo había previsto, un dos contra uno obligó a George a soltar el balón y CJ Miles forzó el tiro final. El primer punto de la serie era de los Cavaliers. Invitado inesperado: Richard Jefferson (Cavaliers)

Los Cavaliers se encontraban mucho más relajados de cara al segundo partido de la eliminatoria. La tensión había desaparecido y el inicio de Indiana, comandado por Paul George, obligaba al tiempo muerto local. Había demasiados balones perdidos en su ataque, de modo que la estrellas locales tomaron el mando. Con menos pases Cleveland igualaba el partido y lograba llegar al final del primer cuarto con una ventaja escasa, pese a haber dado descanso a Lebron. Una ventja que crecía con el regreso de su estrella. Los de Ohio cerraban bien las proximidades de su aro y se tomaban cada ataque con paciencia. Como los Pacers no encontraban acierto exterior, la diferencia pronto llegó a los dos dígitos. El tiempo muerto de McMillan levantó la agresividad de Stephenson, pero era tarde; los locales habían cogido confianza, el balón circulaba con velocidad y hasta Deron Williams era un problema. Eso permitía a Lue dar más descanso a Irving. Este salía con la batería cargada y mantenía la distancias con Indiana. Sólo las malas decisiones de Lebron, en el minuto final, lograban acercar a los visitantes. A la segunda mitad los Pacers se presentaban con cinco puntos de ventaja, y una sorpresa, JR Smith no podía jugar. Su lugar fue ocupado por un Shumpert centrado en frenar a Paul George; con su defensa, y el acierto de Irving, la ventaja local alcanzaba la docena de puntos tras un triple del escolta. Los Pacers fallaban tiros libres, bandejas y perdían balones; la diferencia se ampliaba con un Love protagonista. E Irving ponía al equipo, tras un triple, con casi veinte puntos de ventaja para afrontar el cuarto final. Y los iban a necesitar; los tiros no entraban, faltaba agresividad y se perdían balones. Indiana se acercaba poco a poco y Lue activaba a sus titulares. La situación se estabilizaba, pero también tenía que ver la colaboración de Indiana; dando pases arriesgados. Los Cavaliers se presentaban en los tres minutos finales con siete puntos a su favor. Ambos equipos jugaban cada vez más individualmente y los Pacers se colocaban a cinco puntos restando un minuto. en ese momento emergió un Tristan Thommpson desaparecido y, con dos rebotes ofensivos, daba el aire necesario al equipo para cerrar el partido. Cleveland ponía el dos a cero en la serie. Invitado inesperado: Iman Shumpert (Cavaliers)

T.Lue

Un año más el Air Canada Centre ardía en los minutos previos al inicio de la serie de primera ronda de playoffs que los enfrentaba con los Bucks. Y ambos equipos se contagiaban de la versión más agresiva del público. Toronto cargaba el juego en DeRozan y enfrente respondía Antetokounmpo. Todo se mantenía en igualdad y Dwane Casey rompía la dinámica, quitaba a Valanciunas y colocaba a Ibaka de cinco para abrir el ataque local. Sin embargo los canadienses abusaban del tiro exterior, Milwaukee abría un pequeño hueco y Casey rectificaba su decisión anterior. La estrella griega se sentaba a descansar, pero no era suficiente. Los visitantes se mostraban sueltos en ataque y cerraban las penetraciónes cada vez mejor; dominaban por ocho puntos al final del primer cuarto. El segundo acto se abría con un ataque más equilibrado por el bando local. Valanciunas hacía daño, el ataque visitante se atascaba al no llegar bajo canasta y Jason Kidd frenaba el partido con tres minutos jugados; los Raptors estaban pegados en el marcador. Pese al tiempo muerto los problemas ofensivos continuaban. Ni la tercera falta de Lowry, faltando tres minutos para el descanso, evitaba que Toronto se fuese a los vestuarios con una ligera ventaja. El arranque de la segunda parte motró a unos Bucks más centrados en defensa, conseguían cerrar su aro con buenas ayudas y, con ataques rápidos, igualaban el marcador en menos de tres minutos de juego. Thon Maker se hacía grande y los visitantes ganaban en confianza para su ataque. El ritmo se aceleraba y los Raptors mantenían el ritmo con dificultades. Antetokounmpo hacía dos faltas personales en un minuto y tenía que sentarse con ocho minutos de segunda parte jugados. El esperado apagón visitante duró un minuto, hasta que Dellavedova tomó el mando del equipo. Con ataques pacientes, y una defensa bien estructurada, Milwaukee llegaba al último capítulo con cinco puntos a su favor. Un cuarto final donde los de Wisconsin seguían mostrando sus mejores ayudas, robaban el balón y corrían para ampliar la ventaja hasta la docena de puntos. DeRozan regresaba a pista antes de lo previsto, pero la circulación de balón no era fluída y el equipo se precipitaba. Los Bucks mantenían la distancia con su buena defensa y los mejores minutos de Monroe y Middleton. Poco a poco el ambiente se iba enfriando entre los aficionados locales, el primer partido de la eliminatoria era visitante. Invitado inesperado: Malcolm Brogdon, Matthew Dellavedova (Bucks)

Los Raptors tenían claro que no podían irse a Milwaukee con un dos a cero en la serie. Por ello salieron agresivos en ambos lados de la cancha; cargando el juego en Valanciunas y metiendo manos al balón en defensa. Sin embargo, el pivot lituano no era capaz de imponerse y los Bucks respondían con acierto exterior. La igualdad era total y la salida de los suplentes no alteraba el rumbo del partido. Tuvo que llegar el segundo cuarto para que los candienses tomasen una clara ventaja. Con acierto exterior y Milwaukee incapaz de llegar bajo canasta, la distancia rozaba los diez puntos en tres minutos. Kidd dejaba claro que tenían que buscar el aro en ataque, Terry y Monroe lo pillaban a la primera y, como Toronto no mantenía el nivel de acierto exterior, el empate llegaba antes de la mitad del cuarto. Casey pedía un minuto para levantar la intensidad de su equipo. Lowry lo entendía perfectamente y Kidd se veía obligado a poner a Spencer Hawes para abrir espacios en la zona canadiense. Pese a ello, los locales disponían de tres puntos de ventaja para la segunda parte. Y salieron a la pista recuperando las buenas ayudas defensivas, que complicaban la circulación de balón visitante, y volvían a permitir el despegue local con Carroll y DeRozan de protagonistas. Los Bucks levantaban un poco su intensidad, los de Casey se precipitaban y Middleton volvía a acercar a los de Wisconsin. Pese a los intentos de Ibaka por abrir hueco, la ventaja local era mínima al finalizar el tercer cuarto. Sin embargo, el pivot volvía a acertar desde el exterior para disgusto de Jason Kidd. Como además el ataque visitante se dejaba atrapar en las esquinas, el tiempo muerto era imprescindible. La desventaja superaba la decena de puntos, pero Milwaukee igualaba el grado de intensidad local. Ibaka ya no acertaba desde fuera y el partido se apretaba. Antetokounmpo cargaba las cercanías del aro canadiense y los Raptors veían como el griego empataba el partido, con un triple, entrando en los dos minutos finales. DeRozan acertaba uno de dos tiros que realizaba desde la media distancia, mientras que los bases visitantes erraban sendos triples sin marcaje. El minuto final se presentaba con Toronto por delante, por una canasta, y dos tiros libres para PJ Tucker. El alero no acertaba a meter ninguno pero, para alivio de Casey, en el ataque siguiente la estrella griega acaparaba demasiado tiempo el balón y Middleton tenía que forzar el lanzamiento sin acierto. En el otro lado Lowry si acertaba con su tiro forzado y los Raptors cerraban el segundo partido de la eliminatoria. Ls Bucks volvían a casa desilusionados con el empate en la serie. Invitado inesperado: Cory Joseph, PJ Tucker (Raptors)

G.Antetokounmpo

Regresaban los playoffs a Washington y el equipo local salía con más agresividad. Los Hawks se mostraban tímidos, hasta fallaban los tiros libres; y no era el novato, Taurean Prince, el más nervioso ante la situación. Conceder el rebote defensivo y perder balones era normal en esta situación. Wall comenzaba a correr y los Wizards comenzaban a despegarse en el marcador. La diferencia alcanzaba la decena de puntos y Buldenhozer frenaba el ritmo. Los suplentes visitantes subían la intensidad en defensa y Schröder ejecutaba. Atlanta finalizaba el primer acto con cuatro puntos de ventaja para sorpresa de todo el pabellón. Los siguientes doce minutos el partido fue a tirones. La agresividade local era mejor respondida por los Hawks. Todo dependía de si Wall podía correr, pero Schröder calmaba el ritmo todo lo que podía. De esta forma Washington llegaba al descanso tres puntos por debajo, y tenía que dar las gracias a una falta tonta de Millsap faltando décimas de segundo. La estrella visitante no se iba muy contenta a los vestuarios y mantenía una agradable conversación con Markieff Morris. La respuesta del cuatro local se hizo esperar hasta la vuelta del descanso. El partido se calentaba y Morris se mostraba más activo. En tres minutos Buldenhozer solicitaba un tiempo muerto, el partido se había dado la vuelta. Y no se frenaba la tendencia, Morris había contagiado a sus compañeros, su entendimiento con Wall encendía a la afición y la tercera falta de Schröder no ayudaba. Atlanta perdía la confianza, Wall se hacía gigante y la ventaja local se iba por encima de la decena de puntos. Sólo la salida de los suplentes frenó a los Wizards, dejando la ventaja local en siete puntos de cara al cuarto final. Un cuarto que dejó ver el lado más tierno de los suplentes visitantes. Los capitalinos activaron las manos en defensa y los balones salían casi regalados para Washington. La distancia se doblaba en cinco minutos, todo gracias al acierto de Kelly Oubre Jr. Para desgracia de los Hawks el último intento, llevado por Schröder, se quedó corto. Todo porque John Wall se puso el frac para dirigir a su banda de manera magistral. el primer punto de la serie era de Washington. Invitado inesperado: Kelly Oubre Jr (Wizards)

Atlanta abría el segundo partido de la eliminatoria intentando mostrar más agresividad. Y, a los pocos segundos, Morris necesitaba irse al banquillo por un golpe. Nada preocupante pero los vistantes seguían cargando el juego en sus interiores y el regreso del pivot duraba poco tiempo, cometía su segunda falta personal (de forma absurda) en menos de cinco minutos. Para alivio de los Wizards, Gortat comenzaba a aplacar a todo el que se acercaba al aro capitalino. con Wall acertando, y los exteriores visitantes errando, el parcial era de doce a cero. Sólo el descanso de los titulares capitalinos, y un Schröder que buscaba el aro, lograba igualar el partido al finalizar el cuarto. Jason Smith era protagonista, con su intensidad, del despegue local al abrir el segundo cuarto. Salían los titulares, Howard le cogía cariño a Gortat y Buldenhozer se desesperaba con sus jugadores. Tampoco Brooks estaba muy contento, esta vez con el arbitraje, y se ganaba una técnica. Pese a ello Washington domminaba por ocho puntos al descanso. La segunda mitad asomaba con buenas noticias para los Hawks. Con apenas cien segundos jugados, Otto Porter Jr cometía su cuarta falta personal. Hardaway Jr se liberaba, Morris también se sentaba con cuatro faltas; y Kelly Oubre Jr debía sentir envidia porque se unía al club poco después. Atlanta se recuperaba buscando el aro con agresividad, algo que Washington perdía a cada minuto. Wall se estrellaba intentando recuperar esa energía y los visitantes cogían confianza corriendo. La diferencia era de cuatro puntos al comenzar el acto final. Los georgianos comenzaban circulando mejor el balón, pero Jennings sacaba su mejor versión anotadora en respuesta. El ataque de los Hawks perdía claridad por el exceso de bote y los locales tomaban el mando en el marcador. Con todo por decidir se entraba en los minutos finales; Schröder y Millsap buscaban el aro constantemente, y los Wizards  no se quedaban atrás. Hardaway Jr se precipitaba y un balón perdido remataba el partido en favor de los locales. Washington se iba de viaje con el dos a cero a su favor en la serie. Invitado inesperado: Brandon Jennings (Wizards)

J.Wall

En Boston aplaudían a un cariacontecido Isaiah Thomas. La tensión en la cancha era enorme y se notaba en los primeros minutos. Thomas se mostraba agresivo y, cuando la defensa verde comenzó a robar balones, los Celtics cobraron la primera ventaja clara. El tiempo muerto de Hoiberg recordó a los Bulls que podían ser más intensos, en ambos lados de la pista. Comenzaron a buscar el balón en defensa y a percutir buscando la canasta de forma constante. Cuando no anotaban fácil capturaban el rebote y así, pese a la facilidad de Thomas para anotar, el partido no se rompía. Al finalizar el primer acto Chicago se mantenía a cinco puntos. El descanso a la estrella local dejaba al equipo sin anotación. Algo que no desaprovechaban los de Illinois, con Portis de protagonista principal. El base volvía tras apenas tres minutos de descanso, pero es que su equipo había encajado un parcial de diez a cero. Boston comenzaba a buscar más balones a sus interiores, pero la superioridad en las zonas era visitante. Por eso, pese a que los Bulls sufrían para mantener la posesión del balón, al descanso los de Hoiberg llegaban con una diferencia mínima a su favor. El paso por los vestuarios no alteraba el transcurrir del partido. A los Celtics les costaba un mundo anotar y Chicago sacaba rendimiento de las segundas opciones para mantener el partido apretado. Sólo cerca del final de este cuarto los locales lograron abrir un ligero hueco. Con una mejor circulación de balón en su ataque, Boston comenzaba a conseguir anotación bajo el aro rival. Para su desgracia, surgía el Butler más acertado de la noche para llevar el empate al marcador de cara al último cuarto. Un acto definitivo donde volvían las dificultades para anotar de los Celtics. Todo porque no encontraban forma de anotar bajo la canasta contraria. Los Bulls volvían a tomar una ligera ventaja con Portis, otra vez, liderando la anotación visitante. Una diferencia escasa que era absorbida gracias a un poco de acierto exterior. Sin embargo un parcial de ocho a cero en poco más de un minuto, protagonizado por Jimmy Butler, dejaba a Boston en una situación complicada restando cuatro minutos. Isaiah Thomas lo intentaba todo, pero no encontraba el apoyo de sus compañeros. Así los Celtics entraban en los cien segundos finales a siete puntos. Thomas forzaba la situación y Portis parecía sentenciar con un tiro a seis metros faltando ochenta segundos. Sin embargo, la relajación visitante permitíó el acercamiento de Boston. Malos pases, y fallos en los tiros libres, provocaron que la diferencia fuese de dos puntos restando siete segundos. Por suerte, otro mal pase acabó en las manos de Jimmy Butler. Este puso la sentencia desde el tiro libre y el primer punto de la serie se iba a Chicago. Invitado inesperado: Bobby Portis (Bulls)

Una batalla era lo que esperaban los Celtics del segundo partido de su eliminatoria contra Chicago. Y, como es normal, salían a por todas y aprovechaban la falta de intensidad visitante. La primera ventaja era verde, pero enseguida obtenía respuesta de unos Bulls que hacían daño en el rebote y pudiendo correr. Steven probaba a poner cuatro exteriores en pista pero, en menos de tres minutos, se completaba un parcial de catorce a dos que daba la vuelta al marcador. Robin López dominaba las zonas y Rondo dirigía. Además se unía el acierto de Mirotic y la ventaja alcanzaba la decena de puntos. Una diferencia que se reducía a la mitad al cerrarse el primer cuarto, todo porque Hoiberg había decidido dar descanso a Rondo durante noventa segundos. Las dificultades para anotar de los de Illinois seguían siendo notorias en el segundo acto, pero además Boston aprovechaba la ausencia de Robin López. Así las cosas, pese a la entrada de Rondo, la igualdad era la tónica del partido mientras Chicago esperaba el regreso del pivot. Y, efectivamente, su salida a pista rompió otra vez el partido. Al enfilar los vestuarios los Bulls mandaban por ocho puntos, y la segunda parte se esperaba movida en el bando local. Stevens no decepcionaba en el arranque, cambiaba al inoperante Amir Johnson por Tyler Zeller. Con eso conseguía igualar la pelea en las zonas y el marcador. Provocaba el tiempo muerto visitante y la algarabía del público local. La novedad era que Chicago ya no centraba su ataque en los bloqueos de Robin López y la defensa se activaba un poco más en las ayudas. El resultado era un nuevo despegue visitante, para desesperación de una plantilla nerviosa. El partido se presentaba complicado de remontar en el cuarto final, los Celtics tenían que levantar once puntos. Thomas y Olynyk lo intentaron y Hoiberg tuvo que recurrir a los titulares. Rondo controlaba el ritmo del partido, Boston no encontraba más recursos en ataque y la diferencia se incrementaba. Wade cerraba el dos a cero para los Bulls con tres canastas consecutivas. Invitado inesperado: Paul Zipser (Bulls)

Leave a Reply

1 Comment on "PRIMERA RONDA PLAYOFFS NBA 2017 EN EL ESTE. CAPITULO I."

Notify of

russkyi
8 days 3 hours ago

Sorprendente lo que están haciendo los Bulls en Boston, en una eliminatoria en la que el factor anímico eclipsa cualquier análisis táctico que se quiera hacer. De todas formas, lo de los Bulls de este año tiene difícil explicación, casi todos los jugadores han estado en el disparadero en algún momento de la temporada, y ahora, justo en el momento adecuado, parece que por fin han encajado las piezas, unas piezas que no habían encajado en toda la temporada, con Wade sano, empezaron a encajar con Wade fuera, y parece que ahora si que pueden jugar juntos Wade, Rondo y… Read more »

wpDiscuz