LIGA ACB 2016-17: Jornada 24. Como de costumbre, Llull

Sergio Llull celebra tiro ganador contra el Barça

El Clásico futbolero trajo la tradicional emoción e incertidumbre hasta el último instante. El tópico que dice que este partido es diferente y da igual cómo lleguen tanto Real Madrid como Barça estuvo más vigente que nunca. Ni rastro de la diferencia de momentos de forma y anímicos entre ambos ni la mala temporada de los azulgrana. Fue un duelo incierto hasta el último suspiro, decidido por un golpe de inspiración de todo un especialista en tiros decisivos. Sí, nuevamente Llull decantó un partido para el Real Madrid en la última jugada, en el último segundo. El pirómano de Mahón, tan acostumbrado a incendiar encuentros, actuó de bombero para evitar la cuarta derrota consecutiva en Liga ACB del Real Madrid que podía haberse metido en un serio compromiso en la clasificación. Son tantas las ocasiones que Llull ha decidido un encuentro en las últimas temporadas que ya pasa por habitual. As usual lo llamarían los anglosajones. La lista de canastas ganadoras de Llull comienza a ser muy extensa, propia del jugador más desequilibrante y decisivo del baloncesto europeo. Siempre se le espera en estas jugadas y casi nunca falta a la cita. Cuesta encontrar otros referentes así, probablemente nos lleven a grandes nombres cuyo uso en comparación alguna resulta osado. Pero, invariablemente, acaba apareciendo el genio en un desenlace que apenas cambia. Como de costumbre, Llull.

Valencia Basket 101 – Fuenlabrada 86: Conseguido el pase a las semifinales de la Eurocup, Valencia Basket regresaba a la rutina liguera tras dejarse jirones por el camino. Las lesiones de Kravtsov, Diot y Vives dejaban mermado al equipo valenciano. Pedro Martínez sólo podía contar con nueve jugadores del primer equipo pero no pareció notarlo su equipo que salió dominador con un Dubljevic (17 puntos, 7 rebotes, 3 asistencias, 28 de valoración) poderoso que ejercía su autoridad cerca del aro. Fuenlabrada controlaba el rebote ofensivo pero no era capaz de aprovecharlo. Un Paunic muy fallón desperdició demasiadas oportunidades. La falta de un relevo en el puesto de base para Van Rossom obligó al técnico local a recurrir a San Emeterio como solución de emergencia en la dirección. Curiosamente el alero jugó de base en las categorías inferiores del Forum Valladolid. Un regreso al pasado. No pareció echar en falta un base puro Valencia Basket (18-9, min 7) aunque Paco Cruz logró reducir diferencias al final del primer cuarto. Fuenlabrada mejoró su movilidad de balón con Rupnik en pista para mantenerse cerca en el marcador pero no tardó en dar un estirón fuerte Valencia Basket en cuanto pudo correr. Un parcial de 11-2 iniciaba la escapada del conjunto valenciano (41-29, min 17) que afianzaba su juego con el regreso a pista de Dubljevic, inconmensurable en el juego interior durante la primera mitad. Le costaba horrores a los visitantes anotar cerca del aro y tampoco el juego exterior paliaba este problema. No acusaba los minutos sin un base puro pero Valencia Basket resultaba aún más efectivo con Van Rossom (17 puntos, 5 asistencias, 24 de valoración) en cancha. El base belga estiraba la diferencia con su acierto desde el perímetro y ya se acercaba a los veinte puntos. Superó esta barrera cuando los locales castigaban con un par de pases el mal balance defensivo de un rival que se había ido del encuentro. Los golpes le llegaban de todas partes a Fuenlabrada, inexistente en defensa. Sobre todo el tiro exterior encontró muchas facilidades. Los triples de Rafa Martínez (13 puntos, 4 asistencias, 16 de valoración) rompieron la zona con la que buscaba una reacción Jota Cuspinera. Valencia Basket ya se podía ocupar de pensar en su próximo duelo europeo contra Hapoel Jerusalén (81-53, min 30). Incluso Pedro Martínez dio su oportunidad al junior Josep Puerto antes de finalizar el tercer cuarto. Fuenlabrada buscó lavar su imagen desde la línea de tres. Despertó Popovic (18 puntos) que no había estado presente en cancha muchos minutos. Lideró un 0-9 de inicio que llevó a Puerto al banquillo por su fragilidad defensiva con el croata. Popovic abrió un festival de triples al que se unió encantado Sato (20 puntos, 4 rebotes, 19 de valoración). Nunca ha sido un consumado tirador pero se marcó un formidable 6/7 en triples, incluyendo un 3+1. Sin embargo el acierto en el triple acabó permitiendo a Fuenlabrada maquillar el marcador. El acierto inmenso de Popovic y una zona que funcionó bien ante los menos habituales de Valencia Basket redujo el daño pero el triunfo local fue incontestable en todo momento.

Sastre ante David Wear

Fuente: fuenlabradanoticias.com

Basket Zaragoza 85 – Obradoiro 59: Luis Guil se estrenaba en el banquillo de Basket Zaragoza tras al destitución de Andreu Casadevall. Parece que el equipo maño quería congraciarse con su nuevo técnico porque salió con mucha intensidad a la pista desde el primer momento. 12-0 de salida que puso el partido en chino a Obradoiro desde el primer momento. Buscó Basket Zaragoza el juego exterior con más frecuencia de lo habitual y no le fue mal. Benzing (22 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias, 25 de valoración) creó muchos problemas a la defensa rival saliendo con frecuencia a tirar desde la línea de tres. Incluso abusó del tiro exterior pero los cuatro triples anotados por el alero alemán justificaron esta decisión. El juego interior complementaba el acierto de Benzing. Buen trabajo en defensa que contuvo con facilidad a Obradoiro, que volvió a acusar una seria falta de recursos en ataque (24-9, min 8). Le costó a los de Moncho Fernández meterse en el partido pero lo consiguieron en los instantes finales del primer cuarto. Frenó el fulgor de Basket Zaragoza para reaccionar con un parcial de 3-13 aunque los locales no perdieron la cabeza. Mantuvieron a raya a Obradoiro en un segundo cuarto donde bajó la brillantez del juego ofensivo. Mayor espesura y aumento de las imprecisiones. A los locales les bastó con el poderío de Fotu en la zona para manejar una diferencia cómoda. Obradoiro aguantó a tirones para lograr irse al descanso por debajo de los diez puntos de diferencia pero el regreso de la intensidad local en el tercer cuarto abrió brecha de forma inevitable con el paso de los minutos. Pustovyi (17 puntos) se convirtió en la única referencia ofensiva de Obradoiro. Una pelea en solitario contra un rival más sólido colectivamente. Sergi García (13 puntos, 4 asistencias, 19 de valoración) se hizo con el control del encuentro, superando claramente a los bases visitantes. Con apenas 20 años se ha convertido en pieza importante en Basket Zaragoza. Cuando desapareció el acierto de Pustovyi llegó la nada al equipo gallego. La falta de acierto en el tiro de tres enterró todas sus opciones. Apenas logró dos canastas en los últimos seis minutos del tercer cuarto. Basket Zaragoza aprovechó la pájara ofensiva rival para asestar un golpe definitivo al encuentro. Benzing recuperó el acierto y Jelovac (16 puntos, 7 rebotes, 19 de valoración) sacó personales con frecuencia a sus defensores. 18-4 de parcial que resultó definitivo para la suerte del encuentro (68-45, min 30). Ya no quedaba pescado por vender. Basket Zaragoza pudo gestionar con calma todo el último cuarto ante un rival hundido y que había arrojado la toalla. Buen estreno de Luis Guil en Zaragoza, su equipo pone distancia sobre el descenso y hunde a un Obradoiro que emite señales muy preocupantes, sobre todo por la falta de recursos en ataque. Y en el próximo partido recibe al Real Madrid. Como si fueran pocas las dificultades.

Fotu trata de alcanzar el balón

Fuente: basketx.info

Manresa 87 – Baskonia 82: Baskonia comenzó dominando al encuentro sin apenas acelerar al ralentí. El atasco ofensivo de Manresa, que sólo anotó tres puntos en los primeros seis minutos, le permitía mandar en el marcador pero al equipo vitoriano se le veía demasiado frío, encorsetado en un ritmo lento que no le favorece nada a su estilo de juego. Parecía que tuvieran claro que podían vencer sin forzar demasiado, que el triunfo caería por su propio peso ante la fragilidad del  colista. Nada más lejos de la realidad. Esta dinámica acabó animando a Manresa que se encontraba muy cómodo en la pista. Pere Tomàs (14 puntos, 8 rebotes), muy activo y efecto, lideró un parcial de 9-2 que puso por delante a los locales. Los problemas aumentaban para Baskonia que era incapaz de cambiar el rumbo del partido, en manos de Lluis Costa que realizó una dirección muy lúcida y acertada. Cakarun supuso un problema más en el juego interior. Sorprendentemente los pivots visitantes se vieron superados por un juego interior que suele mostrarse frágil y endeble. Nada funcionaba en Baskonia que pagaba el mal día de Larkin. Ni comparación con el equipo que derrotó a Fernerbahçe a domicilio dos días antes. Ahora se veía superado de medio a medio por el colista que le colocaba entre las cuerdas (39-25, min 19). Shengelia (12 puntos, 2 rebotes, 2 asistencias, 16 de valoración) consiguió reducir daños poco antes del descanso pero había que frotarse los ojos para creerse la apreciable diferencia con la que contaba Manresa. La sorpresa no desapareció tras la reanudación. Todo lo contrario. Manresa regresó inspirado a pista para aumentar la ventaja. Baskonia era un equipo que había perdido el norte. Larkin no salía de su desconcierto, ni anotaba ni creaba juego. El desastre era completo desde la línea de tres. No funcionaba el tiro exterior visitante (5/28 en triples), con Larkin y Beaubois nefastos en el triple. La nave vitoriana hacía aguas mientras a su rival le salía todo. Costa era el dueño absoluto del ritmo del partido. El juego interior local seguía haciendo daño. Incluso los tiros complicados tenían la dosis de fortuna necesaria. El Nou Congost no lo podía creer. Todo un equipo ilustre de Euroliga estaba mordiendo el polvo con estrépito (74-54, min 31). Sito Alonso tenía que recurrir a medidas desesperadas para salir de una situación límite pero el escaso acierto no ayudaba a pensar en una reacción. Baskonia buscó una presión alta para poner nerviosos a los locales. Consiguió que empezaran a llegar las pérdidas locales y la diferencia se fuera acercando a los diez puntos pero Hanga estropeó la reacción con sus protestas. Dos técnicas consecutivas que dejaron fuera del partido al alero húngaro y frenaban la remontada. Sin embargo el equipo vitoriano había encontrado la manera de inquietar a su rival con una presión asfixiante y el runrún se instalaba en las gradas al bajar los baskonistas de los diez puntos (80-71, min 38). Las pérdidas de balón y los tiros libres fallados acosaban a Manresa pero sólo era necesaria una buena acción para acabar con el sufrimiento. Un triple de Pere Tomàs tras capturar el rebote tras un tiro libre fallado de Machado puso la sentencia. Aunque las pérdidas y los tiros libres desperdiciados continuaban ya no tenía tiempo Baskonia para una remontada de última hora. Aún hay vida en Manresa tras conseguir un triunfo completamente inesperado.

Trapani trata de arrebatar el balón a Budinger

Fuente: tercerequipo.com

Estudiantes 63 – CB Canarias 82: El ritmo del partido fue propiedad de CB Canarias desde el salto inicial. Los hombres de Vidorreta tuvieron claro en todo momento el tipo de partido que le interesaba en la sesión matinal en el Palacio de los Deportes. No podía dejar que Estudiantes impusiera un ritmo vivo y desenfrenado al choque y lo consiguió con una intensa defensa zonal que no supo atacar su rival. Los colegiales estuvieron negados con los triples que intentaron para romper la zona. En los primeros cinco minutos Estudiantes sólo logró una pírrica canasta en juego. El ritmo lento y pausado permitió controlar la situación a CB Canarias que dominaba con claridad el juego interior. Tanto Bogris como Fran Vázquez (12 puntos, 3 rebotes, 3 asistencias, 21 de valoración) estuvieron infalibles al atacar el aro. Guerra perdida para los del Ramiro que no encontraban alternativas en el perímetro. Dos triples consecutivos de Kirksay en el segundo cuarto aumentaron los problemas para los locales que atravesaban una constante miseria en ataque (19-28, min 14), huérfano de la aportación de Edwin Jackson que tuvo una mañana gris. CB Canarias era consciente que las opciones del Estu pasaban por la anotación del escolta francés y centró su defensa en frenarle. Lo consiguió de pleno. Jackson no anotó un solo tiro de campo en la primera mitad. Para colmo perdió cinco balones en todo el periodo. Con estas pobres prestaciones lo raro es que Estudiantes llegara con vida al descanso (27-35, min 20). Los colegiales anotaron su primer triple del encuentro nada más reanudarse el partido pero no sirvió de acicate para cambiar el rumbo del partido. CB Canarias seguía manejando un ritmo lento y cansino que le permitía mantener la ventaja con comodidad. Jackson aparecía algo más pero tampoco su rendimiento en el tercer cuarto fue para tirar cohetes. Un par de triples y la lucha de Savane mantenían las opciones de Estudiantes en el encuentro pero todo estaba en manos del líder, bien apoyado en unos pivots que seguían asolando la zona rival. Esperaba el momento para dar el golpe de efecto, que llegó al inicio del último cuarto y con un arma muy diferente. Kirksay (16 puntos, 7 rebotes, 17 de valoración) anotó dos triples seguidos nada más iniciarse el último periodo. Otro de Grigonis supuso un 0-9 de inicio que tumbó en la lona a Estudiantes (48-63, min 32). No tuvo capacidad de reacción pese al tiempo muerto de Salva Maldonado. Se estrelló ante una defensa que no funcionó a la perfección todo el encuentro. Acabó destrozado por el vendaval que desató CB Canarias desde el triple en un último cuarto pletórico. Abromaitis (11 puntos, 4 rebotes, 4 asistencias, 3 robos, 18 de valoración) se unió al festival para dejar hechos migas a los colegiales. Tormenta perfecta de un equipo con la moral por las nubes. Parcial de 5-22 para arrasar a un rival impotente e inferior todo el partido (53-76,  min 36). Nuevo golpe de autoridad de CB Canarias que sigue demostrando que va en serio, dispuesto a todo.

Edwin Jackson rodeado de rivales de CB Canarias

Fuente: fullbasket.es

UCAM Murcia 77 – Andorra 53: Andorra pasó como un espectro por Murcia en un partido aciago y nefasto en el que resultó irreconocible. El 7-0 de inicio que encajó fue el comienzo de sus desdichas. UCAM Murcia pasó por la cancha como un ciclón, arrasando a su rival con una óptima movilidad de balón. Campazzo (15 puntos, 5 asistencias, 4 rebotes) hizo cuanto quiso hasta llegar a desesperar a Joan Peñarroya. Impagable el tiempo muerto del técnico de Andorra en el que descargó su frustración. “¡Campazzo cada p… vez!” va a quedar como una de las frases de la temporada. No era para menos el enfado de Peñarroya. Su equipo sólo había conseguido anotar dos puntos en los primeros seis minutos. Para entonces había encajado Andorra un doloroso 19-2 que le complicaba demasiado pronto el encuentro. Lo peor es que no fue capaz de reaccionar. Albicy demostró que no atraviesa su mejor momento. Fue superado en todo momento por Campazzo que ofreció un recital en el primer cuarto. Shermadini se encontraba desaparecido en combate. Un pivot discreto como el argentino Delía logró sacarle del partido. Sin la producción del pivot georgiano, el principal baluarte ofensivo, Andorra se ahogó irremediablemente, arrollado por la inspiración local en el tiro exterior y un Campazzo sublime que se marchó al descanso con 15 puntos, toda su anotación en el partido. Czerapowicz, sustituto del lesionado Nacho Martín, fue el único que se salvó en el segundo cuarto de la mediocridad de un equipo borrado del mapa (44-24, min 20). No mostró un solo atisbo de reacción, ni siquiera cuando la relajación llegó en las filas locales tras el descanso. Shermadini dio señales de vida y logró reducir mínimamente la diferencia pero se encontró solo. La mejoría visitante en defensa no se reflejó en un mejor rendimiento ofensivo y UCAM Murcia pudo mantener una diferencia muy holgada sin apuros. Sólo necesitó volver a apretar en el último cuarto para tumbar a Andorra, que no estaba ni se le esperaba. El rebote ofensivo le permitió a los de Katsikaris volver a superar los veinte puntos de ventaja. Antelo (15 puntos, 9 rebotes, 22 de valoración) se encargó de sepultar para los restos a un rival alicaído y decepcionante en la capital murciana. UCAM Murcia sigue tomando distancia respecto a la zona peligrosa de la tabla. Sin duda el retorno de Katsikaris ha cambiado por completo al conjunto murciano.

Tapón a Burjanadze

Fuente: cadenaser.com

Betis 70 – Gran Canaria 89: Ambiente festivo para celebrar el partido 1000 en Liga ACB del Baloncesto Sevilla. Acto previo al partido con históricos del club y camiseta retro de Caja San Fernando, denominación histórica del antecesor del Betis con la que fue dos veces subcampeón de Liga. Pero las celebraciones quedaron ahí. Gran Canaria se está convirtiendo en un aguafiestas en días señalados. Trabajo serio en defensa de los de Luis Casimiro para amargar la vida a los locales. Bien cerrada la defensa sobre Mahalbasic, no encontraba el Betis vías para atacar el aro visitante (9-18, min 7). La entrada del recién fichado DeAndre Kane supuso un revulsivo para el  cuadro bético. Kane (14 puntos, 10 rebotes) se estrenó con energía y revolucionó el juego del Betis pero su efecto sólo duró hasta el final del primer cuarto. Gran Canaria no varió su guion y mantuvo el buen nivel defensivo con los hombres del banquillo. El trabajo colectivo del equipo de Luis Casimiro es intachable. Bloque muy sólido y amplio que atraviesa un gran momento de forma. El 2-10 de inicio en el segundo cuarto volvía a complicar las cosas al Betis que no encontró otro recurso aparte de Lockett (18 puntos, 8 rebotes, 20 de valoración) que tuvo que tirar solo del carro. Sus 15 puntos al descanso eran insuficientes para frenar a un rival muy compensado con un equilibrio ejemplar entre el juego interior y exterior. La buena defensa le permitió contraatacar a Gran Canaria en más de una ocasión para dejar tocado y casi hundido al Betis (26-47, min 18). Su pobre imagen en la primera parte desencadenó una nueva ración de pitos para el equipo verdiblanco. La llegada del Betis al baloncesto ha traído actitudes futboleras como poner a caldo al equipo con frecuencia cuando llegan mal dadas. Los locales buscaron lavar su imagen tras el descanso con un mejor trabajo defensivo. A partir de ahí llegó el despertar bético durante unos minutos. El Betis empezaba a encontrar a Mahalbasic en la zona y el tiro exterior funcionaba para reducir la diferencia por debajo de los diez puntos (47-56, min 26). Luis Casimiro pidió tiempo muerto para evitar males mayores y consiguió su objetivo. Su equipo se centró de nuevo y respondió con un parcial de 0-7 que obligó a Tabak a parar el encuentro. Ya no perdería Gran Canaria el control del encuentro. Fue un rodillo inmisericorde que pasó por encima de la impotencia del Betis. Oliver (9 puntos, 8 asistencias, 15 de valoración) gestionó con maestría todo el último cuarto, el control del encuentro era suyo. Tabak no encontró soluciones y acabó desesperado en el banquillo. Su equipo volvía a caer con estrépito y se acerca a la zona de descenso. Gran Canaria mantiene su estado dulce de forma y se asoma a los puestos de privilegio. Ojo con los de Luis Casimiro que ya están ahí. Con lo apretada que está la clasificación que a nadie le extrañe verle arriba al final de la Liga Regular.

Paulí lucha por el balón con Nachbar y Stojanovski

Fuente: tintaamarilla.es

Unicaja 77 – Joventut 74: Unicaja entró con mucha fuerza al partido. 8-0 de salida para sorprender al Joventut pero los verdinegros supieron sobreponerse con rapidez al buen arranque local. De la mano de Sergi Vidal (15 puntos, 4 asistencias, 19 de valoración) logró igualar el choque, aprovechando los problemas que estaba encontrando el equipo malagueño para anotar en la zona. Dos triples de Unicaja en el último minuto del primer cuarto dieron un respiro a los hombres de Plaza pero su juego no mejoró. No desaparecieron los problemas para anotar cerca del aro, Jerome Jordan causaba demasiados problemas. Aparecieron las pérdidas de balón para complicar aún más la vida a un ataque muy espeso. Joventut desperdició varias ocasiones para adelantarse hasta que una bandeja de Albert Ventura le daba la primera ventaja del partido a la Penya. La buena defensa dentro de la zona de Joventut mantuvo maniatados a los pivots locales. Muchos problemas para Unicaja que se marchaba al descanso tras ofrecer una imagen muy errática sobre la pista (31-36, min 20). Necesitaba el equipo malagueño mayor vigor y lo encontró con un buen inicio de tercer cuarto. Al igual que al comienzo del choque Unicaja apareció en pista dominador. Desapareció la fortaleza en la zona de Joventut que concedió demasiados rebotes ofensivos a su rival, una especialidad de la casa esta temporada en Málaga. Los pivots visitantes se cargaron de personales y la zona se convirtió en el cortijo particular de los hombres alto de Unicaja. Tantas segundas oportunidades allanaron el camino para los locales que anotaban en cada ataque. Además Waczynski resultaba infalible cada vez que lanzaba. Joventut no pudo resistir la avalancha ofensiva de un rival más vigoroso. Parcial de 14-2 hasta final de cuarto que encarrilaba el triunfo de Unicaja (65-52, min 30). Los locales empezaron a preocuparse más en gestionar el tiempo en el último cuarto, quizá demasiado. Cayó en una pájara en ataque que mantuvo las esperanzas de remontada de Joventut. Le salvó la defensa a los hombres de Joan Plaza para seguir por delante sin sufrir demasiados agobios pero sólo con trabajo atrás no iba a evitar que los verdinegros llegaran con vida al último minuto. De hecho Joventut logró reducir para albergar en los últimos segundos una pequeña esperanza que se esfumó cuando Unicaja logró superar la presión en campo contrario de Joventut para que Brooks (11 puntos, 9 rebotes, 17 de valoración) anotara un mate completamente solo que acabó con el partido a 12 segundos del final. Unicaja no brilla pero ya se ha situado entre los numerosos candidatos a ocupar las primas plazas de la clasificación al final de la Liga Regular.

Mate de Jeff Brooks tras superar a Jerome Jordan

Fuente: antena3.com

Real Madrid 76 – Barça 75: Aunque las sensaciones de los dos grandes futboleros esta temporada son como el día y la noche la realidad liguera indicaba inequívocamente que ambos llegaban al Clásico del Palacio de los Deportes igualados a 15-6. Increíble pero cierto. Con lo apretada que está la clasificación el perdedor se podía meter en una situación inquietante aunque aún quede un tercio de Liga Regular por jugarse. El rendimiento esta temporada de los azulgranas en la gran mayoría de partidos exigentes ha sido deficiente pero su inicio de encuentro en Madrid fue muy solvente. Buena defensa, impidiendo correr al Madrid y tapando los huecos a un Llull algo individualista. Cargó bien el rebote ofensivo, donde Tomic y Claver aportaron segundas oportunidades valiosas. Buena movilidad de balón que permitió tiros cómodos. No fallaba desde el tiro libre. Salvo que la jugada acabara en pérdida siempre que hubiera al menos un lanzamiento el Barça lograba anotar durante los primeros minutos (7-15, min 4). El ataque madridista se reducía a Maciulis que logró los primeros nueve puntos del equipo blanco. Sin embargo ni se alteró un ápice el Real Madrid que continuó a lo suyo, siempre al acecho. Los primeros cambios beneficiaron a los madridistas que fueron afianzando su juego. Empezaban a entrar los triples, frenaba la anotación azulgrana y contenía la sangría en el rebote. El Madrid logró igualar el marcador antes del final del primer cuarto, incluso pudo irse por delante al final del periodo pero desperdició la oportunidad con un par de malos tiros. Volvería a adelantarse el Barça al inicio del segundo cuarto en unos momentos donde el ataque del Real Madrid no encontraba claridad. Como no, estaba en pista Draper. Casi siempre juegan peor los de Laso con él en la dirección. No tardó el entrenador vitoriano en cambiarle por Doncic. La diferencia fue notoria. Aparte de mayor amenaza ofensiva la aportación en el rebote del joven prodigio esloveno fue de gran valía. Sin Claver ni Tomic el Barça dejó de sumar en el rebote ofensivo. Othello Hunter (7 puntos, 10 rebotes, 17 de valoración) hizo un buen trabajo en la zona durante el segundo cuarto para cambiar las tornas en el juego interior. La agresividad del Madrid en defensa permitía lanzar los primeros contraataques, finalizados por Carroll. El banquillo local aportaba mucho más. Ahora el mando era del Madrid, afianzado por el regreso a pista de Llull (16 puntos, 7 asistencias) y Randolph. Dos triples del estadounidense acercaban la ventaja del Madrid a los diez puntos. Le costaba anotar a los azulgranas todo lo que no fuera desde el tiro libre. Ni con Rice ni con Renfroe ni los dos a la vez mejoraba el juego ofensivo, demasiado centrado en el tiro de tres que apenas funcionaba. El Real Madrid, en cambio, acababa el segundo cuarto pletórico. La última jugada fue un duro golpe para la moral culé. En apenas tres segundos Doncic montó un veloz ataque en el que le dio tiempo a pasar a Llull, solo en la línea de tres. Un caramelo para el de Mahón que no suele rechazar. Triple sobre la bocina que ponía en pie a la afición madridista (47-36, min 20). El habitual golpe de efecto que destruye la moral de los rivales. Y la del Barça no está precisamente a niveles altos.

Homenaje a Felipe Reyes

Fuente: piratasdelbasket.net

Bartzokas volvió a tirar del quinteto titular que tan bien le funcionó en los primeros minutos de partido. El efecto fue igual de positivo porque el Barça consiguió que se jugara el partido que le interesaba. Más físico, más trabado. Sin poder correr a tumba abierta el Real Madrid se sintió más incómodo. Con más solidez que brillantez el Barça reducía la diferencia. Tomic (14 puntos, 8 rebotes, 4 asistencias, 26 de valoración) sacaba algo de provecho en cada jugada en la zona. El rebote ofensivo azulgrana volvía a aparecer. Perperoglou (16 puntos) creó numerosos problemas durante todo el tercer cuarto. Raro es ver un mal partido del jugador griego ante los de Laso. Con los quintetos titulares en pista el Barça rendía mejor pero su rival se resistía a ceder el mando en el marcador. El Real Madrid se empeñaba en desperdiciar tiros libres pero su talento le mantenía por delante. Al Barça le faltaba un paso más para afianzarse completamente, sin la aportación de los bases resultaba más complicado culminar la remontada, pero los suplentes sí aportaron más que en el discreto segundo cuarto. Dos triples de Eriksson en el último cuarto pusieron el encuentro al rojo vivo (66-65, min 36) pero encontró respuesta en otro fino tirador como Carroll. Ahora el Real Madrid era quien se apropiaba del rebote ofensivo. Uno de Felipe Reyes supuso su rebote número 4.293. Había superado el record histórico en la Liga ACB de Granger Hall. Parón para homenajear al capitán madridista. Saltaron a la cancha su mujer, sus hijas, su hermano Alfonso. Todo el Palacio de los Deportes en pie para rendir tributo a toda una institución del baloncesto español. Un espectáculo muy americano en medio de un Clásico. Parecía extraño con todo por decidir. No le sentó muy bien la interrupción a los de Laso. Aunque Carroll había estirado la diferencia el Madrid no gestionó bien la recta final. La defensa azulgrana llevaba el partido a un desenlace de infarto. Los de Laso jugaron con fuego perdiendo balones. Hasta tres seguidos que pusieron en un brete a los madridistas. Tomic llevó la angustia al madridismo tras poner el 72-73 a 26 segundos del final. El pivot croata le estaba ganando la partida a los pivots del Madrid. Laso pidió tiempo muerto. Su equipo hizo un ataque rápido. A trancas y barrancas Randolph anotó cerca del aro. 74-73 con 20 segundos por jugarse. El Barça podía agotar la posesión con un último tiro pero Tomic no se lo pensó en encarar el aro cuando tuvo la oportunidad. De nuevo superó a Ayón para anotar con elegancia a falta de 6 segundos. El pivot croata podía convertirse en el héroe en un escenario en el que le suele sobrepasar el ambiente pero había dejado un margen para una última jugada. Sobre todo estando por medio Llull. Bartzokas prescindió de pivot alguna para la última defensa. Espera un lanzamiento exterior. Realmente todos esperaban un tiro de Llull, nadie podía pensar en otra cosa. Evidentemente recibió el balón. Avanzó perseguido por Oleson hasta encontrar el tiro que buscaba. Lo encontró a cuatro metros del aro. Se lanzó hacia atrás para zafarse del marcaje de Oleson y la mano de Claver que buscaba taponarle. Lanzaba su particular tiro bombeado en busca de una nueva hazaña. Una película que ya hemos visto muchas veces y se volvió a repetir. Llull volvía a anotar para añadir otra canasta decisiva en una lista ya muy amplia. El Palacio de los Deportes, eufórico, celebraba otra heroicidad del increíble Llull aunque aún restaban cinco décimas. El tiempo muerto de Bartzokas permitía sacar desde ocho metros, avanzar metros en busca del milagro. A Koponen no le quedó otra que lanzar según le llegaba el balón. No tuvo ni la más mínima oportunidad. El Real Madrid se llevaba el Clásico tras otra machada de su héroe particular.

Tiro ganador de Llull contra Barça

Fuente: universodeporte.com

Descansa: Bilbao Basket

Se mantiene en lo más alto CB Canarias (18-5). Le sigue el dúo formado por Real Madrid y Valencia Basket, con 16-6, y Baskonia (16-7). Cierra el corte para los playoffs Andorra (11-11) aunque igualado con Bilbao Basket. La zona de descenso la siguen ocupando Obradoiro (6-17) y Manresa (4-19).

Resultados y clasificación

Leave a Reply

2 Comments on "LIGA ACB 2016-17: Jornada 24. Como de costumbre, Llull"

Notify of

7 months 3 days ago

Tanto en la bitácora como aquí sugieres que hay otros jugadores (grandes) comparables con Llull en cuanto a efectividad en canastas decisivas. ¿en quién estás pensando?
Me da mucha curiosidad, y no quieres decirlo…
No creo que sea una blasfemia decir que, en ese capítulo concreto (y sólo en ése), SLL23 es comparable a MJ23, por ejemplo.

wpDiscuz