PORTADA Y CONTRAPORTADA: R.E.M./NIRVANA

PORTADA Y CONTRAPORTADA REM-Nirvana

Portada

Con frecuencia pienso que el llamado Rock alternativo o independiente norteamericano es un gran cajón de sastre. Detrás de esta etiqueta  encontramos músicos que se reclaman del garage rock de los años 60-70, del protopunk de Detroit (Stooges, MC5), de las diferentes semillas plantadas por los Byrds y que continuaron Creedence Clearwater Revival, Buffalo Springfield y tantos otros, de la vanguardia neoyorquina representada por Velvet Underground, e, incluso, dependiendo de su lugar de origen, del bluegrass, el country o la música con raíces más amplia. ¿Qué tienen en común Violent Femmes, Sonic Youth, The Jayhawks, Yo la Tengo o Lambchop? Pues si pudiéramos encontrar algo que los acogiera todos quizás sería su rechazo, o, mejor, distanciamiento, de un rock más clásico y asociado a gustos mayoritarios. Se respeta, faltaría más, a Bruce Springsteen, Tom Petty o Bob Seeger, por poner ejemplos señeros, pero NO son lo mismo, no pertenecen a la misma onda, por decirlo así. Pasa algo parecido que con el cine independiente estadounidense, que se distingue  del cine de las Majors básicamente por su presupuesto (y lo que esto lleva aparejado) y quizás, por una temática (y estética también) que incide más en lo cotidiano, consecuencia, en buena medida del primer supuesto. Pero ¿qué sucede cuando un grupo o cantante del rock independiente traspasa la barrera de los pequeños sellos discográficos, del reconocimiento limitado, por muy amplio que sea (ese que les hace alcanzar la denominación de “artistas de culto”) y se convierten en fenómeno de masas?. Pues, la respuesta suele ser tan variada como el tipo de música que hacen, desde la esquizofrenia artística al rechazo del nuevo status o su sumisa aceptación, que de todo hay.

En 1.989, R.E.M., el grupo formado en la pequeña ciudad universitaria de Athens (Georgia) era posiblemente el estandarte del Rock alternativo. Su discografía, cobijada por el pequeño sello IRS, había codificado, por decirlo de alguna manera, los límites de su género. 6 discos, desde el inicial y prometedor Murmur (1.983) hasta el más accesible y pop Green (1.988), en los que los cuatro integrantes de la  banda habían mostrado los múltiples caminos que el rock independiente podía seguir. Había un fuerte componente folk, sin duda, pero enriquecido con propuestas rockeras, influencias californianas y garajeras. Un estupendo recopilatorio (Eponymus, 1.988) había puesto fin a su contrato con la discográfica de siempre y R.E.M. se pasaban al lado oscuro de una gran compañía, Warner, que tras el inesperado éxito de Green se frotaba las manos.

Pero R.E.M. no tenía prisa; nada menos que 3 años tardaron en sacar un nuevo disco, Out of  time (1.991). Profundizando en su vertiente más pop, iniciada en el anterior trabajo, y aupado sobre dos singles perfectos, uno “alegre”, “Shinny happy people” y otro “triste”, “Losing my religión”, el disco vendió millones de copias y elevaron a  R.E.M. al olimpo musical. ¿Todos contentos? Pues Warner, obvio, sí, pero el grupo, no. Algo fallaba; los cuatro miembros (siempre funcionaron como un auténtico colectivo) eran conscientes de las irregularidades y flaquezas -bastantes- de Out of time. Muchas copias vendidas para un resultado artístico algo insuficiente. La banda se encerró en un estudio e inició un proceso de revisión autocrítica nada complaciente .

La consecuencia fue un giro quizás inesperado, una obra que recogía el ambiente de decepción, melancolía y cierta amargura que les envolvía. De ese clima poco optimista se nutre Automatic for the people (1.992), que parece un intento de contradecir los deseos de una multinacional, entregando una obra oscura y dolorosa. En principio nada hacía pensar que el disco fuera un acontecimiento, pero sorprendentemente (o quizás no), Automatic… supo conectar con el estado de ánimo de un público cansado posiblemente de fórmulas ya gastadas y se convirtió en un éxito tremendo.

Y merecidamente, hay que decirlo, Automatic for the people es sin lugar a dudas la obra maestra de R.E.M. Sobre una base claramente folk (no hay más que oír “Try not to breathe” o “Sweetness follows”) sobrevuelan los extraordinarios arreglos orquestales de John Paul Led Zeppelin Jones, mientras que un par de temas dan el contrapunto rockero, “The sidewinger sleeps tonite” e Ignoreland”. Joyas como “Everybody hurts” o “Man of the Moon” dan el tono a un disco desesperanzado, a veces críptico, y profundamente melancólico. Mi canción favorita es “Nightswimming”, en la que sobre una sencilla melodía al piano -apenas dos acordes-, va deslizándose la voz de Michael Stipe mientras que una delicada orquestación  milagrosamente medida arropa y eleva el tema.

R.E.M. seguirían haciendo discos notables  -siete más- hasta su separación en 2011 (“acabamos con la música antes que ella acabe por nosotros” declararon), pero nunca llegaron a alcanzar la cumbre que un momento de desilusión y duda les impulsó a crear. Y nosotros, con la involuntaria crueldad del fan, agradecidos por ello.

Contraportada

Si alguien hubiera pronosticado que el último gran fenómeno musical de EEUU en el siglo XX tendría lugar en Seattle no hay riesgo en pensar que todo el mundo le hubiera tenido por algo desorientado.Y no es que la lluviosa metrópolis del Estado de Washington carezca de atractivos, tiene una merecida fama de ser abierta, emprendedora, y liberal; pero claro, con Jimmy Hendrix (que además se fue pronto de allí) como única figura musical reconocida no tenía muchos boletos para ser elegida. Sin embargo, fue allí en donde surgió el grunge a finales de los años 80. Todos recordamos su estética (camisas de leñador, pantalones raídos, botas de montaña, melena suelta) y su visión del mundo, entre escéptica e inconformista, neohippy diríamos hoy. La música que lo acompañaba era una mezcla de rock duro, punk, rock clásico y garaje sesentero. Música que fue impulsada por una discográfica local, Subpop, hoy sello de música alternativa de Time Warner, y en la que participaron docenas de bandas: Pearl Jam y Nirvana como más conocidas, pero también Soundgarden, Green River, Stone Temple Pilots, Alice in Chains y muchos más. Las guitarras distorsionadas, potente percusión, los cambios constantes de ritmo,  melodías repetitivas como letanías, son algunas de sus señas de identidad.

La historia de Nirvana es tan conocida que casi no merece la pena detenerse en ella: inicios dentro del rock alternativo con Bleach (1.989), la explosión mediática con Nevermind (1.991), la consagración con In Utero (1.993) y un final abrupto, no por anunciado menos triste, tras el suicidio de su líder Kurt Cobain, convertido  en icono del grunge y en uno de los últimos mártires del rock. La conocida historia de una fama mal digerida mezclada con una personalidad compleja y conflictiva fruto de una infancia infeliz y una adolescencia desorientada que arruinan un futuro prometedor.

De toda la discografía de Nirvana, aceptando de antemano la jerarquía de Nevermind, me quedo  con Unplugged in New York (1.994), quizás su obra más atípica, grabado en directo para la MTV en noviembre de 1.993 y editado un año más tarde. La razón es sencilla; las canciones de Cobain desnudas, sin la estridencia y disonancias buscadas típicas del grunge, demuestran su grandeza, los juegos de guitarra de  Krist Novoselic y Cobain resaltan los temas mientras una percusión comedida del batería David Grohl enriquece el conjunto. Da la sensación de que Kurt Cobain estaba iniciando un cambio de estilo como demuestran los covers  registrados (The Vaselines,  3 temas de Meat Puppets, que además participan en el concierto- más dos estremecedoras versiones de Leadbelly y David Bowie) y la negativa, que enfureció a los jerifaltes de MTV, a tocar alguna de las canciones más conocidas de Nevermind.

Pero eso nunca lo sabremos. El 8 de abril de 1.994 un empleado de una compañía eléctrica encontró el cuerpo sin vida de Kurt Cobain en una habitación de su casa de Seattle. Junto a la escopeta que utilizó para acabar con su vida se encontraron una nota destinada a su mujer, Courtney Love, un jarrón de flores y discos, tabaco y alcohol desordenados por el suelo. En un rincón, sobre un plato de un viejo tocadiscos descansaba el último álbum de R.E.M., Automatic for the people.

PORTADA O CONTRAPORTADA: Tú decides. ¿REM o Nirvana?

View Results

Loading ... Loading ...

Leave a Reply

10 Comments on "PORTADA Y CONTRAPORTADA: R.E.M./NIRVANA"

Notify of

Pollosaurio
4 years 6 months ago

He votado por Nirvana, pero más por lo que representan, que por su música, que tambien. He votado el impulso creativo versus la laboriosidad, el esfuerzo, pero con mucho talento. Pero podía haber votado al revés, que tambien, por que elegir ahi es dificil. Pongo dos canciones de cada grupo que a mi me gustan especialmente. http://www.youtube.com/watch?v=AKKqLl_ZEEY Stand http://www.youtube.com/watch?v=YoQ4aR393Is World leader pretend Quizás si me he de quedar con un disco de REM, dudaría entre el Automatic for the people y el Green, más pop igual, pero con carga de profundidad incorporada, como demuestran en este world leader pretend. http://www.youtube.com/watch?v=mcXYz0gtJeM… Read more »

4 years 6 months ago

Ya lo dije en la bitácora, pero aquí lo dejo para la historia del blog. Realmente es el mejor artículo de los Portada/Contraportada que has publicado. Y eso es decir mucho porque todos tienen un nivel fabuloso, pero éste en concreto está escrito con una sensibilidad y elegancia sublimes. Y más si tenemos en cuenta que nos estás hablando de grupos de los que se ha escrito hasta la saciedad.

strum
4 years 6 months ago

No se puede votar hoy, hombre. No se puede. Nirvana fue un bombazo, pero es que la carrera de REM es solidísima, y haciendo algo muy muy difícil, que es que cambiaban de registro casi como querían. Pollosaurio, el Monster, un disco con distorsión y feedback a raudales que no fue demasiado entendido en su momento, a mi me parece un trabajo excelente también. En su momento hicieron un concierto de la serie Storyteller, donde explicaban el origen de las canciones y veías que en ese grupo había más de un compositor, músicos de gran altura. Y Nirvana, pues nada.… Read more »

4 years 6 months ago

Pues quizá nos encontremos ante una de las razones de por qué mi vida quiso (aunque ya era reincidente) que sus derroteros fueran en busca de los otros mundos que habitan en este. Ese exceso de tirones a la cuerda que ya me hastiaba por aquellos años 90, en donde veía como el postureo no se inventó en nuestros días y las redes sociales. No nos engañemos, al menos yo no lo hice, si hay una época en la que el rock carecía de sustancia era justamente esta. Si hubo una época en la que fue tendenciosa la intención en… Read more »

4 years 6 months ago

Recuerdo tener grabados en alguna cinta BASF los singles del Automatic for the People. Salieron un monton de ese album, cinco o seis. Extraidos de algun programa de radio de entonces (Plasticos y Decibelios, La Conjura de las Danzas, El Boulevard o alguno de ese pelo), y con la cancion cortada por el principio y por el final, que era cuando el locutor la introducia, o daba paso a la siguiente. Cuando finalmente me compre el disco y le di al play, flipe con las primeras notas de Drive. Nunca habia escuchado el inicio ‘limpio’, la chachara del locutor lo… Read more »

4 years 6 months ago

Magnífico artículo, como ya te han comentado.
Soy muy fan de ambos grupos por lo que no voy a votar.
Simplemente enlazar un programa soberbio de @livinginthepast en el que profundiza en los primeros discos de REM que me parece apropiado para la ocasión:

http://www.theflagrants.com/diezmola/m/c517c70895b87ab5281048799d10c53b2301

4 years 6 months ago

Es difícil comparar una trayectoria tan corta y accidentada como la de Nirvana con otra tan sólida y característica como la de REM, que aún tiene su “culto” perfectamente instalado en “logias” urbanas. Además, los de Seattle han tenido rivales demasiado mediocres en sus contornos musicales y se les corona con una estética e imagenes icónicas… los REM ganan porque se han mantenido mas tiempo y con mejor digestión el éxito dentro y fuera de su propio público, si exclusivamente hablamos de música. Pero yo voto por Nirvana, es irracional. Un viejo amigo de mi colegio me dijo que las… Read more »

4 years 6 months ago

Estupendo articulo. Yo me he decantado claramente por R.E.M. Me parece un grupo inmenso, tanto por cantidad como por calidad. Ademas debo añadir que jamas pude comprender los axiomas del movimiento grunge. Lo que no me impide reconocer la grandeza de Nirvana o lo que representa para la musica…

4 years 5 months ago

Por razones obvias que casi todos conoceréis… Para mí, esta elección ha sido muy sencilla. Voy a reconocer que, sin haber sido nunca un especial fan del grunge ni la música garajera, con los años he llegado a ser consciente de lo que fue, y es, Nirvana, en términos de importancia musical. Si, incluso, le añadimos la posterior etapa de Foo Fighters (creo ser otro de los osados que se atreve a reconocer que le atraen incluso más que los originales), podríamos estar hablando de un grupo que, por trayectoria y calidad, podría acercarse a lo que es R.E.M….

4 years 5 months ago

Voy a intentar profundizar un poco más. Entiendo la elección de discos expuesta brillantemente por rosschack, pero para mi gusto el albúm elegido de Nirvana debería haber sido In Utero, ¿por qué? porque ahí muestran todo el auge creativo y el hartazgo hacia el mundo que les rodea. A mí el boom de nirvana y del grunge en general, me cogió en una etapa de mi vida post-adolescente, aunque todavía merecedor de dos hostias a mano abierta para espabilar (aunque esto es posible que a día de hoy aún me sea necesario), en la que empatizaba con lo que decían… Read more »

wpDiscuz