MONGOLIA, MON AMOUR: MI VIDA EN UN GER

MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (10)
MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (01)
2ª cronica de mi viaje por tierras mongolas, esta vez, MI VIDA EN UN GER.

PRIMERA JORNADA

Cojimos el Prius y salimos dirección al culo del mundo.

Una hora de carreteras aceptables dieron paso a, no sé como llamarlo, ah! si, un puto camino de cabras intransitable.

Yo solo meto mi coche por ahí si al final del camino está la Bellucci esperándome para darme mandanga. Si no ni loco.

A mitad del camino vino el padre de familia de los gers en su flamante Suzuki Swift, jajaja.

Algunos nos cambiamos a ese coche por que el Prius iba a llegar reventado sin amortiguación ni ruedas ni bajos ni ná de ná.

Por cierto algo que no comenté sobre los coches de aquí. El volante lo llevan en la derecha pero conducen como nosotros y todos son automáticos.

MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (09)
La moto y el coche de la familia nómada.

 

Circulamos por todo tipo de terrenos, tierra, piedras, incluso vadeamos un río. Menos mal que este año ha habido sequia, si no no sé por dónde coño pensaban ir.

Llegamos al lugar, 3 gers, uno para el abuelo, otro para los padres y otro para sus 2 hijos y un nieto.

A nosotros nos correspondió el tercero.

Como toda familia mongola te reciben igual. El tipico té con leche y un bol de una especie de tallarines con carne de oveja y pimiento rojo y verde en el té con leche ese, otra variedad es el arroz con los mismos condimentos.

MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (02)
Dentro del ger.

 

Terminado el protocolo dimos un ligero paseo para conocer un poco aquello.

Al atardecer nos reunimos en nuestro ger a cenar todos.

Esta vez buuz, de la comida mongola es lo que mas me gusta.

Y empezó lo bueno. Venga bebida y venga bebida.

Primero las cervezas, al rato el imprescindible vodka.

En esto también tienen un rito. Tienen una especie de taza metálica en la que el anfitrión va repartiendo una taza a todos, uno por uno, asá hasta que se acaba la botella.

Pero tranquilos que tienen más.

Venga otra botella. Se acaba la susodicha y empiezan las canciones.

Os podéis imaginar. Todos cantando canciones típicas y empiezan a aflorar los sentimientos. Lloros por aquí, emociones por allá, surrealista a tope pero muy divertido.

Seguimos con el alcohol que cantar da mucha sed. Esta vez un licor chino de sólo 60º. Venga, quién dijo miedo estando aquí en mitad de ninguna parte, pa’dentro.

Terminada la velada, hora de acostarse. En el puto suelo encima de una alfombra, 6 personas borrachas como cubas. Imaginadlo.

Menos mal que no me entró ganas de mear por que salir afuera daba un poco de cague. Oscuridad absoluta y encima te cuentan que a veces los lobos se acercan. Pues no me digas nada, cabrón.

Sigo.

MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (07)

2ª jornada

Creo que nos levantábamos temprano, al amanecer.

El patriarca es un nómada auténtico y tiene su ganado unas 300 cabras y ovejas y éstas se despiertan temprano para ir a pastar.

Desayuno, pues las sobras de ayer y paseo mañanero. Hay un río a unos 2 km. Pues para allí que fui.

Se me olvidaba. Para hacer tus necesidades tienen a unos 100 metros de los gers una especie de letrina.

Un agujero en la tierra, vamos. Daba tanto gusto cagar allí que estoy pensando en quitar mi váter de casa y hacer algo parecido.

Otro dato, hay mierda pa’ aburrir. Mierda de ovejas de cabras de caballos de vacas etc. etc.

Es el único sitio del mundo en el que siempre tienes que ir andando mirando para abajo.

Aunque inexplicablemente no huele mal. El aire de la estepa seca rapidamente todo.

MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (05)

 

Los paisajes son increibles pero aburridos. Ves km y km de lo mismo.

Comida. Ésta vez mataron una oveja y nos ofreció lo “mejor”, las tripas y demás guarradas cocidas durante horas.

Su puta madre. Menos mal que llevé algo de embutido de aquí y me hice un bocata.

Otro paseo por el campo y esperar pasar las horas.

Me he tirado sentado fuera horas mirando la nada, una puta diversión. Menos mal que quedaba cerveza.

Cena. Esta vez yo la preparé, unos espaguetis a la carbonara.

El hijo de 14 años se pegó una hartada de la hostia.

Esta noche no hubo sesión alcohólica y después de un poco de tertulia a dormir, por decir algo por que yo no puedo dormir en el puto suelo.

Me dolía todo. Apenas dormí y esa noche si que me entraron ganas de mear. Mecaguen diez, casi me explota la vejiga de tanto aguantar.

3ª jornada

¿Algo distinto?

Estás listo. Más de lo mismo.

MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (08)MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (06)

 

Paseo por una zona boscosa a la que han talado ilegalmente la mitad de los arboles. Daba pena, aunque aún mantiene bastante arbolado, pero al ritmo que van en 2 años se lo cargan.

Vimos la ardilla ésta de la estepa.

Hablando de animales, Todos los dias nos visitaba un águila.

A primera hora de la mañana cuando se iba el ganado y a última hora cuando volvía se daba unos paseos por nuestra zona.

MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (04)
El águila que nos visitaba todos los días.

 

Comida, esta vez khuushuur. Es una masa de harina rellena con la inevitable carne de oveja y se fríe. Esto también me gusta siempre y cuando la carne sea buena, por que los he probado que eran auténticas guarradas.

La tarde partida de cartas y un poco de boleil.

Noche cena algo de tertulia y a “dormir”. Yo ya temía ese momento, tenía las caderas y la espalda como un sonajero.

Me dolía todo.

A mí que me hacía ilusión follar en un ger me quedé con las ganas, intimidad ninguna.

MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (10)

4ª y Última jornada

Yo ya estaba como loco por largarme de allí.

No os he comentado pero allí no tenían electricidad. Una bombilla conectada a una batería que solo encendían un rato a la noche.

El ger del abuelo estaba mejor preparado, no es listo ni nada, tenía placa solar y tele y todo.

Por eso apenas salía el tío en casi todo el día.

¿Pa’ qué?

Paseito mañanero, recogida de enseres y comer.

Como no, la inevitable oveja cocida.

Al medio día camino de vuelta y llegada por fin a la civilización.

Bien, vamos a resumir.

Irte a un ger está bien siempre y cuando no sean más de 2 noches o te guste mucho el senderismo o la bici.

Entonces sí, te puedes hinchar. Hay unos caminos de la leche.

Jorf y Noja la gozarían.

Yo estuve con auténticos nómadas y vivían como auténticos nómadas. A los turistas no me los imagino hacerles vivir como vivíamos nosotros.

No me imagino a un turista que ha pagado x dinero jubilado teniendo que irse a cagar a un agujero a la vista de todos y comiendo lo que comíamos nosotros.

Y durmiendo en el suelo con otros desconocidos.

Y sin electricidad.

Pero en fin, la experiencia ha sido positiva. He conocido esa forma de vida y aprecio mucho mas la mía.

¿Repetiría?

No, a mí no me pillan en esas condiciones ni pa Dios. En un ger mas modernizado seguramente sí, en las que yo estuve no vuelvo.

MONGOLIA MON AMOUR - Mi vida en un ger (03)
Los potingues que comen.

Otra cosa, la comida. Mongolia es probablemente el paÍs con peor cocina del mundo. No creo que nada se le iguale.

Viven con apenas 10 recetas y lo peor, es que les gusta y no sienten ninguna curiosidad por experimentar cosas nuevas.

Para ellos la comida es llenar la tripa con el máximo de calorías y grasa y punto.

siguientes jornadas

Creo que nos vamos al desierto de GOBI.

Leave a Reply

3 Comments on "MONGOLIA, MON AMOUR: MI VIDA EN UN GER"

Notify of

7 years 4 months ago

Desde luego, viendo el paisaje, no cabe duda que se trata de la Mongolia exterior profunda, o sea, la parte de Mongolia que la URSS no se atrevió a anexionar tras expulsar el ejercito rojo a los chinos. En cualquier caso, parece que Genghis Khan nació en el extremo nordeste del actual estado, Teniendo en cuenta que Ulan Bator está ubicado el este, no es descabellado afirmar que Incubus ha domido cerca del corazón del Imperio terrestre más extenso que conoció la humanidad. Sea como fuere, no resulta extraño que el paisaje sea como el que siempre me habia imaginado… Read more »

7 years 4 months ago

Imágenes impresionantes. El relato tan ameno y divertido como el primero. En alguna ocasión he pensado cómo podría ser un viaje a un lugar como Mongolia ya que no es un destino turístico mediático y muchos no conocemos demasiado. Ahora sí que me hago una idea, desde luego viaje de comodidades no es.

Estoy deseando leer el capítulo del desierto del Gobi.

7 years 4 months ago

Lo de esta web es cada día más impresionante…
Está claro que, antes que se venirse abajo, la prohibirán. Me veo arrancando la nueva RUMASA… XD

wpDiscuz