SEMIFINALES DE CONFERENCIA NBA 2015. CAPITULO II

Wizards

En el Este

Casi tres minutos tardó en verse la primera canasta en juego en Chicago. El tercer partido mostraba grandes ajustes en defensa y mantener a Shumpert de titular parecía una decisión correcta para los Cavaliers. Pese a ello los problemas ofensivos provocaban el tiempo muerto de Blatt a mitad de cuarto y, a la vuelta, JR Smith disponía de sus primeros minutos tras su sanción. El balance defensivo comenzaba a ser un problema para los Bulls y dominar las zonas no les llegaba. Con más confianza los visitantes comenzaban a aprovechar los pases de Lebron para anotar triples y se presentaban en el segundo cuarto con seis puntos a su favor. La reacción local llegó de la mano Mirotic y el esfuerzo bajo los aros de Noah. Con el partido a dos puntos surgieron las estrellas de los Cavaliers para abrir el hueco y Thibodeau paró el partido. Con Rose y Dunleavy llevando al equipo Chicago se colocó con cuatro puntos de ventaja faltando dos minutos para el descanso. Sólo un par de errores de Rose permitían a Cleveland irse a los vestuarios con una canasta de ventaja. En el inicio del tercer cuarto Rose e Irving cobraban protagonismo pero no siempre acertaban. Lebron y Noah se ganaban una técnica por discutir y la desconcentración local obligaba a su técnico a frenar el partido. Nuevamente se activaba Rose y sorprendía ver a Gibson en cancha con cinco minutos jugados tras el descanso. No por su presencia, si no porque el cambiado no era Noah, era Gasol que se quejaba del muslo. Pocos segundos más tarde Noah le acompañaba en el banquillo al cometer su tercera falta personal. Pese a las bajas en la zona Gibson se convertía en el dueño de las zonas y, acompañado de un Butler que aprovechaba la debilidad física de Shumpert, conseguían mantener el partido igualado. El partido se calentaba, Aaron Brooks se llevaba una técnica por no querer cerca a Dellavedova y los Bulls mandaban por un punto cuando llegaba el cuarto final. Para abrir el cuarto los bases estrellas tomaron el protagonismo pero, tras dos minutos de juego, Blatt veía la necesidad de incorporar a Lebron a la pista porque Irving forzaba demasiado las situaciones y no resolvía. Con cuatro minutos jugados y cinco puntos de ventaja Thibodeau tomaba una decisión arriesgada, sentaba a Mirotic para poner a Dunleavy dejando a Gibson como única referencia interior para igualar el esquema visitante. El tiro exterior de los Cavaliers era menos peligros pero surgía la presencia de Tristan Thompson en el rebote para disgusto local. Por suerte Rose y Butler acertaban en sus decisiones. A falta de dos minutos JR Smith acertaba con el triple para empatar el marcador. Lebron tomaba el mando en ataque y decidía encargarse del marcaje de Rose, con cuarenta segundos por jugar Cleveland se ponía al mando. Butler inclinaba el balancín del lado local aprovechando su físico superior sobre JR Smith y Lebron fallaba una bandeja sencilla. Desde el tiro libre Chicago conseguía poner tres puntos de distancia quedando veinticuatro segundos. Un triple de JR Smith empataba el partido con diez segundos por jugar y Lebron arriesgaba una falta para mandar el balón por la banda quedando tres segundos. La jugada de estrategia era seRosencilla, encontrar la recepción de Rose y que este decidiese. Y decidió romper el tablero con un triple de ocho metros que entró veloz en la cesta de Cleveland. Los Bulls se ponían por delante en la eliminatoria dos a uno. Invitado inesperado: Taj Gibson, Nikola Mirotic (Bulls)

Se esperaba un cuarto partido duro para Chicago ante la baja de Gasol. Sin embargo se sabía que Irving también estaba tocado y los Cavaliers salían mucho más presionados. Esa presión les daba las primeras ventajas gracias a el buen trabajo defensivo y a la dirección del ataque de Lebron. Con cinco minutos por jugar, y tres puntos de ventaja, los visitantes comenzaban a perder balones; Rose le daba la vuelta al marcador y Blatt saltaba a la cancha para reunir a los suyos a falta de tres minutos. Cleveland se centraba en no perder balones para ajustar el marcador y al final del primer cuarto la diferencia local era mínima. El descanso de Lebron James en el inicio del segundo cuarto fue de apenas dos minutos, su equipo no funcionaba ofensivamente y Mirotic desbordaba la defensa visitante. No era suficiente con el regreso de la estrella y Blatt tenía que pedir el tiempo muerto con el equipo a ocho puntos. Con Rose más controlado por Shumpert, Mirotic fallando y el ataque más centrado los Cavaliers empataban el partido a mitad de segundo cuarto. El tiempo muerto de Thibodeau buscaba más movimiento de balón en el ataque y cargar el juego sobre la defensa de Irving pero eran los visitantes los que encontraban buenos tiros. El parcial llegaba al dieciseis a cero, siete minutos sin anotar que rompía Snell con una bandeja. Una canasta que despertaba a Rose y permitía a Chicago llegar a cuatro puntos del equipo de Ohio al descanso. En tres minutos de segunda parte Rose ponía por delante a los Bulls pero al desaparecer su anotación Cleveland igualaba el partido. Lebron James y Jr Smith se lo jugaban todo en individual y el equipo local se aprovechaba. Por encima Lebron se torcía el pie faltando tres minutos aunque continuaba en la pista, y los Cavaliers sobrevivían con la defensa pese a meter uno de cada cinco tiros en el cuarto. Al cuarto final llegaban a siete puntos y los cuatro minutos iniciales pesaron como una losa. No conseguían anotar y JR Smith si acertaba en el otro lado de la pista. Rose y Butler forzaban mucho las situaciones y Lebron ponía tres puntos a favor de los Cavaliers a mitad de cuarto. Rose seguía fallando por puro cansancio y Mozgov ayudaba a Smith a poner siete puntos a favor de ls visitantes quedando cuatro minutos. Los nervios se disparaban y Smith, pese a sacar una falta en ataque a Mirotic, le empujaba y se ganaba una técnica. Ese punto era un alivio para los locales pero el partido seguía duro. Tanto que Smith se torcía el tobillo esperando por un balón en la esquina y, en la misma jugada, Gibson se dañaba la rodilla. El comentarista acertaba: “parece un geriátrico esto”. Gibson se iba al banco y Rose seguía fallón, había pasado un minuto y el partido seguía a seis puntos. Los ataques eran horrorosos y hasta debajo del aro los grandes fallaban. Faltando dos minutos Rose acertaba con un triple y el partido se ponía a tres puntos. Las estrellas sacaban dos puntos en un par de posesiones y una falta en ataque de Lebron daba opciones a Chicago. Rose tiraba un triple con el defensor encima y Lebron metía dos tiros libres para poner la distancia en cinco puntos con cuarenta segundos por disputar. Butler metía un triple, Cleveland gastaba los tiempos muertos en sacar de banda y Lebron intentaba superar un dos contra uno tirando los bolos. Nueva falta en ataque y catorce segundos de los Bulls para empatar. Rose dejaba una bandeja y ponía el empate en el marcador. Lebron se estrellaba contra la defensa pero todavía restaba un segundo. Un segundo donde  la estrella de la liga clavaba el tiro desde la esquina con el defensor al lado, el empate a dos en la serie era un hecho. Invitado inesperado: JR Smith (Cavaliers)

Para el tercer partido de la eliminatoria en Washington pensaban que, pese a la baja de larga duración de John Wall, tenían opciones de ganar. Y es que los Hawks se presentaban con Antic de titular ante la gripe de Paul Millsap. Los errores se sucedían y Pierce asustaba a su equipo con otra mala caída como la de Wall. En el banquillo su cabreo era evidente. Gortat y Nene aparecían para dominar las zonas y con cinco minutos jugados Buldenhozer paraba el partido. Estaban a siete puntos y se requería la presencia en pista de Millsap. Con más ayudas en la zona y el acierto de Korver Atlanta se situaba a tres puntos quedando cuatro minutos de cuarto. Tras el tiempo muerto de Wittman llegó el despertar de los exteriores locales y los Wizards disponían de una decena de puntos a su favor de cara al segundo cuarto. Un cuarto que arrancaba con muchos fallos como el primero. Los locales jugaban con un sólo pivot perro el tiro exterior no entraba. Por suerte en el cuadro visitante jugaban precipitados, olvidando el juego de pase característico de su temporada. Nene se hacía fuerte en la zona y con trece puntos de desventaja el técnico visitante llamaba al orden a mitad de cuarto. La confianza daba fluidez al juego local y Teague lo intentaba con el corazón, pero el corazón herido le traicionó. Un hachazo en el aire a Beal provocaba que este se estrellase contra la base de la canasta. Los árbitros no se atrevieron a expulsarle y Porter ponía con un triple a su equipo dieciocho puntos arriba.  El intento final de los Hawks les permitió colocarse a una diferencia de trece puntos pese al acierto de Gortat. Y el inicio de segunda parte no fue malo, la diferencia bajó a los nueve puntos gracias a una defensa más activa en las ayudas. sin embargo el juego de equiop local consiguió elevar otra vez la distancia hasta los catorce puntos con seis minutos jugados. Y sólo dos minutos más tarde Buldenhozer paraba el partido, a su equipo le consumían las dudas y la diferencia se asomaba a la veintena de puntos. Ni los cambios aclaraban el ataque visitante que al finalizar el tercer cuarto perdía por diecinueve puntos. El cuarto final comenzaba con Horford yendo a los vestuarios con problemas en la rodilla. Mientras Atlanta lo intenta con dos bases en la pista pero no funcionaba. El experimento de Buldenhozer aceleraba demasiado al equipo. en dos minutos la diferencia se iba a los veintiun puntos. Korver se enfadaba y sólo Schroder funcionaba. Faltando siete minutos el técnico visitante recurría al fondo de banquillo y entregaba el partido. Esto relajaba a Washington y las piernas frescas visitantes daban frescura al ataque y más actividad en defensa. Los nervios llegan al equipo local y con tres minutos por jugar los Hawks se situaban a tres puntos. Bradley Beal rompía siete minutos sin anotación y el equipo parecía retomar el ritmo. Buldenhozer paraba el partido con ochenta segundos por jugar y cinco puntos abajo. Scott fallaba un triple precipitado y Porter llevaba la diferencia a seis puntos. Schroder se la jugaba y sacaba un dos más uno. Tras una buena defensa los visitantes tienen  cuarenta segundos para empatar. Korver fallaba desde fuera Schroder salvaba la situación con dos tiros libres quedando veinticuatro segundos. Dos tiros libres de Bynum bvolvían a obligar al triple. Schroder se resbalaba y el balón acababa en las manos de Muscala que acertaba con triple digno de Korver. Wittman preparaba la recepción de Paul Pierce que acababa resolviendo con tres defensores encima. Invitado inesperado: Otto Porter, Will Bynum (Wizards)

PiercePierce salía al cuarto partido a tope, tres triples en seis minutos permitían a Washington aguantar el buen juego en ataque de los Hawks. La salida de los suplentes daba las primeras ventajas visitantes al aprovechar el mal balance defensivo local. Beal recuperaba el ataque de su equipo pero Horford surgía con tiros a seis metros para poner a los Hawks con tres puntos de ventaja al final del primer cuarto. Tras el paso por el banquillo Schroder daba un recital de dirección y acierto, Atlanta se iba por siete puntos y Wittman quería poner orden. La defensa local se ponía más agresiva en las líneas de pase y el despertar de Will Bynum de cara al aro obligaba a la llamada de atención de Buldenhozer. Un tiempo que funcionó , el ataque capitalino no tenía continuidad y los visitantes situaban la diferncia en la decena de puntos faltando cinco minutos para el descanso. Wittman intentaba dar aire a un ataque sin presencia interior, pero el técnico visitante respondía con su pareja de bases en pista y provocaba que la defensa local lo pagase y la diferencia se mantuviese al final del segundo cuarto. El paso por los vestuarios levantó la defensa local. siete a cero de parcial y la cuarta falta personal de Millsap con dos minutos jugados daba esperanzas al público de la capital de Estados Unidos. Antic y Teague se convertían en la solución ofensiva visitante, mientras los Wizards no encontraban puntos en la zona rival y solo el acierto exterior permitía que la diferencia no superase los diez puntos. Un diferencia con la que los Hawks llegaban al último cuarto gracias a la aportación de todos para suplir el descanso obligado de Millsap. Un cuarto final que Beal abría a tope y cargando con la quinta falta a Millsap en menos de dos minutos. El ataque visitante se volvía loco pero los de casa se contagiaban y la diferencia no bajaba de los cinco puntos. Surgían los bases visitantes para poner orden y retomar la diferencia de Atlanta. Beal era el único recurso local y Washington llegaba a los tres minutos decisivos a siete puntos. Gracias a la defensa  se situaban a cuatro puntos quedando noventa segundos y, en un ataque atascado, Teague daba una puñalada al partido con un triple. Wittman diseñaba una buena jugada de bando y faltando un minuto los Wizards estaban a cinco puntos. el diseño de Buldenhozer acababa con su base estrellándose contra la defensa, lo único positivo de la jugada era que Beal se resentía de su lesión. La posesión era local y Wittman volvía a acertar con la pizarra. Con treinta segundos por jugar estaban a un punto. Schroder volvía a lanzarse contra los molinos de viento y Washington tenía posesión para  empatar. La pizarra encontró a Pierce que no acertó con el triple. Millsap puso el empate a dos en la serie desde el tiro libre. Invitado inesperado: Dennis Schroder (Hawks)

En el Oeste

Chris Paul regresaba para el tercer partido de la serie en Los Angeles y llegaba para imponer un alto rimto al ataque local, el marcaje de Ariza no iba a impedírselo. Ambos equipos basaban su ataque en tres vértices. Jones Howard y Harden contra Griffin, Paul y Reddick; ambos equipos anotaban la diferencia venía marcada por la facilidad con que la hacían. La defensa de bloqueo y continuación de los Rockets era nula y Paul disfrutaba. cuando se sentó a mitad de cuarto su equipo estaba cuatro puntos por delante en el marcador. Griffin cometía su segunda falta personal y los Clippers tenían que jugar los minutos restantes sin sus dos estrellas. El ritmo se aceleraba, Houston cometía más errores y los supelentes angelinos liderados por Rivers y Hawes abrían la diferencia a los siete puntos faltando dos minutos. volvía Paul para controlar ese hueco y al final del primer cuarto el equipo local mandaba por nueve puntos. En el inicio del segundo cuarto quedaba claro la superioridad bajo los aros tejana pero unas veces se perdían balones y otras se tenía que recurrir al tiro exterior; así que a los angelinos les llegaba con un Rivers acertado para mantener las diferencia en seis puntos con tres minutos jugados. Volvían los titulares y el ritmo aumentaba. A esa velocidad los Clippers se sentían cómodos; porque Houston se aceleraba y la diferencia se movía en torno a los diez puntos pese a que Paul descansaba en el banco y Crawford dirigía el ataque local. Harden y Howard comenzaban a perder los nervios. Comenzaban las faltas a Howard, Paul y Grifin seguían conectando con facilidad y sólo Terry con su acierto exterior permitía a los Rockets mantenerse en el partido. Al descanso perdían por siete puntos y la salida de vestuarios visitante no fue contundente, aunque si lo suficientemente buena para colocarse a tres puntos y obligar a Rivers a realizar una llamada de atención. Con esa llamada reaccionaron sus estrellas, entre Paul y Griffin volvían a llevar la diferencia hasta la decena de puntos a mitad de cuarto. Harden realizaba un intento más individual que otra cosa y Houston se colocaba a cinco puntos con ocho minutos de segunda parte disputados. Inesperadamente para el público de Los Angeles, en esos cuatro minutos previos al final del tercer cuarto, llegó un parcial increíble de dieciocho a cero. Sin embargo lo más increíble era ver que el protagonista era el hijo del técnico, Austin Rivers. Con sus triples y bandejas cada balón perdido o mal tiro visitante era castigado a una velocidad que no tenía la defensa de los Rockets. Para desesperación de McHale se llegaba al último cuarto con los Clippers mandando por veintitres puntos. Un cuarto donde Howard ya recibía más balones perro como no finalizaba la diferencia se acercaba a los treinta puntos. Por eso Terry acabó por perrderr los nervios y fue expulsaddo. Desde ese momento el partido se desangeló y el tercer punto caía del bando local. Invitado inesperado: Austin Rivers (Clippers)

RiversPara el cuarto partido los tejanos se habían ajustado mejor. Anotaban con facilidad bajo el aro angelino y las ayudas defensivas llegaban para provocar balones perdidos en los locales. Los Rockets tomaban ventaja, hasta que apareció Barnes. Su labor, sencilla y desagradable, era sacar del partido a Howard. Lo consiguió rápido, en cuatro minutos Howard se iba al banquillo con dos faltas personales. El ataque se frenaba y el partido se igualaba. Houston recurría a las faltas a Jordan y tomaba una ligera ventaja que daba conianza al equipo tejano, especialmente a un Ariza que, con dos triples seguidos, daba ocho puntos de ventaja. Quedaban tres minutos de cuarto y el técnico local no paraba el partido. Era cuestión de sacar a Jordan de la cancha y poner a Spencer Hawes. Ciinco puntos del pivot despertaban al equipo local y sólo un triple de Harden en la última posesión ponía una ligera distancia para los visitantes. En treinta segundos del nuevo cuarto Rivers cambiaba su pensamiento, veía a Howard incontrolable para Hawes y mandaba a pista a Jordan. Los Rockets mandaban por siete puntos pero los constantes fallos de Josh Smith eran aprovechados por unos Clippers liderados por Austin Rivers para hacer un parcial de ocho a cero en poco más de un minuto y ponerse por delante en el marcador. El ataque visitante no mejoraba pero los angelinos se precipitaban y no ampliaban la diferencia. Volvían las faltas a Jordan y Terry acertaba para poner por delante a Houston quedando cuatro minutos para el descanso. El problema es que durante tres de esos cuatro minutos los tejanos no anotaron y los Clippers mandaban por seis puntos al final del cuarto. Tras el descanso los angelinos ponían la diferencia en trece puntos con apenas dos minutos jugados. Houston no encontraba anotación en la zona y concedía segundas opciones en defensa. El tiempo de McHale no solucionaba nada, Ariza se ponía duro con Griffin pero el ataque no funcionaba. Howard cometía su carta falta personal, las ayudas defensivas no aparecían por ningún lado y Jordan no se cansaba de machacar. A mitad de cuarto la diferencia sobrepasaba los veinte puntos. Barnes sacaba a Howard del partido, si es que alguna vez había estado en el, y Harden comenzaba a jugárselo todo. Sólo dos triples de Terry parecían dar aire al conjunto tejano. Entonces Griffin se colgó sobre Howard para machacar en su clásico movimiento, se señaló la quinta falta de Howard y el equipo desapareció. El nuevo intento con las faltas a Jordan no funcionaba (lo metía todo), con doce minutos por jugar los Rockets estaban a veinticuatro puntos. en noventa segundos de juego Crawford llevaba la diferencia cerca de la treintena de puntos, Howard cometía su sexta falta y perdía los nervios tirando el balón de malos modos, era expulsado. No hacía falta ver nada más, tres a uno para los angelinos en la serie. Invitado inesperado: Austin Rivers (Clippers)

En Memphis el inicio del tercer partido era una lucha entre Zach Randolph y Klay Thompson en la que se colava Curry para desequilibrar el marcador. Con seis minutos jugados los Warriors se iban por cinco puntos y Joerger tenía que recordar a sus jugadores que se podía compartir el balón y buscar otras soluciones. El empate llegaba tres minutos más tarde y Golden State comenzaba a mostrar síntomas de precipitación ante la buena defensa local. Los balones perdidos y los malos tiros se sucedían dando a los Grizzlies la oportunidad de poner el marcador a su favor. Así aprovechaban el daño en la zona que hacía Koufos para irse por tres puntos de cara al segundo cuarto. Con la defensa local a gran nivel lo que le faltaba a los Warriors era ver como Udrih salía del banquillo para dirigir con maestría el ataque a un ritmo más alto. Un cuatro a cero de parcial en noventa segundos alertaba a Steve Kerr pero no conseguía que su equipo compartiese el balón con fluidez. El equipo parecía desbordado y tras cinco minutos de juego era Joerger el que pedía un tiempo muerto porque estaban once puntos arriba pero podían ser más. Gasol y Conley salían con la lección aprendida, llevaban a Memphis a ponerse con diecisiete puntos de ventaja y Kerr lllamaba a sus jugadores para intentar algo nuevo, prueba con Draymond Green como referencia interior aunque no pisase la zona. La diferencia bajaba por la mayor intensidad en defensa pero surgía Tony Allen con su defensa para elevar la diferencia a los dieciseis puntos al descanso. En tres minutos de segunda parate los visitantes reducían la desventaja a la mitad, paraban la velocidad local y, con mejores ayudas defensivas, el partido se veía más igualado. Llegaron los problemas de faltas para Klay Thompson y Andrew Bogut, cuatro faltas que dejaban el equipo disminuído. Eso se notaba porque Curry no aparecía pese a las indicaciones de Kerr de constante movimiento y el único que respondía era Harrison Barnes. Los Grizzlies se presentaban con quince puntos de ventaja al último cuarto. Un cuarto final que se abría con Randolph intentando mantener el equipo pese al cansancio pero no lo conseguía. Speights acortaba ligeramente la ventaja local mientras no se lesionó y, tras una sucesión de errores donde hasta Klay Thompson fallaba los tiros libres, se llegaba los seis minutos finales con Memphis al mando por doce puntos. Conley mostraba problemas físicos, Kerr repetía su quinteto novedoso del final del primer tiempo y la intensidad en la defensa de los Warriors era todavía mayor. Con el equipo robando balones y anotando tiros libres lograban ponerse a cuatro puntos quedando menos de tres minutos. Todo el mundo esperaba el tiempo muerrto de Joerger porque los Grizzlies estaban desquiciados, llevaban encajado un parcial de veinte a cinco en ocho minutos. Sin embargo Courtney Lee convertía un triple que aliviaba la situación. Marc Gasol se convertía en el protagonista del partido; cometía su quinta falta personal tras un tiempo de Kerr, en el ataque metía un triple a tabla (luego reconvertido en tiro de dos puntos) en el último segundo de posesión y finalizaba con la sexta falta su actuación en el partido. Quedaban noventa segundos de partido y Memphis disponía de cinco puntos a su favor. Lee fallaba otro triple, Green perdía el balón en la contra por precipitación y Allen dejaba una cómoda bandeja. Con el equipo local siete puntos arriba entrando en el minuto final la situBarnesación era commplicada. Curry se jugaba un triple que no entraba y Conley se jugaba el físico con una bandeja que dejaba el partido decidido con cuarenta segundos por jugar. Los de Tennesee tomaban la delantera en la eliminatoria por dos a uno. Invitado inesperado: Beno Udrih, Kosta Koufos (Grizzlies)

En Memphis estaban entusiasmados tras la última victoria de su equipo. Sin embargo los Warriors salían con ánimos renovados y nuevas tacticas; se cerraban exageradamente aprovechando el mal tiro de Allen mientras Barnes y Green aumentaban el ritmo para sacar anotación a la contra. A mitad de cuarto mandaban por cinco puntos y Joerger daba instrucciones para encontrar a los interiores. En pocos minutos el partido se igualaba, sólo dos balones perdidos en el minuto final, y la aparición de Curry (triple en el último segundo incluído), distanciaron ocho puntos a Golden State al final del primer cuarto. Y el segundo cuarto arrancaba con las mismas dificultades locales para encontrar puntos en la zona, cosa que los Warriors aprovechaban para hacer crecer la diferencia repartiendo el juego. Eran los exteriores de los Grizzlies los que tenían que llegar bajo el aro y poner el partido a seis puntos con cuatro minutos jugados. Curry aparecía en pista y, en dos minutos, la distancia visitante se doblaba. La aparición de Gasol y la teercera falta de Draymond Green permitían pensar en la remontada local faltando cuatro minutos para el descanso. Algo que sofocó Curry con un triple y la imposibilidad de finalizar bajo el aro de los locales daba distancia a los visitantes. Randolph se desesperaba, Curry daba un recital y los Warriors llevaban diecisiete puntos de ventaja para la segunda parte. Una segunda mitad donde las defensas se imponían a los ataques hasta que despertó el acierto exterior visitante. Golden State se iba por veinticinco puntos con siete minutos de segunda parte. Con el paso de los minutos aparecía Gasol para acompañar a los exteriores de Memphis y dejar el partido a dieciocho puntos de cara al último cuarto. Unos doce minutos finales que se movían entre la precipitación local y el acierto exterior visitante para finalizar un buen juego de equipo. Así la diferencia no bajaba de los quince puntos en todo el cuarto. Los Warriors ponían el empate a dos en la eliminatoria. Invitado inesperado: Andre Iguodala (Warriors)

Leave a Reply

4 Comments on "SEMIFINALES DE CONFERENCIA NBA 2015. CAPITULO II"

Notify of

amirtam
7 years 8 months ago

Esta noche sexto partido en Cleveland. Por primera vez soy pesimista acerca de las posibilidades de los bulls, el partido del domingo me dejó malas expectativas, porque fue un partido ganable, con los cavaliers muy desacertados por momentos y que aún así fueron capaces de sacar el partido adelante. Lo de jugar con un sólo pivot sigo sin verlo, si tienes un punto de superioridad sobre el rival, no lo minimices tú mismo… Desde luego, el análisis de nuevo condicionado por el estado físico de algunos jugadores, no sé si Pau podrá jugar o no, pero si hay opciones creo… Read more »

7 years 8 months ago

Muy buen análisis de unas series que salvo la Clippers-Houston están marcadas por la igualdad. Sólo estoy pudiendo seguir bien la Chicago-Cleveland y ahí coincido en que el cansancio está siendo un factor clave; posiblemente hizo perder a CHI el 4º partido. ¿La culpa? En parte la lesión de Gasol, en parte la falta de rodaje de Rose, pero desde luego también la mala gestión de Thibodeau que podría permitirse más rotaciones que Blatt sin que bajara demasiado el nivel. Especialmente echo en falta a Brooks, Mirotic y Snell, que hace no tanto en la RS fueron decisivos. La cosa… Read more »

russkyi
7 years 8 months ago

Pues he leído en twitter que Pau no va a jugar. Respecto a la serie en sí, pues no se que decir, tengo la sensación que mientras Rose se juegue casi 30 tiros por partido, veo que los partidos van a ser una lotería, creo que Rose debe aceptar ya que este equipo no es ya su equipo, es más el equipo de Butler, pero es que además tiene mucho talento alrededor, pero Rose se sigue comportando como si este equipo fuera el mismo de cuando fue MVP, en el que él tenía que hacerlo todo, y eso que de… Read more »

7 years 8 months ago

No jugó Pau y Chicago volvió a perder.
Es simplificar mucho, pero como bien habéis comentado, las bajas están condicionando las eliminatorias. Ya lo hicieron en liga regular y ahora continúa la dinámica en PO.
Muy negro el futuro de los Bulls.

wpDiscuz