EL DIABLO HA DESCENDIDO HACIA VOSOTROS: PACTOS CON EL DEMONIO A LO LARGO DE LA HISTORIA

va_pc_2006av3276_large
Gustave Doré - El Paraiso Perdido de John Milton
Grabado de Gustave Doré para el “El Paraíso Perdido” de John Milton.

En la cultura cristiana Dios es la representación absoluta de todas las ideas existentes sobre el bien. Y, a diferencia de otras representaciones teológicas, todo el significante negativo que implica definir el bien de cierta manera, queda reservado para otro ser cuya existencia permite a Dios seguir siendo esa imagen perfectamente definida y encuadrada del bien. Esa criatura es el Diablo o Satanás. Definido por su maldad y su necesidad de tentar a los hombres para hacer fracasar la creación divina por pura venganza y envidia, encarna aquello de lo que la humanidad debe huir para evitar la misma condenación a la que Satanás se vio abocado al rebelarse contra Dios.

Durante el auge del Cristianismo como religión oficial del Imperio Romano y su asentamiento cultural a lo largo del período conocido como Antigüedad Tardía, las religiones y ritos paganos quedaron relegadas a un plano oculto y las autoridades cristianas las identificaron con el mal, con el Diablo. De este modo, un rito de invocación buscando el favor de los dioses para cualquier menester se identificó con una invocación del Mal para el beneficio personal. Con el paso del tiempo y el olvido paulatino del significado pagano, ha sobrevivido la interpretación del hecho como acto siniestro, apartado de los ojos de una sociedad que ha abrazado plenamente el cristianismo y que ve como todo aquello que se aparta de su camino se dirige, inexorablemente, a seguir los pasos de aquel quien osó enfrentarse a Dios. Es este posiblemente el origen del mito que hoy conocemos como pacto con el Diablo.

Satan-devil-depiction-in-art-history-1500-10c-Death-and-the-Devil-Surprising-Two-WomenSiendo un motivo cultural muy repetido en el folklore cristiano, el pacto de una persona anónima con Satanás pretende aleccionar sobre los peligros de acercarse y abrazar el mal de forma abierta. En estas narraciones o historias, el protagonista siempre acaba arrepintiéndose de su pecado y de su abandono a Dios al darse cuenta del mal que ha despertado para, finalmente, abrazar su funesto destino; pues la moraleja debe servir para mostrar que al contactar con el mal supremo no hay vuelta atrás y este acabará destruyendo todo aquello que se ha amado en vida, puesto que el amor es un valor digno de Dios -por tanto envidiado y odiado por el Demonio-.

Desde los primeros tiempos de la expansión cristiana ya empiezan a proliferar estas historias que, conforme avanzan y cambian los tiempos, se modifican para las audiencias de sus coetáneos. De este modo, encontramos protagonistas tan dispares entre sí como clérigos, navegantes o músicos que comparten una historia de ambición personal que les lleva a ser tentados por el Diablo, quien se compromete a ayudarles en su escalada hacia el triunfo a cambio de su alma. Un acuerdo que parece beneficioso a los calculadores protagonistas en un inicio pero que, poco a poco, se va revelando como una decisión errónea que puede llevarles a una condenación eterna. Y es en ese punto donde entran el arrepentimiento y el perdón. Valores puramente cristianos que inciden en el reconocimiento del desvío del camino comúnmente considerado como recto hacia Dios y la necesidad de recibir la absolución por parte de una autoridad moral y religiosa superior una vez han reconocido su culpabilidad. Al reconocer esto mediante la confesión de la culpa, se está demostrando intrínsecamente una verdad, la cual es entendida como un valor necesario para el acercamiento a Dios. Esa es otra de las razones por las cuales el Diablo es propenso a la firma de contratos, ya que a través de estos puede usar y modificar el lenguaje para engañar y mentir, alejándose de la verdad divina y sirviendo como un nuevo contrapunto de lo que representa Dios.

Teófilo de Adana

Michael_Pacher_004
“Teófilo Renuncia a Su Pacto con el Demonio”, de Michael Pacher

Teófilo era el archidiácono de la Catedral de Adana, en la actual Turquía, allá por el siglo VI de nuestra era. Dada su relevancia dentro de la Iglesia de aquel momento, fue escogido como obispo de forma unánime pero, siguiendo una de las características más fundamentales del cristianismo -la humildad- rechazó tan ostentoso cargo. Con lo que este fue a parar a manos de otro candidato que, haciendo uso de su nuevo estatus, decidió revocar a Teófilo el título de archidiácono.

Considerándolo una maniobra injusta, Teófilo se arrepintió de su devoción por la humildad y fue a buscar ayuda fuera de la Iglesia y del ámbito de Dios.

Y fue allí donde, según la tradición, se encontró con un mago que le ayudó a ponerse en contacto con el Demonio para arrebatarle a su rival el obispado y así conseguir el título que él mismo había rechazado anteriormente. El Diablo, a cambio, le pidió que renunciase a Cristo y a la Virgen María y que sellase su pacto con sangre. Teófilo se avino y Satanás cumplió con su parte, logrando que Teófilo fuese nombrado obispo.

Años más tarde, el obispo Teófilo, viendo la muerte como algo cercano, temió por la salvación de su alma, puesto que había renunciado implícitamente a Dios por un bien material -cosa que le privaría de acceso al paraíso-. Arrepentido, cumplió ayuno por más de un mes hasta que finalmente la Virgen María se le apareció para reprenderle, pero le aseguró que intercedería por él ante Dios. Ante tal magnanimidad, Teófilo ayunó durante treinta días más hasta que la Virgen se le volvió a aparecer para concederle el perdón. Y tras otros tres días, se despertó con el contrato que había firmado con el Demonio sobre el pecho.  Tan pronto como se levantó, se lo llevó al anterior obispo y ante él mismo confesó su pecado. Mientras el obispo quemaba el contrato, Teófilo moría a sabiendas de que su alma estaba, por fin, salvada del fuego del Infierno.

Fuente: http://www.catholic.org/saints/saint.php?saint_id=2271

Codex Gigas

7722935436_8d1b2629b6_h
Miniatura del Diablo en el Codex Gigas

El Codex Gigas es el manuscrito medieval más grande del mundo y, además, es portador de un siniestro sobrenombre: La Biblia del Demonio. Esto se debe a ilustración del Demonio que contiene el códice en su interior, a página completa. Actualmente conservado en Kungliga Biblioteket de Estocolmo, se escribió a finales del siglo XIII en el monasterio benedictino de Podlažice, en la antigua región de Bohemia en lo que hoy es la República Checa.

La leyenda negra de esta Biblia medieval, no obstante, no acaba en su apodo sino que empieza en él. En el monasterio, un monje se atrevió a romper uno de sus votos monásticos. ¿Cuál? El tiempo le guardó el secreto pero no la condena: ser emparedado vivo en el mismo monasterio. Tras escuchar tan terrible destino, el monje, presa del pánico, prometió escribir una Biblia que contuviese todo el conocimiento del mundo a cambio de la condonación de la pena. Tras ver su ruego aceptado, el monje se puso a escribir en su celda. Pero llegada la media noche se dio cuenta de la imposibilidad de completar tan titánica tarea él solo, así que decidió rezar. Pero no a Dios sino al Demonio. Y su ruego fue escuchado. El Demonio le ayudaría a terminar el libro esa misma noche. A cambio, el monje le ofreció su alma y le dedicó un retrato dentro del mismo códice como agradecimiento por salvarle la vida.

Pese a esto, el monje terminó abocado a la locura y desesperado por tan maña afrenta a Dios. Rezó y rezó hasta que la Virgen María acudió en auxilio del penitente, pero su promesa de salvación llegó justo cuando el monje exhalaba su último aliento, no pudiendo oír las palabras de perdón que salían de los labios de la Virgen.

Fuente: http://www.kb.se/codex-gigas/eng/Long/handskriftens/legender/

El Holandés Errante

eilsh3
“El Holandés Errante”, de Louis Michel Eilshemius

El capitán Hendrik Van der Decken gobernaba uno de los barcos de la importante flota naval de la Compañía Neerlandesa de las Índias Orientales, dedicada al comercio entre los Países Bajos y el Sud-este Asiático. El navío en cuestión había sido bautizado como “el Holandés Volador” y cubría la ruta que unía Ámsterdam con Batavia -hoy Indonesia- circunnavegando África en el año 1641. En su travesía de retorno, dirigiéndose al Cabo das Tormentas* el barco desapareció sin dejar rastro.

Tiempo después, muchos marineros informaron de haber avistado un barco fantasma, navegando a una velocidad imposible y portando tanto malos augurios y tormentas como la muerte misma. La razón está en que ante aquella tormenta frente al Cabo de Buena Esperanza, el capitán Van der Decken trataba de gobernar su nave contra la naturaleza, pero le resultaba imposible y las plegarias de su tripulación parecían no ser escuchadas. Viéndose abandonado por Dios, le dio la espalda y pidió ayuda al Diablo para salvar su barco de la tormenta. Dios, al darse cuenta, abrió los cielos en mitad de la tormenta y condenó al capitán y a su tripulación a permanecer por siempre en su barco, navegando sin descanso hasta el fin de los días.

*[como originalmente el navegante portugués Bartolomeu Dias bautizó al Cabo de Buena Esperanza debido a las continuas inclemencias meteorológicas que se sucedían en la zona -el nombre no daba seguridad a los marineros y el rey Juan II de Portugal lo rebautizó poco después-].

Fuentes: http://www.vanhunks.com/cape1/flyingdutchman1.html ; youtube.com/watch?v=lNMgBxjegQc

Urbain Grandier

240px-UrbainPact2
Imagen del documento que supuestamente acredita el pacto de Urbain Grandier con el Demonio

El sacerdote de la Iglesia de la Santa Cruz en Loudun, diócesis de Poitiers, Urbain Grandier (1590-1634) era un firme detractor del celibato, siendo públicas múltiples de sus aventuras sexuales con infinidad de mujeres de la localidad. Conservando su estatus en la pequeña villa de Loudun, este atractivo párroco vio su vida desmoronarse cuando, en 1632, fue aprehendido por las autoridades y encarcelado bajo las acusaciones de un grupo de monjas ursulinas que aseguraban haber sido embrujadas por el propio Grandier, quien supuestamente envió a demonios para que abusaran de ellas y las vejaran. No obstante, ese mismo año un tribunal eclesiástico le declaró inocente.

Tras recuperar su estatus, se dedicó en cuerpo y alma a su diócesis. Incluso fue muy crítico con el cardenal Richelieu (1585-1624), hombre fuerte del gobierno del rey Louis XIII, cuando este abogó por derruir la fotraleza de Loudun. Granjerse la enemistad del hombre más poderoso de Francia nunca ha sido buena idea y Grandier estaba a punto de descubrir el por qué. En Agosto de 1634, Richelieu, que sabía del anterior juicio contra el párroco, ordenó reabrir el caso bajo el control de un protegido suyo. Así, Grandier fue detenido inmediatamente y llevado a los calabozos por segunda vez en su vida. Durante su estancia en prisión sufrió torturas y fue obligado a firmar una serie de documentos que se usaron en su contra durante el juicio. Uno de estos fue un supuesto pacto con el Diablo, firmado por ambos y varios de ilustres demonios menores. No hubo lugar a la duda. Urbain Grandier era culpable y fue ejecutado en la hoguera ese mismo mes.

Fuente: http://www.college.columbia.edu/core/content/pact-allegedly-signed-between-urbain-grandier-and-devil-submitted-evidence-during-1634-loudu

Robert Johnson

1911. Hazelhurst, Mississippi. La América más rural y profunda de principios del siglo XX. Allí nació un niño de nombre Robert Leroy Johnson, fruto de una relación extra-matrimonial de su madre. En uno de los momentos más duros para ser negro tras la abolición de la esclavitud en los Estados Unidos, el chico creció en una plantación con la intención de alejarse de allí y ser un gran músico de blues. Pero, según la leyenda, la naturaleza no le concedió tal don. Fue al colegio -algo nada habitual entonces para alguien de extracción social tan humilde- donde aprendió a tocar la harmónica; pero seguía negado con la guitarra, su verdadero sueño. Incapaz de alcanzarlo, se abocó a la soledad hasta que recordó que durante su infancia en la plantación alguien le dijo una noche que acudiese con su guitarra a la intersección de las rutas 61 y 49 en Clarksdale. Allí fue a medianoche. Y allí encontró a un hombre ataviado con una gabardina gris oscuro que, amablemente, le afinó la guitarra. Cuando el desconocido se la devolvió, las manos de Robert no eran las mismas. Se movían con destreza acariciando el instrumento. Era perfecto. Solo con tocar las cuerdas, sus manos sabían qué hacer y producían un blues único.

video
 

Desde entonces, Robert daba conciertos en pequeñas salas a lo largo de Mississippi y se mantenía en constante movimiento. Huyendo. Como si algo le persiguiese. Entre 1936 y 1937 fue descubierto por un promotor musical y grabó 29 canciones; las únicas que grabaría. Al año siguiente, encontró la muerte a manos de un marido despechado en un bar. Finalmente el hombre de la larga gabardina gris oscuro se cobró su deuda. Robert contaba tan solo 27 años de edad.

Fuente: http://misterios.co/2011/05/11/la-leyenda-de-robert-johnson-el-musico-que-pacto-con-el-diablo-para-ser-el-mejor-guitarrista-de-todos-los-tiempos/

Lucifer, el ángel caido. Grabado de la serie “El Paraíso Perdido”, de Gustave Doré

Estas cinco historias nos recuerdan desde un punto de vista religioso como la tentación hacia aquello prohibido o imposible puede llevarnos a comprometer nuestra propia vida con tal de conseguirlo. La ambición humana es presentada como el camino hacia el fruto prohibido y, al igual que Adán y Eva, la serpiente tienta y Dios castiga. Hasta que el ser humano encuentra la redención y el camino hacia el Paraíso perdido. Si culturalmente estos mitos se han usado para educar en los conceptos del bien y el mal de acuerdo con la tradición cristiana, también han sido retorcidos para usarse como explicación de aquello que, por inexplicable -el talento puro-, debe provenir de fuentes malignas o para tornar a la población en contra de alguien con tal de favorecer intereses personales, como hizo el cardenal Richelieu.

Y es que el pacto con el Diablo representa que toda acción positiva tiene implícito un reverso tan oscuro capaz de destruir a aquel que trata de alcanzarla. Un pensamiento muy siniestro extremadamente ligado a la idea cristiana del sufrimiento en vida para ser recompensado en la muerte, justificando todos los males a los que nos enfrentamos a diario con la idea de que, al morir, el Paraíso de Dios nos dará todo aquello que nos ha negado en la Tierra.

348974-1g
“El Jardín de las Delicias”, de El Bosco

Leave a Reply

3 Comments on "EL DIABLO HA DESCENDIDO HACIA VOSOTROS: PACTOS CON EL DEMONIO A LO LARGO DE LA HISTORIA"

Notify of

5 years 6 months ago

Magnífico @shaka, solo aportar un dato (jejeje):

Según Richard Dawkins, muertes en la Biblia:
– el Dios Yavhé mató a 2.270.365 personas (sin incluir las víctimas de Sodoma y Gomorra, del diluvio, y de las múltiples plagas, hambrunas,etc., porque no se proporcionan cantidades específicas al respecto).
– Satán mató a 10 personas

5 years 6 months ago

Shak attack: mai deixis de escriure aquí.
Quan era infant vaig veure el dimoni escuat
bonus track
eres el patufet de los trolls existenciales

5 years 6 months ago

Tras el comentario de Batua10, sólo falta que Pana cuelgue un comunicado oficial de Belce al respecto… 😀

wpDiscuz