LOS MEJORES DE 2014: TENIS. UN AÑO EXTRAÑO

CopaDavisSuiza 2014

2014 ha sido un año curioso en el mundo del tenis. No es que haya ocurrido una revolución ni una nueva generación haya tomado al asalto lo más alto del escalafón. Siguen los mismos nombres dominando el tenis y la sensación entre los aficionados es que no ha disminuido la brecha entre los cuatro grandes y los demás pero sí que han aparecido nombres nuevos en algunos momentos importantes del año que han pintado la temporada de otro color diferente.

El Open de Australia, el primer grande del año, siempre ha sido un torneo proclive a las sorpresas por su posición en el calendario y sus condiciones ambientales aunque ya han pasado varios años en los que no se altera el guion previsto. La eliminación de Djokovic a manos de Wawrinka en cuartos de final abrió un hueco en el cuadro para la aparición de un nombre poco habitual en la final. Como los jóvenes volvieron a quedarse por el camino, lo llenó la segunda fila que lleva años a la sombra de los cuatro grandes de la ATP. Wawrinka llegaría a la final tras batir en semifinales al checo Berdych. Por el otro lado del cuadro, un duelo clásico del tenis, un nuevo episodio de las batallas entre Federer y Nadal. Rafa Nadal volvió a ejercer de bestia negra del suizo, ventilando el choque en tres sets con solvencia. Nadal estaba ante un gran oportunidad de reconquistar el Open de Australia y reverdecer los laureles obtenidos en 2009 en las antípodas. Wawrinka siempre había sido un buen tenista con un revés sensacional pero al que le faltó un punto para dar el salto. Un rival asumible en una final pero la final dio un giro inesperado en el segundo set. Wawrinka demostró que llegaba en el momento más dulce de su carrera y se impuso en el primer set pero a partir de la segunda manga la protagonista fue una lesión de espalda de Nadal que le dejó muy mermado. Sólo pudo respirar en el tercer set con la relajación de su rival pero Wawrinka no le dio opción cuando hubo que cerrar la final. 6-3, 6-2, 3-6, 6-3 para Wawrinka que lograba su primer título del Grand Slam. Desde el US Open de 2009, con la victoria de Del Potro, los cuatros grandes (Federer, Nadal, Djokovic y Murray) habían acaparado todos los títulos del Grand Slam. Wawrinka ponía un punto y aparte a este dominio incontestable. En categoría femenina sí se giró la ruleta de las sorpresas, algo muy habitual en la WTA. Más de la mitad de las principales cabezas de serie ni siquiera llegó a la segunda semana, incluida la siempre gran favorita Serena Williams, sorprendida por Ivanovic en octavos. Quien sacó provecho en río revuelto fue una jugadora que siempre brilla en Australia, la china Na Li, que venció en la final a Cibulkova, la gran sorpresa del torneo. Fue el último título para Na Li que comenzaría un calvario con una lesión de rodilla que le retiraría del tenis a final de año.

TOPSHOTS-TENNIS-AUS-OPEN

Fuente: thewhiztimes.com

La lesión de Nadal le mantuvo fuera de las pistas hasta la gira de tierra sudamericana. Fue baja junto a Ferrer para la primera eliminatoria de la Copa Davis en la que España fue vapuleada en Alemania. Sin embargo este tramo de la temporada no le fue tan bien como en 2013. Se estrenó imponiéndose a Dolgopolov en Rio de Janeiro pero caería en tercera ronda de Indian Wells, primer Masters 1000 del año, ante el propio jugador ucraniano. Este año sí acudió a Miami, donde llegó a la final. Se interpuso en su camino Djokovic que completó el doblete de la primera gira por Estados Unidos. Antes ya se impuso a Federer en Indian Wells en una final vibrante resuelta en el tie-break del tercer set. La llegada de la temporada de tierra batida en Europa debía marcar el dominio del mallorquín en esta parte del año, como ocurre habitualmente. Pero tampoco sirvió como revulsivo. Fue sorprendido en cuartos de final de Montecarlo, donde nunca faltó a la final, por Ferrer y en la misma ronda del Conde de Godó por Nico Almagro. Se veía superado por sus propios compatriotas, a los que rara vez daba opción en la pista desde su llegada a lo más alto. Sumó un Masters 1000 más a su zurrón en Madrid aunque la victoria tuvo poco de honrosa, propiciada por la lesión de Nishikori que dominaba con claridad el partido hasta que llegaron los problemas físicos. Tanto Rafa como su tío Toni no dudaron en reconocer que sin la lesión del japonés no hubieran ganado el torneo. Su juego mejoró en el Masters 1000 de Roma, antesala de Roland Garros para las principales raquetas, pero Djokovic volvió a superarle en la final. Parecía que el serbio llegaba esta vez con ligera ventaja a París tras batir a Nadal recién superados sus problemas físicos que le mantuvieron fuera de juego durante parte de la temporada de tierra. La pérdida de invulnerabilidad de Nadal en tierra batida y las dudas que generaban Federer y Murray en su juego abrían el abanico de aspirantes al segundo escalón y los jóvenes emergentes. Las opciones de triunfo se abrían para los Wawrinka, Berdych, Nishikori, Dolgopolov, Raonic, Dimitrov o Gulbis.

El inicio de Roland Garros puso las cosas en su sitio. La presión pudo con los aspirantes a romper el orden establecido que fueron cayendo a las primeras de cambio. Wawrinka, Nishikori y Dimitrov quedaron fuera en primera ronda. Dolgopolov haría las maletas en segunda ronda. Sólo Gulbis se convirtió en una amenaza real tras derrotar a Federer en octavos. La caída de los tapados abrieron un hueco que facilitó la vida a los grandes favoritos. Nadal no encontró escollo de importancia hasta cuartos de final, donde reeditó la final de 2013 con David Ferrer. Éste le arrebató el primer set del torneo pero fue arrasado sin contemplaciones tras imponerse Nadal en el segundo. Sólo pudo llevarse un juego más en los dos últimos sets. Tampoco hizo concesiones con Murray, al que destrozó en tres sets con mucha facilidad. Restaba otro capítulo para la leyenda contra Djokovic. El serbio se impuso a Raonic y Gulbis en el camino hacia el único torneo grande que le faltaba en su palmarés. Se acercaba tras imponerse en la primera manga pero ahí surgió la mística del mejor jugador de tierra batida de la historia, el monarca indestronable de las pistas parisinas. Nadal volvió a imponerse en los detalles que marcaron la final para cerrarle la puerta en las narices a Nole. 3-6, 7-5, 6-2, 6-4 que valían la novena corona para Nadal en Roland Garros. Nueve títulos en los últimos diez años, una década marcada por el dominio incontestable de Nadal en París. La leyenda continúa. Entre las chicas soñamos por momentos con el regreso de un gran éxito como en la inolvidable etapa de Arantxa y Conchita. Garbiñe Muguruza, que protagonizó el final de temporada al decidirse finalmente a jugar por España, fue la sensación durante buena parte del torneo tras destrozar a Serena Williams en segunda ronda por un doble 6-2. Mostró un juego al más alto nivel que le hizo merecedora a ser considerada una aspirante seria. El avance de Carla Suárez permitía soñar con una semifinal española tras plantarse ambas en cuartos de final. Sin embargo ambas cayeron a las puertas del sueño. Garbiñe fue derrotada por Sharapova, pese a firmar otro primer set de ensueño, y a Carla Suárez se le escapó entre los dedos un disputadísimo encuentro ante la joven canadiense Bouchard, jugadora con un futuro esplendoroso por delante. Aún se hará esperar reeditar los triunfos de las dos grandes del tenis femenino español. La gloria quedó para Sharapova que logró su segundo Roland Garros al vencer en la final a la rumana Simona Halep, una de las grandes triunfadoras de la temporada.

rafael-nadal-wins-ninth-french-open-title

Fuente: india.com

Acto seguido llegaba la breve pero intensa temporada de hierba. Nadal se estrenaba en Wimbledon con un solo partido en Halle como preparación. En esta ocasión no se despidió rápido como en las dos ediciones anteriores. Fue pasando rondas con el mismo guion, cediendo el primer set para imponerse en los tres siguientes, hasta que llegó a octavos de final. No le sirvió en octavos con el joven gigantón australiano Kyrgios que le dejó fuera del torneo londinense con el más puro estilo en hierba, saque y volea. Murray, campeón en 2013, se despediría en cuartos ante Dimitrov. Wimbledon 2014 fue el primer grande en el que la generación que tome el relevo en el tenis mundial sacó la cabeza. Dimitrov y Raonic llegaron a semifinales pero todavía la final les estaría vedada. El partido por el título sería un duelo clásico, Djokovic contra Federer, el gran dominador en la hierba de All England Tennis Club. Una final fantástica, de las mejores que se han disputado en los últimos años en Wimbledon, al nivel de las célebres de 2008 y 2009. Finalmente el triunfo fue para Djokovic en el quinto set. 6-7(7), 6-4, 7-6(4), 5-7, 7-5 en un encuentro histórico entre pasado y presente. Nole recuperaba el cetro como número uno mundial. En categoría femenina se volvió a vivir el carrusel de sorpresas y la hecatombe de las principales cabezas de serie, incluida Serena Williams que cayó en tercera ronda en un torneo que controla junto a su hermana Venus desde hace quince años. El premio gordo fue para la checa Kvitova que venció con mucha facilidad por 6-3, 6-0 a Eugenie Bochard que llegaba a su primera final de Grand Slam con sólo 20 años. Le llegarán muchas más oportunidades a esta joven tenista llamada a ser una de las dominadoras en los próximos años.

El final de temporada sería una pesadilla para Rafa Nadal. Una lesión en la muñeca en un entrenamiento le apartó de la gira americana de agosto-septiembre. No pudo defender sus títulos en Montreal, Cincinnati y US Open. El último grande de la temporada se convertiría en un torneo loco. Cuando todo estaba preparado para una final entre Djokovic y Federer, los dos grandes favoritos cayeron con estrépito en semifinales ante rivales que nunca habían llegado tan lejos en un torneo del Grand Slam. Nishikori y Cilic disputarían una final que nadie podía preveer. Desde Roland Garros 2004 (Gaudio-Coria), no se disputaba una final de Grand Slam sin alguno de los cuatro grandes del tenis mundial de la última década. Un escenario completamente desconocido. La mayor experiencia le dio el título a Cilic, un jugador que jamás podía imaginar llevarse un US Open y que un año antes estaba suspendido por dopaje. En el torneo femenino sucedió otra escabechina más de grandes favoritas en las primeras rondas, algo que no sorprende desde hace años en la WTA, y que favoreció la presencia en semifinales de jugadoras del montón como Makarova o Shuai Peng. Sin embargo la vencedora no sería ninguna sorpresa. Serena Williams arrasó en casa sin ceder un solo set para lograr su primer grande del año, otro más en su inmensa colección de dieciocho torneos del Grand Slam. Wozniacki fue una víctima más en la final tras caer por un doble 6-3.

Serena Williams US Open 2014

Fuente: businessweek.com

Tras el último grande del año llegaría el mayor desastre del tenis español en los últimos 20 años. España viajaba a Sao Paulo para medirse a Brasil en la eliminatoria de permanencia en la Copa Davis. Carlos Moyá contó con un equipo de circunstancias por las múltiples renuncias. La lista de bajas estaba llena de ilustres: Nadal (lesionado), Ferrer (renuncia por cansancio), Robredo (renuncia por despecho ante la falta de oportunidades en otras eliminatorias más interesantes), Almagro (lesionado), Feliciano (se casaba), Verdasco (a saber por qué). El problema se agravó con la baja de última hora de Marcel Granollers por lesión que dejó cojo a su vez el doble que forma con Marc López. A Roberto Bautista, revelación del año en el tenis español, y Pablo Andújar les tocó comerse el marrón. Ambos caerían con el número 1 brasileño, Belluschi, un antiguo Top 20 venido a menos pero que ejerció como tal en su casa. El 3-1 enviaba a España a Segunda División, un castigo que no conocía desde 1996. Una mancha enorme e indeleble en un equipo que atesora cinco copas Davis desde 2000. La marcha de Moyá tras el desastre inició la tormenta. La Federación eligió como sucesor a una antigua tenista, Gala León, la primera capitana que lideraría el equipo masculino. La decisión le sentó a cuerno quemado al núcleo duro de la Armada. No por el hecho de ser mujer sino por no ser una persona de su confianza y alegando el pretexto de su desconocimiento del tenis masculino. La polémica estaba servida. La visita a Rusia en julio, pasado Wimbledon, será la primera cita para buscar el ascenso al Grupo Mundial. Ahí podremos saber el grado de compromiso con el nuevo rumbo del equipo aunque gran parte de las principales raquetas españolas, incluido Nadal, no puede faltar a más eliminatorias en los próximos dos años si quieren disputar los JJOO de Río. Por primera vez en décadas los dos equipos españoles estarán en segunda división ya que también descendió el equipo de Copa Federación tras caer en casa ante Polonia en la eliminatoria de permanencia.

Djokovic campeon Wimbledon 2014

Fuente: indiatimes.com

El final de año resultó anodino. Nadal regresó a la competición en el Open 500 de Pekin pero una apendicitis le obligó a cerrar la temporada antes de tiempo. Federer y Djokovic serían los grandes dominadores de la parte final de 2014. El suizo se impuso en el Masters 1000 de Shanghai y Nole haría lo propio en el de París. Ambos partían como grandes favoritos en el Masters de Londres, el fin de fiesta del circuito ATP. Quizá fue el Masters más descafeinado que recuerdo. Ni siquiera se disputó la final. Federer, que llegó al límite para derrotar en semifinales a su compatriotra Wawrinka, se retiró antes de comenzar la final ante Djokovic alegando una lesión. No quiso arriesgar a una semana de su gran cita del año, la final de la Copa Davis que enfrentaba a Francia con Suiza, la gran oportunidad del gran tenista helvético para levantar por primera vez la ansiada Ensaladera. La Federación Francesa le facilitó las cosas disponiendo una pista de tierra batida para la final, una decisión incomprensible cuando en Francia no hay especialistas en tierra mientras Federer y Wawrinka son jugadores consolidados en esa superficie. Probablemente la decisión más estúpida de la historia de la Copa Davis. Federer ejerció de héroe para darle a Suiza su primera Copa Davis al imponerse en el cuarto partido a Gasquet. Federer logró el gran título que le faltaba, a excepción del oro individual olímpico, la anhelada Copa Davis que cierra el círculo de su enorme palmarés.

Mejor tenista masculino 2014

  • Novak Djokovic (56%, 9 Votes)
  • Roger Federer (38%, 6 Votes)
  • Rafa Nadal (6%, 1 Votes)
  • Stanislas Wawrinka (0%, 0 Votes)
  • Marin Cilic (0%, 0 Votes)

Total Voters: 16

Loading ... Loading ...

Mejor tenista femenina 2014

  • Serena Williams (50%, 7 Votes)
  • Simona Halep (29%, 4 Votes)
  • Maria Sharapova (14%, 2 Votes)
  • Na Li (7%, 1 Votes)
  • Petra Kvitova (0%, 0 Votes)

Total Voters: 14

Loading ... Loading ...

Leave a Reply

4 Comments on "LOS MEJORES DE 2014: TENIS. UN AÑO EXTRAÑO"

Notify of

4 years 8 months ago

WTF??? Acabo de votar al serbio cabrón (como andaría el resto de la tropa…) y a una mujer que se operó para quitarse tetas. Este 2015 no me está sentando nada bien…

4 years 8 months ago

Gran resumen del año Perdi. Mis votos son para Roger Federer y Na Li. El suizo, porque mantenerse en la élite, e incluso mejorando su 2013, con 33 años es muy complicado; y la china porque era una de mis debilidades, una tenista con un talento impresionante, un revés a dos manos de seda y mucho carisma; una de las pocas que podía jugar de tu a tu con Serena. Lo más destacado como comentas son las extrañas victorias de Wawrinka y Cilic en GS. Supieron aprovechar la oportunidad, pero ambos los veo que son del club de “se dejaban… Read more »

4 years 8 months ago

Estupendo resumen Perdi!

Como este año no he seguido el tenis tan de cerca, pues me ha venido muy bien para recordar lo que sí ví o leí y para enterarme de otras noticias sobre este último año de tenis.

Aunque vi ganar a Nadal en Roland Garros el recuerdo que tengo es un poco irreal, como si hiciera ya siglos desde que ocurrió.

No he votado aún… no me parece bien hacerlo habiendo visto tan poquito de esta temporada… aunque supongo que lo lógico sería hacerlo por los números uno al final del año.

russkyi
4 years 8 months ago

La verdad es que aunque me duela, es evidente que Djokovic ha sido el mejor del año, aunque por unas circunstancias o por otras, ha tenido menos competencia que otras temporadas, o una competencia más repartida y menos directa, si bien es cierto que el nivel de Federer ha sido sorprendentemente alto. En mujeres me niego a darle mi voto a una mujer que hace lo que le da la gana con los torneos, pudiendo ser la mejor de la historia, se dedica a pasearse por la pista hasta que, si todo ha ido bien, esforzarse un poco en los… Read more »

wpDiscuz