PREVIA FINAL FOUR EUROLIGA 2014: LA GLORIA EUROPEA ESPERA EN MILÁN

final-four 2014

Llegó, como cada año, el momento álgido del baloncesto europeo: la Final Four de la Euroliga que decidirá el nuevo dominador en el Viejo Continente. Y nunca mejor dicho lo de nuevo ya que el vigente campeón, Olympiacos, no estará en la gran cita. Se busca, por tanto, al próximo ocupante del trono europeo en Milán del 16 al 18 de mayo. Todo aficionado seguro que conoce el formato del torneo pero por si existe algún despistado le refrescaré la memoria. Consta de dos semifinales, que se disputarán el día 16 de mayo. El día 18 los perdedores de las semifinales se enfrentarán en el 3º y 4º puesto, que no sirve para nada más que para hacer bulto dentro del abono que seguramente más de uno habrá revendido ya a algún aficionado seguidor de los finalistas (mi tío y mis primas ya saben algo de esto), mientras los ganadores disputarán la final que decidirá el nuevo campeón de Europa. Muy sencillo de seguir y entender.

Fuente: planetacb.com

La participación es muy parecida a la de la Final Four de Londres del año pasado. Repiten Real Madrid, Barça y CSKA Moscú. Maccabi sustituye al Olympiacos, campeón de las dos últimas Euroligas. Atípica es la ausencia de equipos griegos en la Final Four, invitados habituales a la gran fiesta, algo que no ocurre desde 2008. Se echará en falta en Milán el bullicio de sus aficionados aunque el ambiente está garantizado con la movilización masiva de la hinchada del Maccabi que siempre acontece con la presencia del equipo israelí. También quedó fuera el equipo anfitrión, el Emporio Armani Milán (u Olimpia Milán para los más clásicos) que fue la revelación del Top 16 pero acabó doblando la rodilla en cuartos ante el Maccabi. Las semifinales son CSKA Moscú-Maccabi y Real Madrid-Barça, por orden de juego. Paso a continuación a analizar cada una de ellas.

CSKA Moscú – Maccabi

Fuente: basketblog.es

Una nueva edición más el multimillonario CSKA Moscú se presenta en la Final Four con las máximas aspiraciones, como no puede ser de otra manera con los recursos casi ilimitados de los que dispone el equipo ruso. Para no pocos expertos y aficionados parte con la vitola de favorito. Como el año pasado y hace dos temporadas … pero la realidad dice que desde 2008 el CSKA no logra alzar el máximo título continental. No será por falta de jugadores. El sempiterno campeón ruso ha contado con planteles extraordinarios, construidos a golpe de talonario, pero se ha estampado en las últimas temporadas contra el muro griego. El magisterio de Zeljko Obradovic al frente de Panathinaikos y las emboscadas de un hiperagresivo Olympiacos en las dos últimas ediciones, con remontada inverosímil hace dos años y meneo monumental la temporada pasada, fueron los obstáculos contra los que se chocaron a cada intento. De nuevo volverán a la carga con una colección de nombres rutilantes en cada puesto. La magia del impredecible e individualista Teodosic, la explosividad de Jeremy Pargo o la efectiva locura de Aaron Jackson forman un trío de bases estelar. Krstic y Kaun garantizan dureza, centímetros y kilos en la zona. Weems, probablemente el mejor alero del baloncesto europeo, es el ejecutor desde cualquier posición. Khryappa, nunca lo suficientemente valorado, aporta en cada faceta del juego tanto de 3 como de 4. Y si hacen falta revulsivos siempre se puede tirar de las muñecas de seda de Fridzon y Micov, la versatilidad de Vorontsevich o el derroche de facultades físicas de Hines, que no necesita ser alto para convertirse en un valladar bajo tableros. Una plantilla de lujo para un gurú de los banquillos, Messina. Un enemigo temible que, sin embargo, siempre muestra fisuras en los momentos importantes. La calidad individual es incuestionable en el CSKA pero su potencial como grupo despierta dudas. Messina es un maestro tácticamente con grandes dotes para la improvisación pero es incapaz de armar un equipo en toda la extensión de la palabra. No son pocas las ocasiones en las que el equipo moscovita vence de manera ajustada y salvado por una de sus múltiples individualidades. Su juego no ha destacado por su brillantez durante la mayor parte de la temporada, incluso cae en un tono mediocre y ramplón para lo que puede ofrecer. El otro caballo de batalla estará en la fortaleza mental de piezas clave como Teodosic o Krstic, sus referentes a priori y que se han caracterizado demasiadas veces por borrarse cuando llega la hora de la verdad. Siempre lucen cuando la temporada transcurre por su época valle pero cuando hay que jugarse las castañas les supera la presión. El CSKA tiene arsenal de sobra para destrozar a cualquier rival pero cuando vienen mal dadas no es un equipo con un apreciable poder de reacción. En sus manos está qué versión veremos en Milán, si la del poderoso rodillo o el multimillonario aplastado por la responsabilidad.

Fuente: jpost.com

Maccabi vuelve a una Final Four tres años después, tras la última que disputara en 2011 en Barcelona y donde cayó ante el Panathinaikos. Mucho ha cambiado el equipo israelí en este tiempo. Ha atravesado una época de transición tras no cuajar la estelar plantilla de hace dos temporadas ni la llena de retales de la anterior. No es el mejor Maccabi que hayamos conocido, ni mucho menos, pero tiene sus argumentos para incordiar. En el juego interior de mucho peso. Nunca mejor dicho cuando cuentas con Schortsianitis. Una mole inmensa que condiciona la defensa rival dentro de la zona. Alex Tyus es un buen recambio para los momentos que el pivot griego pasa en el banquillo, numerosos debido a la facilidad con la que se agota el inmenso Sofo. No tiene tiro cuando se aleja del aro pero su capacidad para el rebote ofensivo crea muchos problemas. Por fuera el Maccabi es como jugar a la ruleta rusa. Los tiradores son tan contrastados como irregulares. En un día bueno te pueden hacer un destrozo pero en el malo llevan a su equipo a la ruina. Con gente como Hickman, Devin Smith (aunque éste es más fiable), Bluthental, Ingles o Pnini nunca sabes de qué lado caerá la moneda. Peligrosos y juegan muy bien con espacios y en velocidad pero nunca se pondría la mano en el fuego decididamente por ellos. Juego alegre pero en ocasiones anárquico. Sin embargo el mayor problema lo tiene en el puesto de base. Me resulta indigno para un equipo histórico de primer nivel que su base titular sea Ohayon. Por donde han pasado mitos como Micky Berkowitz o Sarunas Jasikevicius y nombres muy apreciables como Sharp, Katash, Jeremy Pargo o Jordan Farmar que la dirección del equipo esté en un base tan mediocre resulta inaudito. Es el gran handicap hebreo, confiar en una nulidad que ni dirige, ni penetra, ni anota, ni tiene una visión de juego destacable. Para paliar este inconveniente Ricky Hickman suele hacer las veces de base pero se trata de un escolta y poner a un escolta a dirigir a un equipo de este calibre siempre entraña muchos riegos, más aún cuando Hickman mira el aro con excesiva frecuencia. Tampoco la defensa de Maccabi es la octava maravilla así que algo se le tendrá que ocurrir a David Blatt para dar la sorpresa en una Final Four donde no parecía muy probable a principio de temporada contar este año con el conjunto macabeo.

Real Madrid – Barça

Fuente: defensacentral.com

El Real Madrid, tantas veces nombrado esta temporada por su juego espectacular y los records batidos, tiene la oportunidad de su desquite. En la pasada Final Four le birló el título Olympiacos tras remontarle los 17 puntos de renta que llevaba el equipo blanco al final del primer cuarto. Una derrota dolorosa que impidió que el Madrid reverdeciera sus viejos laureles en Europa. Ya han pasado 19 años desde su último título en la máxima competición continental, una eternidad. Desde el comienzo éste parecía el indicado para cerrar la cuenta. Ha sido la sensación en el baloncesto europeo desde que comenzó la campaña. Los marcadores abultados, diferencias escandalosas y su juego veloz y espectacular han atraído la mirada del mundo de la canasta y envuelto en una euforia y felicidad permanente a la afición madridista. La Supercopa y la Copa del Rey ya cayeron en el zurrón pero llegan ahora los premios gordos, los que más anhela el madridismo. Para lograrlos ya sabemos qué se espera de este Real Madrid. Aunque ya ha demostrado sobradamente que puede ganar en cualquier tipo de partido intentará por todos los medios plantear un partido donde pueda lucir su velocidad y contraataque y su letal juego exterior pueda armar las muñecas con mayor comodidad. Un planteamiento que suele funcionar plenamente con la entrada a pista de Sergio Rodríguez, el base más determinante en Europa en estos momentos. El Chacho está en un momento de total madurez en su juego, con un tiro muy fiable y sus grandes dosis de magia que encuentran huecos donde no los hay en cualquier defensa. Clave en un equipo lleno de talento en el perímetro, lo que ya es mucho decir y más aún cuando uno de sus compañeros es Rudy Fernández, otro de los jugadores más decisivos de Europa y que en esta Euroliga siempre ha brillado en partidos de máxima exigencia. Son la punta de lanza del juego exterior más temible de Europa. Junto a Llull, Mirotic o Carroll forman un grupo de tiradores consumado más allá del 6’75. Sin embargo, pese a las luces y los fastos de su atractivo juego no está exento el Real Madrid de problemas. El agotador calendario, al que ha contribuido en gran manera la extenuante eliminatoria ante Olympiacos y que ha pasado factura a jugadores como Mirotic que han bajado de rendimiento en las últimas semanas, y las lesiones en jugadores secundarios pero importantes como Carroll o Draper (duda para la Final Four) puede pesar en un equipo que ya no gestiona tanto los minutos como a principio de temporada. En cuanto a la plantilla se encuentran dos problemas importantes. Siempre que hay un pivot poderoso en el rival el juego interior madridista pasa por muchos problemas. Ni Bouroussis ni Mejri han aportado gran cosa cuando delante estaban los Tomic, Krstic, Schortsanitis o Dunston. Un problema muy serio porque Slaughter suficiente tiene con hacer lo que puede, que no es poco, con sus limitaciones. Siempre quedará Felipe Reyes para partirse la cara. El otro inconveniente está en el puesto de alero. En comparación con el resto de posiciones es el peor cubierto, el que menos brilla. Darden aporta trabajo y compromiso pero no es un jugador de élite en su posición. Con Dani Díez no se ha contado demasiado. Abrines y Papanikolau dejaron al descubierto las carencias en el puesto de 3, como antes hicieran Weems, Berzing o Devin Smith, por ejemplo. Puntos débiles a subsanar por parte de Laso de cara al Clásico. Bien pudo ser una posible final pero aquella jaimitada en Kaunas… Hasta la Copa del Rey el favoritismo blanco era claro pero el crecimiento azulgrana ha igualado mucho las cosas.

Fuente: lexpress.fr

El Barça ya dejó atrás los problemas de la primera mitad de temporada que hicieron dudar sobre la viabilidad del proyecto e incluso el futuro de Xavi Pascual. Aunque la final de la Copa del Rey acabara en derrota tras la histórica canasta de Llull, la buena imagen dada en aquel partido fue el espaldarazo que necesitaron los azulgranas para encarar el resto de la temporada con optimismo. El equipo es otro desde entonces. Se paseó en el Top 16 y en la eliminatoria de cuartos ante Galatasaray que solucionó por la vía rápida. Rehizo la marcha en la ACB aunque el lastre del inicio de campaña le impedirá aspirar más allá del tercer puesto en la Liga Regular. Salvo algún desliz como la inexplicable debacle en Milán (intrascendente, eso sí), la actitud ha cambiado positivamente. Los regresos de Oleson y Lorbek han aportado mayor fiabilidad en el juego exterior, mucho más acertado que en la nefasta primera vuelta, e interior, donde la intensidad ha aumentado considerablemente. Marcelinho Huertas ha retomado el buen camino, en especial en los duelos importantes en Europa. Tomic se consolida como uno de los pivots de referencia en Europa, repitiendo aparición en el quinteto ideal de la Euroliga. Los fichajes empiezan a responder. Aunque aún con irregularidad, Nachbar, Papanikolau y Dorsey van mostrando lo que esperaba Xavi Pascual de ellos. Incluso se encontró hueco para Pullen y Lampe en determinadas ocasiones. La progresión constante de jóvenes como Abrines, cada vez con mayor responsabilidad, y Hezonja se une a la buena dinámica azulgrana. Sólo los problemas físicos de Navarro son motivo de preocupación. La Bomba llega muy justo a Milán, lejos de su mejor momento y aquejado de constantes dolores. Navarro siempre será Navarro pero su estado físico inquieta y mucho, sobre todo si hay que jugársela en un final apretado. En cambio el del equipo goza de buena salud, mejor que el de la temporada pasada. Las lesiones le pasaron factura en la pasada Final Four, donde el agotamiento y un horrible último cuarto les costó la derrota en este mismo duelo de semifinales ante el Real Madrid. Más descansado y aprovechando una rotación de 14 jugadores llega a la cita con mucha mayor frescura que entonces. Bien la necesita para plantear ese partido físico y de dureza defensiva que hace falta para impedir que el Real Madrid pueda imponer su ritmo rápido y alegre. Así lo hizo en la Copa y cerca estuvo de darle fruto. El poderío físico, el dominio en el rebote y la teórica superioridad en los puestos de 3 y 5 son los pilares en los que debe basar Xavi Pascual el juego de su equipo para volver a una final a la que no llega desde 2010, año del segundo y último título de Euroliga del Barça. La semana pasada se quitó la espina blanca en ACB pero en esta ocasión la intensidad no será la misma.

Leave a Reply

6 Comments on "PREVIA FINAL FOUR EUROLIGA 2014: LA GLORIA EUROPEA ESPERA EN MILÁN"

Notify of

8 years 6 months ago

Tiros libres, rebote ofensivo en el aro blaugrana (Reyes rules), minutaje de Navarro, y más con su actual estado físico.
Marcelinho, Tomic y Oleson como triángulo fiable, para contrarrestar las devastadoras individualidades blancas.
Juego interior contra juego exterior. No sufrir con los arreones, y estar siempre dentro del partido. Ejemplo la final de Copa. Luego ahí, que salga el sol por Antequera.
Excelente análisis maestro.

8 years 6 months ago

¿Horario de los encuentros, please?

8 years 6 months ago

¿Por dónde se televisa la final four?

¿Sólo lo da canal plus o hay alguna autonómica que también la retransmita y que se pueda seguir por internet?

gracias.

Pollosaurio
8 years 6 months ago

Esports3 lo retrasmite, supongo que por intenet no estará capado. No sé el resto de autonómicas.
Sobre el partido, veo ligeramente favotiro al barça por estado de forma de casi todo el equipo, menos Navarro. El hombre que me preocupa en el Madrid, el que puede darles el partido, es como siempre del que menos se habla: el gran Felipe Reyes y su dominio absoluto del rebote, en especial del ofensivo.

8 years 6 months ago

@Pollosaurio he leído que lo da la Etb (imagino que por su web también).
Un apunte con lo de esports3, en los partidos de cuartos me conecté a la web para verlos y me decía que no podía por estar fuera de cataluña. (:

wpDiscuz