LAS CARRERAS CIUDAD-CIUDAD

Salida de la Emancipation Run

El capítulo anterior lo dejamos justo antes de la Paris – Marseille – Paris de 1896. Este evento, como indicamos, constaba de un recorrido de 1.710 km dividido en 10 etapas y estaba organizado por la recién creada ACF (Automobile Club de France). Se trata de la primera gran prueba por etapas, que inició a una serie de carreras entre ciudades que sirvieron para impulsar definitivamente tanto el automóvil como la competición de estos.

La Paris – Marseille – Paris era una prueba de fuego para la ACF, con la que pretendía demostrar que era capaz de organizar estos grandes eventos, así como para los vehículos, que se enfrentaban a la prueba más exigente que había tenido lugar hasta la fecha. La ACF dispuso de un meticuloso reglamento en el que, por primera vez, se hacía una división de categorías, a saber:

  • Clase A: coches
    • Serie A1: coches con asientos para dos, tres o cuatro personas.
    • Serie A2: coches con asientos para más de cuatro personas.
  • Clase B: Motocicletas que pesan menos de 150 kg (incluye triciclos)
    • Serie B1: motocicletas sin pedales.
    • Serie B2: motocicletas con pedales.
  • Clase C: cualquier vehículo que no entre dentro de las clases anteriores. 

Por lo tanto se hacía ya una distinción clara entre distintas tipología de vehículos. Además de esta separación, el reglamento se componía de otros 32 artículos, entre los que cabe destacar:

  • Obligación de usar el mismo piloto durante toda la carrera, salvo causa de fuerza mayor.
  • No se pueden presentar dos vehículos iguales de la misma marca.
  • Hay que llevar un comisario a bordo, para garantizar que no se hace ningún tipo de trampa.
  • Las reparaciones que se hagan cuando se ha llegado a la meta contarán como tiempo de carrera. Por lo tanto, surge el concepto de parc fermé, si bien es diferente al actual.
  • Está prohibido llevar cualquier tipo de publicidad en el vehículo.

Otra de las curiosidades de esta carrera es que, si bien consta de diez etapas, también tenía un prólogo de 103 kilómetros entre las ciudades de Paris y Mantes, disputado el 20 de septiembre de 1896, en el que los vehículos de la clase B (motocicletas y triciclos que pesan menos de 150 kg) debían clasificarse. El recorrido de dicho prólogo es el siguiente:

 

Recorrido del prólogo de la Paris-Marsella-Paris

Para el prólogo se inscribieron 8 vehículos, 2 de la categoría B1 (sin pedales) y 6 de la categoría B2 (con pedales). El ganador del prólogo fue Chevalier, con un triciclo De Dion-Bouton con pedales. El único requisito para clasificarse para la carrera es poder finalizar el prólogo, cosa que de los 8 inscritos lograron 6, uno de la clase B1 (el propio Chevalier) y 5 de la clase B2. Los dos únicos que tuvieron que abandonar fueron:

  • D’Ofraiville, con una motocicleta Wolfmuller, por un problema en la rueda.
  • Collomb, con un triciclo De Dion-Bouton, por equivocarse en el recorrido.
Prólogo de la Paris – Marsella – Paris

El resto de pilotos se clasificaron para la carrera, que tuvo lugar entre el 24 de septiembre y el 3 de octubre de 1896 y cuyos recorridos se pueden ver en la siguiente galería:

 

Primera etapa: Paris – Auxerre, de 178 km aprox. 

Salida de la París – Marsella – París

El 24 de septiembre de 1896, a las 9 de la mañana, parte el primer vehículo desde la Place de l’Etoile de París hacia Auxerre, lugar donde estaba ubicada la meta. Se trata de una etapa con un recorrido sencillo favorecido por una buena climatología. Esto favorece a los vehículos con una mejor velocidad punta, llevándose la victoria Lejane con un triciclo Leon Bollée, empleando poco más de 5 horas y media. En segundo lugar llega  Collomb con un triciclo de Dion-Bouton y el tercer puesto es para Camille Bollée, con un triciclo como el ganador.  El primer altercado de la prueba lo protagoniza el coche número 33 conducido por Ferté, que choca con un incauto espectador y tiene que abandonar. Afortunadamente, el espectador sólo sufre algunos rasguños.  Hubo otros dos abandonos, el del conde Albert de Dion, por problemas en las ruedas y Estève.

Triciclo como el que empleó Lejane para ganar la primera etapa

Segunda etapa: Auxerre – Dijon, de 151 km aprox. 

La segunda etapa fue totalmente diferente a la primera: recorrido difícil y condiciones climatológicas pésimas, con lluvia que llenaba el camino de barro y mucho viento, que dificultaba la marcha de los vehículos. De hecho, esta etapa se cobró ni más ni menos que ocho abandonos:

  • Amadée Bollée tuvo que abandonar después de que una ráfaga de viento lo llevara a chocarse contra un árbol.
  • Boiron tiene que abandonar con síntomas de hipotermia, ya que ha perdido parte de la ropa que llevaba por culpa del viento.
  • Los triciclos de León Bollée y Lejane, el ganador de la primera etapa, también se ven obligados por causas mecánicas.
  • Camille Bollée se ve obligado a abandonar… ¡tras ser embestido su vehículo por un toro!
  • E. Roussel, debido a un curioso accidente: mientras para a descansar, el viento hace que el vehículo empiece a moverse y acabe en una cuneta.
  • Chevalier, que es descalificado por haber hecho parte del recorrido… ¡en tren!
  • Tissandier, también por causas mecánicas

Además de estos abandonos, el conde de Chasseloup-Labat y Valentin deciden no tomar la salida al día siguiente, debido al gran retraso que acumulan en la general. Emile Delahaye también sufre un gran retraso, puesto que en un tramo se encuentra con un árbol caído en mitad de la carretera y tiene que cortarlo en tres trozos para retirarlo antes de continuar.

Delahaye 6HP empleado por Émile Delahaye

La clasificación final de la etapa muestra el dominio de los Panhard, ocupando los 4 primeros puestos (Mayade, Levassor, Merkel y Dubois). La clasificación general al final de la segunda estapa está encabezada por Levassor, seguido de Merkel y Dubois.

Tercera etapa: Dijon – Lyon, de 198 km aprox. 

La tercera etapa transcurre con un tiempo mucho más agradable, aunque todavía un poco inestable. El temporal del día anterior sigue afectando a la marcha de los vehículos, puesto que la carretera está repleta de ramas y piedras, e incluso algún poste telegráfico. Además, los pilotos tienen que tener que ir con cuidado, pues el recorrido está repleto de pequeñas ganaderías. De hecho, en esta tercera etapa de produce el abandono de Ferradje, al estamparse literalmente contra un toro.

Rochet-Schenider 5HP empleado por Ferradje

El ganador de la etapa fue Mayade con el Panhard, lo que le permite recuperar tiempo en la general. Le persiguen Berlet con el Peugeot, Levassor con oro Panhard y Doriot con un Peugeot también, dejando claro por tanto que entre estos dos vehículos se iban a jugar el resultado final.  La general sigue comandada por Levassor, seguido por Merkel y Viet.

Cuarta etapa: Lyon – Avignon, de 219 km aprox. 

La cuarta etapa es la más larga de todo el recorrido. El principal acontecimiento del día fue el grave accidente que sufrió Emile Levassor, que fue atacado por un perro y, al dar un volantazo para esquivarlo, acabó en una cuneta. Los perros, al igual que los toros, no estaban acostumbrados a estos vehículos y acudían a su ataque a la mínima ocasión, por lo que las carreteras comenzaron a llenarse de cadáveres de perros. Pese al incidente y a las heridas que sufrió, Levassor decide continuar y llega hasta Avignon. No obstante, allí le cede el asiento de su vehículo a D’Hostingue.

Emile Levassor antes de sufrir el desafortunado percance

La victoria de la etapa fue para Berlet, seguido por los tricilos de Dion-Bouton de Viet y Collomb y del Delahay de Archdeadon. No fue por tanto una buena etapa para los Panhard. Pese a ello, seguían en cabeza de la clasificación general con Merkel, seguidos de Viet y Doriot.

Quinta etapa: Avignon – Marsella, de 101 km aprox. 

Los 16 corredores que seguían en pista pudieron al fin disfrutar de una etapa con condiciones climatológicas óptimas. El viento favorable hizo que la etapa fuera realmente rápida. El ganador fue Mayade con el Panhard, a una velocidad media de 32’542 km/h, la más alta registrada hasta la fecha.

La general a la llegada a Marsella, mitad del recorrido, estaba comandada por Viet, seguido de Merkel y Doriot.

Parnhard & Levassor 4HP de Merkel en acción

Sexta etapa: Marsella – Avignon, de 101 km aprox. 

Esta sexta etapa fue incluso más veloz que la anterior. El ganador de la etapa es Coullomb, seguido por Delieuvin y Mayade. La general sigue sin cambios remarcables. Dubois abandona, por lo que tan solo quedan 15 vehículos en marcha.

Séptima etapa: Avignon – Lyon, de 219 km apRox.

Esta etapa viene marcada por un fuerte viento en contra, lo que afecta especialmente a los vehículos ligeros y que tienen menos potencia. Viet se cae en la general del primer al cuarto puesto. Mayade gana la etapa y asciende al segundo puesto de la general, detrás de Merkel. Berlet acaba tercero en la prueba y alcanza el tercer puesto en la general. Otra vez los vehículos más pesados están al frente de la general.

Octava etapa: Lyon – Dijon, de 198 km aprox. 

Mayade dio un auténtico recital en esta octava etapa, logrando otra victoria que lo aupaba al primer puesto en la clasificación general, superando a Merkel. Queda claro que la lucha por la victoria final, salvo contratiempo final, es cosa de estos dos, que están separados entre sí una media hora.

Novena etapa: Dijon – Sens, de 209 km aprox. 

La novena etapa sirve para que Mayade gane aún más ventaja sobre Merkel, que se sitúa ya en la hora de distancia. Por lo tanto, salvo imprevisto mecánico (si bien os podéis imaginar que en esta época el mayor imprevisto mecánico es que los vehículos fueran capaces de recorrer tanta distancia), Mayade era el virtual ganador de la carrera.

Décima etapa: Sens – Paris,de 137 km aprox. 

El 3 de octubre tuvo lugar la décima y última etapa de la competición, que finalizó en Porte Maillot. Si bien la hora prevista para la llegada del primer coche es el mediodía, desde primeras horas de la mañana se encuentra una gran multitud esperando la llegada de los vehículos, demostrando la popularidad que van adquiriendo. El ganador de la etapa es el triciclo De Dion – Bouton de Coulomb, que llega justo a las 12 y cuarto. Sin embargo, el ganador de la clasificación general es Emile Mayade con el Parnhard & Levassor, con una velocidad media general de 25’267 km/h.

Parnhard & Levassor de Emile Mayade, vencedor de la prueba
Mayade & Levassor

La Paris – Marseilla fue otro triunfo tanto del automóvil como del motor de combustión interna que permitía su empleo en vehículos más pequeños, ligeros y fáciles de manejar. El hecho de que no quedara ningún vehículo a vapor pasados 350 km de competición demostró la falta de fiabilidad de estos fuera de unas condiciones controladas como puede ser una máquina estática o una locomotora que va siempre sobre unos raíles. Desde el punto de vista técnico destaca el uso cada vez más frecuente de los neumáticos creados por Michelin, si bien los Parnhard & Levassor que quedaron primero, segundo y cuarto montaba ruedas macizas. Parnhard & Levassor se confirmó como el mejor constructor del momento y Émile Mayade como el piloto más constante, adjudicándose 6 de las 10 etapas. No obstante, el hecho de acabar esta competición ya es hazaña heroica.

Recorrido de la Emancipation Run

Otra carrera importante del año 1896 fue la carrera entre Londres y Brighton, conocida como la Emancipation Run. Si bien esta carrera no fue ni mucho menos tan dura como la Paris – Marseilla, pues era una carrera de 86 km; su importancia radica en fue el primer acto automovilístico en suelo británico, uno de los países que posteriormente han tenido mayor tradición en esto del automovilismo.

Esta carrera  se realizó para celebrar la abolición de la absurda ley de circulación que estuvo vigente durante 35 años (1861 – 1896) conocida como la “Locomotive Act” que imponía límites de velocidad ridículos (4 mph – 6 km/h en el campo y 2mph – 3km/h en la ciudad) a la vez que obligaba a los vehículos que llevaban algún remolque a que fueran precedidos por un peatón que agitaba una bandera roja. La modificación de esta ley realizada en 1896 elevaba el límite de velocidad a las 14 mph (23 km/h), modificaciones realizadas gracias a las propuestas hechas por sir David Salomons (Presidente de la Self Propelled Traffic Association) y de Harry J. Lawson (Presidente del Motor Car Club), con la intención de relanzar el sector automovilístico inglés que obviamente, con los límites actuales, no tenía ninguna viabilidad.

Ambiente previo a la salida

Harry Lawson pensó que para celebrar los cambios se podía realizar una carrera – demonstración para enseñar al público de lo que eran capaces los vehículos. Para ello se puso en contacto con H. O. Duncan, representante del Britsh Motor Syndicate, que hizo las gestiones necesarias para contar en la carrera con varios pilotos franceses que habían participado en la Paris – Marsella – Paris. Duncan logró convencer a Émile Mayade, la estrella del momento, así como a los hermanos Bollée con sus triciclos.

La carrera tuvo lugar el 14 de noviembre de 1896 y su salida estaba ubicada en el Hotel Metropoli de Londres. Tras dar un ligero rodeo por Londres, partirían hacia Brighton, para completar los 84 km de la prueba. La inscripción fue de 58 participantes, pero al final tan solo participaron 32, entre los que destacan los nombres de Harry J. Lawson, Gottlieb Daimler, los hermanos Bollée, los hermanos americanos Duryea o de Émile Mayade entre otros. A las 10:30 de la mañana se da la salida a una carrera que se disputa en unas condiciones dantescas, pues a la incesante lluvia que tuvo lugar durante toda la noche se le suma una niebla que es cada vez más intensa. En cuanto se da la salida, los vehículos franceses (Parnhard & Levassor y los triciclos de los hermanos Bollée), así como el del alemán Diamler y el de los estadounidenses Duyrea toman la ventaja, demostrando que si bien el automovilismo está todavía en un estado embrionario, los pocos años de ventaja que tienen sobre los ingleses cuentan y mucho. De hecho, este es el primer acontecimiento en el que se enfrentan los europeos con los americanos y esto hace que lo que iba a ser una exhibición pronto se convierta en una verdadera carrera entre los hermanos Bollée y los hermanos Duyrea para demostrar qué país tiene mejor vehículo. Esta lucha sin duda hizo mucho más interesante la carrera para el público, que pese a las condiciones abarrotaba los lugares por donde pasaba la carrera. Finalmente, el primero en llegar a la meta de Brighton Park fue León Bollée, seguido por su hermano Camille Bollée que llegó 15 minutos después y Charles Duyrea, media hora más tarde, si bien esta clasificación no es oficial puesto que se trataba oficialmente de una exhibición y no de una carrera, lo que se demuestra en que es también el primer acontecimiento automovilístico en el que no ha habido retirada por accidente.

Salida de la Emancipation Run

A estas carreras entre ciudad y ciudad les siguieron otras como la París – Trouville de 1897, la París – Amsterdam – París de 1898, el Tour de France de 1899, la París – Toulouse – París de 1900, la París – Berlín de 1901… hasta la París – Madrid de 1903, carrera que es conocida como “La carrera de la Muerte” y que será la protagonista dentro de dos entradas…

Continuará…

LINKS

Serie de artículos sobre “El inicio de las carreras”: http://www.theflagrants.com/blog/category/deportes-2/el-dorsal-numero-13/el-inicio-de-las-carreras-de-coches/

París – Marsella – París de 1896 (en inglés): http://en.wikipedia.org/wiki/Paris%E2%80%93Marseille%E2%80%93Paris

Anuario automovilístico del año 1896 (en italiano)

http://it.wikipedia.org/wiki/Storia_dell%27automobilismo_(1896)#La_Paris-Marseille-Paris

Anuario automovilístico del año 1897 (en italiano)

http://it.wikipedia.org/wiki/Storia_dell%27automobilismo_(1897)

Listado de carreras y ganadores entre 1895 y 1916 (en inglés)

Leave a Reply

1 Comment on "LAS CARRERAS CIUDAD-CIUDAD"

Notify of

Jupiter
4 years 11 months ago

¿A quién se le ocurre hacer parte del recorrido en tren con un comisario a bordo?

El tal Chevalier tenía que ser un personajazo de mucho cuidado.

Me ha encantado, eddie. No se qué decirte, me está encantando la serie.

Para que todo quede absolutamente perfecto, podrías editar y poner “El primer altercado de la prueba lo protagoniza el coche número 33 conducido por Ferté, que choca con un incauto espectador y tiene QUE abandonar.” en lugar de “El primer altercado de la prueba lo protagoniza el coche número 33 conducido por Ferté, que choca con un incauto espectador y tiene abandonar.”

wpDiscuz