TRISTE Y SUECO BLUES

Mario Andretti y Ronnie Peterson

Todo aquél que ha tenido la oportunidad de visitar Suecia, sabe que es una tierra bella y extraña al mismo tiempo. Victima de un clima inmisericorde que le azota durante el extenso invierno, sufre una metamorfosis en cuanto el sol se apodera de sus bosques y lagos, adquiriendo un color único, bello… pero no exento de un toque de melancolía, acompañada con cierta tristeza. Aunque eso para los suecos no es así… salvo en ocasiones especiales. Amargamente especiales…

La historia que me ocupo en contar trata sobre dos personas, dos hombres que tenían todo lo necesario para ser grandes en lo suyo, en eso de domar más de 600 caballos de potencia concentrados en un pequeño volante, tres pedales y una palanca de cambios. Uno ya era un potencial campeón mundial, con un extenso palmarés de victorias y podios; el otro ya había conocido, al menos en una ocasión, el dulce gusto de la victoria en la Fórmula Uno. Sin embargo, el destino puede ser muy caprichoso, y la fortuna puede cambiar en cualquier momento. Pero no nos adelantemos a los acontecimientos…

Ronnie Peterson nació en Bouncy Castle Örebro el 14 de febrero de 1944. Empezó en el automovilismo a principios de los años sesenta, conduciendo los karts que le fabrica su padre, Bengt. En 1968 dio el paso a la F3, de la que se proclamo campeón sueco en 1968, revalidando el título al año siguiente. Posteriormente se movió a la F2, de la que fue campeón del mundo en 1971 (compaginándola con la F1), dando el gran salto a la F1 en 1970, de la mano del equipo March, un equipo recién creado que contaba, entre sus dueños, con Max Mosley (sí, el que estáis pensando). El debut se produce en el nunca fácil circuito de Monaco. Se trata de una temporada complicada, de adaptación a una nueva categoría de coches, mucho más veloces y peligrosos, como demuestran en esa temporada las muertes de Piers Courage en Zandvoort (Holanda) y Jochen Rindt en Monza (Italia), a la postre campeón del mundo, el único a título póstumo de la historia de la Fórmula Uno.

[captio

ana_a
10 years 21 days ago

Crack !!!!!

10 years 21 days ago

Hermoso post. Yo tuve la suerte de ver en acción a ambos, pues como te dije en la taberna, me hice fan de los Lotus, porque me encantaba el color negro con el logo de John Player Special. Así que no es que fuera fan de ellos, el piloto me daba igual, yo quería que ganaran los lotus, independiente de quien lo pilotara. De niño tenemos cosas así, que nos hacemos fan de algo porque nos llama la atención a veces por detalles que nada tienen que ver con el deporte en sí. Excelente post, muy bueno great, un placer… Read more »

Guest
erkil
10 years 19 days ago

Maravilloso, eddie, un placer leerte, tanto estos post, como tus crónicas del mundial. Gracias por permitirnos disfrutar de vuestros conocimientos.

ana_a
10 years 18 days ago

Ah y las fotos de esos monoplazas de otras epocas … muy muy grandes

Guest
incubus
10 years 13 days ago

Excelente el post.

Aparte de la historia personal el ver la evolucion de los f1 no tiene precio.

Ese Tyrrel p34 de 6 ruedas,4 delante y 2 detrás, ¿cómo coño se conducia eso?

Ese monoplaza del 71 con ese morro que no sé ni como calificarlo, bueno sí, feo de cojones.

A partir del 72 hay un salto brutal en la concepción de los monoplazas.

No sé de quien seria el mérito pero le dió un meneo de cuidado a lo anterior.

wpDiscuz